Ignacio COYNE

(Pampelune, 1872-Saragosse, 1912)

coyne ignacio
Fuente: DARA, Documentos y Archivos de Aragón

Jean-Claude SEGUIN VERGARA

1

Claudio Coyne épouse María Malías Vidarte. Descendance:

  • Juan, Urbano Coyne Vidarte épouse (Pampelune, 27/12/1826) Manuela de las Barreras 
    • José, Joaquín, María Coyne Barreras (Pampelune, 19/08/1827-)
    • Anselmo María Coyne Barreras (Pampelune, 21/04/1829-01/01/1896) épouse (Pampelune, 05/03/1866) Lapetra. Descendance:
      • Ignacio Coyne Lapetra (Pampelune, [1872]-Saragosse, 04/1912) épouse (1898) Ángeles Buil. Descendance:
      • Antonio Coyne Lapetra
    • Ramón Coyne Barrera (Pampelune, [1839]-) épouse (Estella, 26/05/1862) Estefanía San Martín (Estella, [1840]-). Descendance:
      • Felisa Coyne San Martín (Pampelune, 19/05/1868-)

2

Nacido en Pamplona e hijo de fotógrafo, Ignacio Coyne y su familia se trasladan a Zaragoza hacia 1878. Mientras sigue sus estudios, ya hacia 1885, empieza a ayudar a su padre en los trabajos fotográficos. A la muerte de su padre, se hace con el establecimiento fotográfico que, durante breve tiempo, lleva como razón social el nombre de "Viuda e hijo de don Anselmo Coyne"

coyne marin coyne judez 01 coyne judez
Fotografía Pamplonesa
Coyne y Marin
Plaza del Castillo, nº 39
Judez y Coyne
Zaragoza
Fotografía de Coyne
sucesor de Judez
Coso 33, Zaragoza
coyne a m coyne judez 02   
A. M. Coyne
Coso 33
Zaragoza
Fotografía de Coyne y Cia
Sucesores de M. Judez
Coso nº 33, Zaragoza 
 

 

El cine Coyne (1905-1906)

Ignacio Coyne, ayudado por Antonio Tramullas, abre un salón cinematográfico, en la calle San Miguel, el 10 de marzo de 1905:

Anoche se inauguró un salon agregado a los talleres y galería fotográficas de Don Ignacio Coyne. El nuevo departamento es de gran lujo y destinado exclusivamente a la manifestación del retrato por medio del cinematógrafo. No solo en este salón han de darse sesiones instructivas y cultas, sino todos aquellos asuntos que por su actualidad e interés sean dignos de transmitirse a la proyección. Montados a este fin los aparatos más modernos y perfeccionados y contando con el personal competente bajo la inmediata dirección del Sr. Coyne, este señor se propone hacer del salón un centro de reunión donde aprecie su clientela y el público en general los adelantos que en este ramo tenga la fotografía. Lo más distinguido de la sociedad zaragozana, galantemente invitada por el Sr. Coyen, asistió anoche a la inauguración del cinematógrafo, siendo por todos muy aplaudida la exposición de vistas reflejada, tanto por la novedad como por su buen gusto. El Sr. Coyne obsequió con esplendidez a los invitados, deseándole todos un éxito completo en su nueva industria.


El Heraldo de Aragón, Zaragoza, 11 de marzo de 1905, p. 5.

Su colaborador Antonio Tramullas recuerda en una carta cómo era el salón cinematográfico:

De cómo funcionaba el CINE COYNE, el coquetón salón de la calle de San Miguel, contiguo a la fotografía, puedo decirte que fue en tiempos heroicos de la cinematografía. El salón estaba siempre limpio y cuidadísimo, pues la atención de tu padre hacía que no consistiese ver el menor detalle desagradable para la selecta concurrencia que acudía. La preferencia tenía unas 90 sillas con asiento y respaldo tapizados, que cada año se renovaba, y la entrada general unas 200 localidades en unos muy cómodos bancos que se pintaban también cada año. La concurrencia, lo mejor de lo mejor de Zaragoza, nobleza, títulos incluso, muchas familias adineradas, y como es lógico no faltaban los estudiantes de Facultad que compartían sus disponibilidades para asistir al Cine Coyne. Esta concurrencia se daba ya cita en el local y durante el descanso que se hacía de unos 15 minutos, en la sesión de moda, hablaban, y la gente joven flirteaba, haciendo sus tertulias, pues el Zaragoza de principio de siglo todos se conocían, los que vivían en el ambiente de sociedad. Cuantas bodas salieron iniciadas y seguidas las relaciones en aquel saloncito... Podría citarte muchos nombres, pero no lo creo discreto, pero desde luego conozco muchas, muchísimas.
La explotación era difícil, puesto que las películas había que comprarlas en los primeros años, y éstas había que renovarlas por lo menos dos cada semana, lo cual se anunciaba por la prensa y por un voceador que se colocaba en la calle dando grandes voces de "Pasen. Pasen señores. Hoy Gran Estreno" de tal o cual película, amen de los comentarios que hacía si se trataba de asunto cómico, o comedia, o lo que fuese. Hubo una temporada que tu buen padre, fue el precursor de estas sesiones que ahora se dans de documentales, pues se daban los martes pintorescos con películas de paisajes exclusivamente. Tenía éxito pues había público que le entusiasmaba. Las películas las esplicaba un esplicador, como se le llamaba al individuo, siendo el último que desempeñó este cargo durante muchos años, un abogado que estaba de Secretario en un pueblo de la provincia, y que leyendo un anuncio que se publicó en la prensa, ofreciendo la vacante se presentó al "concurso" y mediante examen ganó la plaza con treinta duros mensuales de sueldo.


Antonio Tramullas, Carta a Manuel Coyne, Jaca, 12 de octubre de 1945. [reproducida en CAZENAVE Michèle, Le Cinéma en Aragon à l'aube du XXe siècle 1896-1930, Travail d'Étude et de Recherche sous la direcion de Vincent Garmendia, octubre de 1994. Université Michel-de-Montaigne, Bordeaux III.

Si bien Ignacio Coyne ofrece cintas de los editores más conocidos de aquel momento, también ofrece vistas animadas que él mismo rueda:

Siempre fue éste el sitio más concurrido de la buena sociedad zaragozana, y en las sesiones primeras particularmente es un problema el conseguir localidad. La afición por este espectáculo no decae, pues todos los días vemos a las más distinguidas familias reunirse en casa Coyne, en donde nos decía una seductora señorita que pasa el rato más agradable de todo el día. Somos de la misma opinión que la linda espectadora, pues imparcialmente no sabemos cómo es posible puedan editarse tantas películas como diariamente se estrenan en esta ca·sa. Todos los días al menos cuatro estrenos, y en todos ellos películas nuevecitas sin desgaste alguno que les haga aparecer borrosas al ser proyectadas, y asuntos siempre desconocidos en Zaragoza y ajustados al más escogido gusto Esto acredita la acertada dirección de su propietario, que se desvela por dar un espectáculo digno de sus concurrentes.
Una vez más nos demostró su tacto exquisito en escoger los asuntos con el estreno de una película que vimos probar ayer tarde. Se trata de las cataratas del Niágara heladas; una colección de panoramas tomados durante el pasado invierno que ha tenido lugar tan extraordinario fenómen o, el cual hacía infinidad de años no se había visto, dan una idea clara de las grandezas de la naturaleza.
Además de esta película se pondrán en programa seis estrenos más, es decir que el programa será compuesto de siete estrenos. Cosa no vista en ningún otro espectáculo similar.
Por si esto fuese poco, también se está trabajando para terminar una película local que se estrenará mañana jueves. La calle de Alfonso junto a la plaza de Sas, fue el sitio escogido por el operador el día 3 del corriente para impresionar una película de la popular comparsa de Gigantes y cabezudos, juntamente con infinidad de transeuntes. También se detuvo la comparsa de cabezudos en sitio menos concurrido para bailar su típica danza, la cual fue impresionada con gran detalle. Finalmente termina esta película una preciosa vista panorámica con efectos de contra luz en la ribera del Ebro, puente y templo del Pilar.
Muchos son los asuntos que de la TIERRA ha editado el Sr. Coyne, pero éste será seguramente el que mayor número de admiradores ha de tener, puesto que además de ser el asunto muy simpático se verá medio Zaragoza en la película.
Así, pues, despidámonos hasta el jueves en casa de Coyne.
T.A.P.


Heraldo de Aragón, Zaragoza, 13 de mayo de 1905 (ed. de la mañana)

El cine-parlante Coyne (1906)

 La difusión del cronófono Gaumont, en España, a partir de 1905-1906, despierta el interés de Ignacio Coyne que se hace con uno de esos aparatos que asocian vistas animadas y sonidos.  El cine Coyne se va a transformar en el Cine-Parlante Coyne a partir del 21 de febrero de 1906.

coyne cine parlante
Cine-Parlante Coyne
Fuente: DARA, Documentos y Archivos de Aragón

coyne cine parlante 1907
Artístico-cinematográfico, Año I, Núm. 8, Madrid, 15 de diciembre de 1907, p. 8.

Cinematógrafo Parlante
Sistema de Chronophone L. Gaumont
Se vende una instalación completa con repertorio moderno, compuesto de treinta asuntos.
Se dejará instalado enseñando además su manejo.
Precio al contado, 9 000 pesetas.
Se admiten proposiciones a plazos.
Dirigirse Cinematógrafo Cayne [sic], San Miguel, 5. Zaragoza.
Artístico-Cinematográfico, Añi II, núm. 10, Madrid, 2.ª quincena de enero de 1908, p. 3.

coyne contrato cines

ROMERO Alfredo, Alberto SÁNCHEZ MILLÁN y Carmelo TARTÓN, Los Coyne 100 años de fotografía, Zaragoza, Diputación de Zaragoza, 1988, p. 

3

1905

La comparsa de gigantes y cabezudos (3 de mayo)

Batalla de flores en Zaragoza (22 de octubre)

1906

La del pañuelo rojo

Murga insoportable

El pobre Valbuena

Serenata de Fausto

Un murga gitana

El tocino parlante

4

         
         

Contacts