Ignacio COYNE

(Pampelune, 1872-Saragosse, 1912)

coyne ignacio
Fuente: DARA, Documentos y Archivos de Aragón

Jean-Claude SEGUIN VERGARA

1

Claudio Coyne épouse María Malías Vidarte. Descendance:

  • Juan, Urbano Coyne Vidarte épouse (Pampelune, 27/12/1826) Manuela de las Barreras 
    • José, Joaquín, María Coyne Barreras (Pampelune, 19/08/1827-)
    • Anselmo María Coyne Barreras (Pampelune, 21/04/1829-[Saragosse], 01/01/1896) épouse (Pampelune, 05/03/1866) Lapetra. Descendance:
      • Ignacio Coyne Lapetra (Pampelune, [1872]-Saragosse, 21/04/1912) épouse (08/1898) Ángeles Buil Bonet. Descendance:
        • Luis Coyne Buil
        • Manuel Coyne Buil (Saragosse, 1900-)
        • Anselmo Coyne Buil
        • Fernando Coyne Buil (Saragosse, 03/03/1903-1986)
        • Margarita Coyne Buil
        • Ignacio Coyne Buil
      • Antonio Coyne Lapetra
    • Ramón Coyne Barrera (Pampelune, [1839]-) épouse (Estella, 26/05/1862) Estefanía San Martín (Estella, [1840]-). Descendance:
      • Felisa Coyne San Martín (Pampelune, 19/05/1868-)

2

Nacido en Pamplona e hijo de fotógrafo, Ignacio Coyne y su familia se trasladan a Zaragoza hacia 1878. Mientras sigue sus estudios, ya hacia 1885, empieza a ayudar a su padre en los trabajos fotográficos. A la muerte de su padre, en enero de 1896, se hace con el establecimiento fotográfico que, durante breve tiempo, lleva como razón social el nombre de "Viuda e hijo de don Anselmo Coyne":

 APRENDICES de 14 a 16 años se necesitan en los talleres fotográficos de Ignacio Coyne, plaza de la Constitución 5; ganará sueldo.


Diario de avisos, Zaragoza, jueves 10 de septiembre de 1896, p. 4.

coyne marin coyne judez 01 coyne judez
Fotografía Pamplonesa
Coyne y Marin
Plaza del Castillo, nº 39
Judez y Coyne
Zaragoza
Fotografía de Coyne
sucesor de Judez
Coso 33, Zaragoza
coyne a m coyne judez 02   
A. M. Coyne
Coso 33
Zaragoza
Fotografía de Coyne y Cia
Sucesores de M. Judez
Coso nº 33, Zaragoza 
 

Poco después se confirma en la prensa que Ignacio Coyne es el dueño de la fotografía:

Sa ha puesto al frente del acreditado establecimiento del señor Coyne el hijo de éste D. Ignacio Coyne,
Nada pierde la casa con este cambio, pues sus trabajos han de ser los mismos y creemos también que el mismo el
favor del público.


Heraldo de Aragón, Zaragoza, 12 de septiembre de 1896 (ed. tarde), p. 1.

coyne ignacio 02
Diario mercantil, Zaragoza, viernes 25 de septiembre de 1896, p. 4.

En agosto de 1898, contrae matrimonio con Ángeles Buil:

Nuestro querido amigo D. Ignacio Coyne, acreditado fotógrafo de esta capital, ha contraído matrimonio en Barcelona con la bella y distinguida señorita D.ª Angeles Buil.
La feliz pareja, que anteanoche regresó de la ciudad condal, ha recibido muchos y valiosos regalos y felicitaciones de sus muchos amigos.
Acepte también nuestra sincera enhorabuena.


El mercantil de Aragón, Zaragoza, lunes 8 de agosto de 1898, p. 2.

En los siguientes años siguen manteniendo su actividad de fotógrafo y recibe recompensas:

El conocido y reputado fotógrafo de esta capital, don Ignacio Coyne, ha sido agraciado con medalla de oro y gran diploma, en la exposición recientemente celebrada en Alejandría.
Felicitamos al señor Coyne por el nuevo triunfo obtenido.


El mercantil de Aragón, Zaragoza, miércoles 8 de mayo de 1901, p. 2.

En su establecimiento, se integran las novedades fotográficas:

El acreditado y notable artista fotográfico, D. Ignacio Coyne, ha instalado en sus talleres un gabinete para el procedimiento de obtener fotografías por la noche, mediante un procedimiento alemán no conocido en Zaragoza.
Las pruebas que se obtienen con este sistema son prodigiosas. Vimos algunos trabajos que superan a cuantos puedan obtenerse con la luz solar.
En el bonito escaparate de la calle de San Miguel, se hallan expuextos los principales trabajos.
El Sr. Coyne con la galantería que le caracteriza, nos acompañó en la visita de sus gabinetes fotográficos y nos hizo un artístico grupo para probar el nuevo procedimiento de luz.


El mercantil de Aragón, Zaragoza, jueves 9 de octubre de 1902, p. 2.

El cinematógrafo Coyne y las películas parlantes (1905-[1909])

El año de 1905 va a marcar para Ignacio Coyne un cambio importante en sus actividades. en la calle de San Miguel, donde ya tiene su taller fotográfico, se dispone a abrir un salón cinematográfica:

En breve se abrirá al público elegante salón cinematógrafo que el distinguido industrial D. Ignacio Coyne ha tomado á su cargo en la calle de San Miguel, junto al paseo de la Independencía.


Diario de avisos, Zaragoza, viernes 24 de febrero de 1905, p. 3.

La inauguración tiene lugar pocas semanas más tarde, el 10 de marzo de 1905:

Anoche se inauguró un salon agregado a los talleres y galería fotográficas de Don Ignacio Coyne. El nuevo departamento es de gran lujo y destinado exclusivamente a la manifestación del retrato por medio del cinematógrafo. No solo en este salón han de darse sesiones instructivas y cultas, sino todos aquellos asuntos que por su actualidad e interés sean dignos de transmitirse a la proyección. Montados a este fin los aparatos más modernos y perfeccionados y contando con el personal competente bajo la inmediata dirección del Sr. Coyne, este señor se propone hacer del salón un centro de reunión donde aprecie su clientela y el público en general los adelantos que en este ramo tenga la fotografía. Lo más distinguido de la sociedad zaragozana, galantemente invitada por el Sr. Coyen, asistió anoche a la inauguración del cinematógrafo, siendo por todos muy aplaudida la exposición de vistas reflejada, tanto por la novedad como por su buen gusto. El Sr. Coyne obsequió con esplendidez a los invitados, deseándole todos un éxito completo en su nueva industria.


El Heraldo de Aragón, Zaragoza, 11 de marzo de 1905, p. 5.

En otro artículo de El mercantil de Aragón se proponen informaciones complementarias:

Ayer inauguró au precioso gabinete cinematográfico, el conocidísimo fotógrato don Ignacio Coyne.
Numeroso y distinguido público, llenó el amplio salón, elogiando el gusto y elegancia, que ha tenido el señor Coyne en la instalación de su nuevo cinsmatógrafo.
Las películas que ayer presentó fueron muy aplaudidar, mereciendo especial atención la titulada «Regreso da Cristóbal Colón de las Américas.»
Piensa el señor Coyne, llevar á la práctica, además de los novedades qua ha traído, la fotografía animada tomando para este fin, vistas y fotografías de la ciudad, para su reproducción en el cinematógrafo.
Felicitamos al señor Coyne, deseándole muchas properidades en su negocio.


El mercantil de Aragón, Zaragoza, 11 de marzo de 1905, p. 1.

1905 cine coyne
La voz de Aragón, Zaragoza, domingo 5 de mayo de 1929, p. 9.

En otro periódico se ofrecen otras informaciones sobre el local:

Anoche se inauguró un salon agregado a los talleres y galería fotográficas de Don Ignacio Coyne. El nuevo departamento es de gran lujo y destinado exclusivamente a la manifestación del retrato por medio del cinematógrafo. No solo en este salón han de darse sesiones instructivas y cultas, sino todos aquellos asuntos que por su actualidad e interés sean dignos de transmitirse a la proyección. Montados a este fin los aparatos más modernos y perfeccionados y contando con el personal competente bajo la inmediata dirección del Sr. Coyne, este señor se propone hacer del salón un centro de reunión donde aprecie su clientela y el público en general los adelantos que en este ramo tenga la fotografía. Lo más distinguido de la sociedad zaragozana, galantemente invitada por el Sr. Coyne, asistió anoche a la inauguración del cinematógrafo, siendo por todos muy aplaudida la exposición de vistas reflejada, tanto por la novedad como por su buen gusto. El Sr. Coyne obsequió con esplendidez a los invitados, deseándole todos un éxito completo en su nueva industria.


El Heraldo de Aragón, Zaragoza, 11 de marzo de 1905, p. 5.

Durante los siguientes meses, se va a presentar un repertorio variado de películas procedentes de varias casas y, además, cintas impresionadas por él en Zaragoza como se lee en el siguiente artículo:

Siempre fue éste el sitio más concurrido de la buena sociedad zaragozana, y en las sesiones primeras particularmente es un problema el conseguir localidad. La afición por este espectáculo no decae, pues todos los días vemos a las más distinguidas familias reunirse en casa Coyne, en donde nos decía una seductora señorita que pasa el rato más agradable de todo el día. Somos de la misma opinión que la linda espectadora, pues imparcialmente no sabemos cómo es posible puedan editarse tantas películas como diariamente se estrenan en esta ca·sa. Todos los días al menos cuatro estrenos, y en todos ellos películas nuevecitas sin desgaste alguno que les haga aparecer borrosas al ser proyectadas, y asuntos siempre desconocidos en Zaragoza y ajustados al más escogido gusto Esto acredita la acertada dirección de su propietario, que se desvela por dar un espectáculo digno de sus concurrentes.
Una vez más nos demostró su tacto exquisito en escoger los asuntos con el estreno de una película que vimos probar ayer tarde. Se trata de las cataratas del Niágara heladas; una colección de panoramas tomados durante el pasado invierno que ha tenido lugar tan extraordinario fenómen o, el cual hacía infinidad de años no se había visto, dan una idea clara de las grandezas de la naturaleza.
Además de esta película se pondrán en programa seis estrenos más, es decir que el programa será compuesto de siete estrenos. Cosa no vista en ningún otro espectáculo similar.
Por si esto fuese poco, también se está trabajando para terminar una película local que se estrenará mañana jueves. La calle de Alfonso junto a la plaza de Sas, fue el sitio escogido por el operador el día 3 del corriente para impresionar una película de la popular comparsa de Gigantes y cabezudos, juntamente con infinidad de transeuntes. También se detuvo la comparsa de cabezudos en sitio menos concurrido para bailar su típica danza, la cual fue impresionada con gran detalle. Finalmente termina esta película una preciosa vista panorámica con efectos de contra luz en la ribera del Ebro, puente y templo del Pilar.
Muchos son los asuntos que de la TIERRA ha editado el Sr. Coyne, pero éste será seguramente el que mayor número de admiradores ha de tener, puesto que además de ser el asunto muy simpático se verá medio Zaragoza en la película.
Así, pues, despidámonos hasta el jueves en casa de Coyne.
T.A.P.


Heraldo de Aragón, Zaragoza, 13 de mayo de 1905 (ed. de la mañana)

En octubre, Ignacio Coyne estrena otras películas personales:

El lujoso salón cinematográfico del Sr. Coyne se vio ayer favorecido por concurrencia tan numerosa como distinguida. El solo anuncio de la hermosa película, copia fiel y exacta de la batalla de flores celebrada el pasado domingo, reunió en el citado salón lo mejor de nuestra sociedad. Por nuestra parte, hemos de felicitar al joven artista, que una vez más ha demostrado su competencia en el difícil arte que profesa, ya que en verdad la proyección en esta fiesta, celebrada por primera vez en Zaragoza, nada deja que desear a las mejores películas editadas por casas extranjeras. Limpieza, detalles  y composición acreditan la organización de estos conocidos talleres en los que se ha trabajado sin descanso a fin de dar al público esta interesante película, a las veinticuatro horas de celebrada esta fiesta.


Heraldo de Aragón, Zaragoza, martes 24 de octubre de 1905.

Hasta finales de 1905, sin interrupción, sigue funcionando el salón cinematográfico. Es a partir del comienzo de 1906 cuando se va a introducir un cambio significativo. La difusión del cronófono Gaumont, en España, a partir de 1905-1906, despierta el interés de Ignacio Coyne que se hace con uno de esos aparatos que asocian vistas animadas y sonidos. Gracias al testimonio de Antonio Tramullas sabemos en qué condiciones lleva a trabajar con Coyne:

A su regreso [a Barcelona], fue llamado a conferencia por el conocido fotógrafo Ignacio Coyne. Este señor, fallecido hace años, le habló de haber adquirido en París un aparato llamado "Lecronophone" (cine parlante) marca "Gaumont", habiendo adquirido la exclusiva para España por cinco años, y preguntándole si conocía su funcionamiento, pues no daban con él.
Tramullas, que era la primera vez que oía tan complicado nombre, no se arredró, contestando afirmativamente, y siendo requerido para que, en el primer tren, se presentara en Zaragoza. Se tomó dos días de tiempo para "preparar el viaje" más lo que hizo fue, personarse en la casa Gaumont, establecida en Barcelona, y rogar le enseñaran un aparato igual que allí tenían en depósito. Impuesto ya de la marcha, emprendió la suya, y queda ya establecido en Zaragoza, como manipulador del primer aparato "Cine parlante Coyne", que consistía en la proyección más unos motores sincrónicos y una bomba de aire comprimido que actuaba de altavoz en un diafragma fonográfico. Esto tenía lugar el año 1906.
DUMAS.


El noticiero, Zaragoza, domingo 6 de abril de 1947, p. 10.

La llegada de  Tramullas a Zaragoza y su colaboración con Ignacio Coyne se debe esencialmente a la capacidad del primero -capacidad rápidamente adquirida en la sucursal española de la Gaumont- en hacer funcionar el cronófono. Como se puede entender, en aquel momento, tanto Tramullas con Coyne lo que hacen es intentar manejar el aparato para que se pueda presentar al público zaragozano. Algo de esas dificultades se puede leer en el artículo que reseña la inauguración pública del aparato, el día 18 de febrero de 1906:

CINEMATÓGRAFO COYNE
En la tarde del último domingo se verificó en el elegante salón cinematográfico que en la calle de San Miguel tiene establecido el señor Coyne, la inauguración del aparato de proyecciones sincrónicas.
Grandes han sido los inconvenientes que dicho señor ha tenido que vencer para llevar a cabo la instalación del referido aparato con todo perfeccionamiento, por la circunstancia de ser este el primero que se establece en España; y no pocas han sido también las dificultades sufridas, para dotarlo de personal técnico, acostumbrado al manejo del mecanismo difícil que lleva consigo, por la precisión que requiere su funcionamiento; aparte de otras consideraciones pecuniarias-que ascienden a algunos miles de pesetas-pero todos los desvelos del señor Coyne han tenido una franca y cariñosa acogida por el público zaragozano, que todos los días, desde aquella fecha, proporciona un buen y saneado ingreso a su propietario, acudiendo al espectáculo deseoso de aplaudir la perfecta precisión con que el gramófono acompaña a la proyección cinematográfica.
Es un espectáculo el exhibido en el cinematógrafo del señor Coyne, tan efectista, que la ilusión del espectador se traduce en realidad, y el cual, seguramente, ha de proporcionarle compensación a los desvelos del señor Coyne, primero en darnos a conocer tan singular adelanto.


Diario de Zaragoza, Zaragoza, miércoles 21 de febrero de 1906, p. 2.

coyne cine parlante
Cine-Parlante Coyne
Fuente: DARA, Documentos y Archivos de Aragón
 

Antonio Tramullas recuerda el funcionamiento del cronónofo:

Yo fui quien manejaba aquel aparato, que con verdadero cariño de padre cuidaba y procuraba mejorar. Se colocaba detrás de la pantalla y funcionaba conmutándose con el aparato proyector. Se combinaban los programas con películas corrientes mudas, y para final se ponían una o dos parlantes. ¿Quién no recordará de aquellos tiempos "El apache sibador" y "La barcarola del grumete"?


Amanecer, Zaragoza, viernes 10 de marzo de 1944, p. 4.

También ofrece una descripción más larga del local:

De cómo funcionaba el CINE COYNE, el coquetón salón de la calle de San Miguel, contiguo a la fotografía, puedo decirte que fue en tiempos heroicos de la cinematografía. El salón estaba siempre limpio y cuidadísimo, pues la atención de tu padre hacía que no consistiese ver el menor detalle desagradable para la selecta concurrencia que acudía. La preferencia tenía unas 90 sillas con asiento y respaldo tapizados, que cada año se renovaba, y la entrada general unas 200 localidades en unos muy cómodos bancos que se pintaban también cada año. La concurrencia, lo mejor de lo mejor de Zaragoza, nobleza, títulos incluso, muchas familias adineradas, y como es lógico no faltaban los estudiantes de Facultad que compartían sus disponibilidades para asistir al Cine Coyne. Esta concurrencia se daba ya cita en el local y durante el descanso que se hacía de unos 15 minutos, en la sesión de moda, hablaban, y la gente joven flirteaba, haciendo sus tertulias, pues el Zaragoza de principio de siglo todos se conocían, los que vivían en el ambiente de sociedad. Cuantas bodas salieron iniciadas y seguidas las relaciones en aquel saloncito... Podría citarte muchos nombres, pero no lo creo discreto, pero desde luego conozco muchas, muchísimas.
La explotación era difícil, puesto que las películas había que comprarlas en los primeros años, y éstas había que renovarlas por lo menos dos cada semana, lo cual se anunciaba por la prensa y por un voceador que se colocaba en la calle dando grandes voces de "Pasen. Pasen señores. Hoy Gran Estreno" de tal o cual película, amen de los comentarios que hacía si se trataba de asunto cómico, o comedia, o lo que fuese. Hubo una temporada que tu buen padre, fue el precursor de estas sesiones que ahora se dans de documentales, pues se daban los martes pintorescos con películas de paisajes exclusivamente. Tenía éxito pues había público que le entusiasmaba. Las películas las esplicaba un esplicador, como se le llamaba al individuo, siendo el último que desempeñó este cargo durante muchos años, un abogado que estaba de Secretario en un pueblo de la provincia, y que leyendo un anuncio que se publicó en la prensa, ofreciendo la vacante se presentó al "concurso" y mediante examen ganó la plaza con treinta duros mensuales de sueldo.


Antonio Tramullas, Carta a Manuel Coyne, Jaca, 12 de octubre de 1945. [reproducida en CAZENAVE Michèle, Le Cinéma en Aragon à l'aube du XXe siècle 1896-1930, Travail d'Étude et de Recherche sous la direcion de Vincent Garmendia, octubre de 1994. Université Michel-de-Montaigne, Bordeaux III.

A pesar de las dificultades, el cronófono se va a poner en marcha y va a funcionar durante unas cuantas semanas. Se van a estrenar las siguientes películas: Dúo matrimonial "escrita en inglés" y el Ave María de Gounod (28 de febrero de 1906), la romanza final de la zarzuela El grumeteMurga insoportableFiesta andaluza (5 de marzo de 1906)... La prensa no hace ningún comentario sobre el origen de dichas películas. A finales de abril, ya se deja de anunciar el cronófono y el cine-parlante, cuando probablemente empieza la gira que Antonio Tramullas va a dar por España. No por eso deja de funcionar el salón cinematográfico, pero ya sólo con películas mudas. Además Ignacio Coyne sigue con su oficio de fotógrafo.

coyne 1906 publicidadDiario de Zaragoza, Zaragoza, sábado 19 de mayo de 1906, p. 1.

En junio, la prensa evoca el rodaje de una cinta prevista para integrarse a la obra El amigo del alma cuya originalidad reside en la integración en la trama de una cinta cinematográfica. Así se ha hecho con anterioridad en Madrid, Barcelona y Valencia:

Los carteles anuncian la inauguración de la temporada de verano en Pignatelli con el estreno de El amigo del alma, para el que se ha impresionado por el señor Coyne una gran cinta cinematográfica, en la que aparecerán conocidísimas personas que en Zaragoza viven, cuyo desfile por el lienzo será aliciente más que sobrado para llenar la sala noches y más noches.


Diario de avisos, Zaragoza, jueves 21 de junio de 1906, p. 1.

Durante el verano, el cronófono está en la región y se localiza en agosto en Barbastro. Hay que esperar el final de septiembre para que se anuncie la reaparición del cronófono en el salón cinematográfico:

Cinematógrafo Coyne
Anoche asistimos a la reaparición del "Cranophone" [sic], a la cual, y como era de esperar, el púlbico acudió a admirar nuevamente las películas sincrónicas. Cada sesión fue un éxito y un lleno completo en tan lucido salón.
"El barbero de Sevilla", preciosa película que se estrenó anoche, fue del agrado del público, siendo aplaudida en todas las sesiones, justos fueron los aplausos, pues resulta un cuadro magnífico en el cual, además de admirarse el sincronismo más perfecto, lo hace doble agradable el ser cantado por un artista de voz clara y potente. La "Juerga de ingleses" hizo, como de costumbre, las delicias del público.
Nuestra felicitación al señor Coyne por el acierto que ha tenido en volver a instalar el "Cranophone", con cuyo aparato se propone dar a conocer las películas sincrónicas últimamente editadas que junto con el resto del programa que lo componen continuamente las novedades que van saliendo hacen que sea este salón el punto de reunión del público más distinguido.


Diario de avisos, Zaragoza, domingo 30 de septiembre de 1906, p. 2.

En este caso se evocan la película El barbero de Sevilla y se comenta que el aparato dará a conocer "las películas sincrónicas últimamente editadas". Durante todos estos meses en que se ha presentado el cronófono, nunca se ha evocado un rodaje local que, de haber existido, hubiera tenido una repercusión indudable y, en cuanto a las películas presentas tampoco se alude en lo más mínimo a una impresión y/o una audición aragonesa.

Este regreso del cronónofo es bastante breve porque el colaborador de Ignacio Coyne, Antonio Tramullas, sale de nuevo con el dispositivo para dar una gira por España.

Con este aparato recorrí casi toda España, exhibiéndolo en el Teatro Arriaga de Bilbao; en el Victoria Eugenia, de San Sebastián; en el Bretón, de Logroño...Y en todas partes obtuvo un gran éxito el "Cine Parlante Coyne".


Amanecer, Zaragoza, viernes 10 de marzo de 1944, p. 4.

Los recuerdos son algo confusos, ya que el teatro Victoria Eugenia se inaugura en 1912, y los programas en el teatro Arriaga durante ese periodo no mencionan un cinematógrafo parlante. Mientras tanto Ignacio Coyne sigue con el negocio fotográfico que parece tener un buen funcionamiento:

APRENDICES
En la fotografía de Coyne hacen falta de 14 a 16 años que tengan quien abone su conducta, ganarán sueldo.


Diario de Avisos, Zaragoza, marte 9 de enero de 1906, p. 4.

Sin embargo, las funciones en los siguientes meses se anuncian de forma muy discontinua a pesar de la publicidad que se sigue haciendo en la prensa profesional. 

coyne cine parlante 1907
Artístico-cinematográfico, Año I, Núm. 8, Madrid, 15 de diciembre de 1907, p. 8.

y, en agosto de 1907, se presentan las películas parlantes en Huesca. Todavía en julio de 1908, sigue funcionando el Cine Coyne en la capital oscense:

El próximo domingo se dará principio á una serie de funciones, con las mejores exhibiciones de cinematógrafo.
El dueño del cine Coyne se propone dar á conocer al distinguido público oscense las grandiosas películas de atracción y duración, como «La Exposición de Zaragoza». «Visita del infante y de Su Majestad», «Corrida regia», «La procesión
cívica-», «Vistas panorámicas de la Exposición», etc., etc.
No dudamos que el Teatro se verá concurridísimo.


Diario de Huesca, Huesca, jueves 2 de julio de 1908, p. 2.

Las informaciones ya van desapareciendo de la prensa lo cual supone que las actividades cinematográficas de Ignacio Coyne y Antonio Tramullas se reducen de forma significativa. En enero de 1908, se anuncia la venta del Cinematógrafo Parlante:

Cinematógrafo Parlante
Sistema de Chronophone L. Gaumont
Se vende una instalación completa con repertorio moderno, compuesto de treinta asuntos.
Se dejará instalado enseñando además su manejo.
Precio al contado, 9 000 pesetas.
Se admiten proposiciones a plazos.
Dirigirse Cinematógrafo Cayne [sic], San Miguel, 5. Zaragoza.


Artístico-Cinematográfico, Añi II, núm. 10, Madrid, 2.ª quincena de enero de 1908, p. 3.

Una pregunta sigue pendiente es la de saber si tanto Ignacio Coyne como Antonio Tramullas han impresionado algunas de las photoscènes. Lo primero que conviene señalar es que en ningún momento la prensa local de aquel periodo evoca, aunque sea mínimamente, un posible rodaje de estas películas parlantes lo cual no deja de sorprendre dado la importancia que, por otra parte, se da al cronófono llamado "Cine parlante Coyne". Dejamos de lado la grabación de los discos fonográficos, ya que se pueden utilizar los que se ponen entonces a la venta e impresionar la película. En sus diferentes recuerdos, Antonio Tramullas alude sólo un par de veces a estas cintas:

Fueron aquéllos los tiempos en que se vieron y oyeron en España los primeros films parlantes, Y sería algo curioso-lanzo la idea por si alguien quiere aprovecharla-dar una sesión de cine parlante retrospectivo. Yo puedo ofrecer tres o cuatro de aquellas películas con sus discos correspondientes, que guardo como verdaderas reliquias. En esta sesión podríamos juntarnos algunos viejos amigos y antiguos compañeros que fuimos de paso los pionniers del cinema. Sería curiosa la comparación de aquellas películas sincronizadas con las del cine sonoro actual; sería una lección provechosa para muchos y un acto de gran simpatía profesional.


A. Tramullas, "Mis andanzas por España. El cine mudo y el cine parlante de hace veinticinco años, Arte y cinematografía, número conmemorativo 1910-1935, XXV aniversario, 1935.

Pero no llega a decir que son cintas rodadas por los dos socios. Esta ausente de informaciones de por sí ya es reveladora y no apunta a que se hayan rodado cintas para el cronófono en Zaragoza donde, como se puede ver a continuación con la película rodada en Melilla, no existen muchas posibilidades de revelado de películas. Son por consiguiente demasiadas dudas frente a lo que parece bastante más probable, que las cintas presentadas pueden tener otra procedencia. Como se ha visto, Antonio Tramullas ha estado relacionado con la sucursal de la casa Gaumont en Barcelona que, como fuertes probabilidades, tiene una producción propia. Disponemos, al menos, del testimonio de Ricardo Baños y su película Bohemios. De hecho algunas cintas presentadas por Antonio Tramullas durante su gira de 1906-1907 ya se han presentado con anterioridad como ocurre con  La del pañuelo rojo en Valencia, en junio. 

A partie de julio de 1908, el aparato de Ignacio Coyne -al parecer ya sólo se trata del cinematógrafo y no del cronófono- se instala en el Teatro Principal:

Parece ser que el próximo domingo se reanudarán en el teatro Principal las sesiones cinematográficas que tenían lugar tiempo atrás.
El aparato Coyne presentará como de actualidad películas de la reciente visita de S.M.D. Alfonso XIII a la Exposición de Zaragoza.


Diario de avisos, Zaragoza, sábado 4 de julio de 1908, p. 2.

En lo sucesivo, el cine Coyne va a organizar, cada vez más, sus funciones en el Teatro Principal. La situación en Marruecos hace que Ignacio Coyne y Antonio Tramullas decidan salir para Melilla donde se disponen a rodar una película. Llegan el día 18 de agosto:

Según telegrama que tenemos á la visita, anteayer mañana llegaron á Melilla el inteligente fotógrafo Sr. Coyne
y su experto ayudante,quienes seguidamente empezaron á impresionar la película que en breve han de dar á conocer á nuestro público (deseoso de conocer información gráfica de los sucesos que en Africa se desarrollan), que tanto confía en la acreditada pericia del Sr. Coyne.


Diario de avisos, Zaragoza, viernes 20 de agosto de 1909 (ed. mañana), p. 3. 

En el Heraldo de Aragón se dan algunos detalles más sobre el rodaje de la cinta:

Se ha confirmado que fue el notable fotógrafo Ignacio Coyne el que anteayer obtuvo una película emocionante de la defensa del fuerte de Camellos, con grave exposición de su vida. Coyne, con su ayudante el Sr. Tramullas, recorrió el campo de operaciones impresionando la conducción del convoy y, según nuestras noticias, a juzgar por el negativo de la cinta, van a ser de grandísima atracción las películas impresionadas por el reputado artista zaragozano.
Aunque Coyne está agobiado de peticiones y demandas de sus películas, dará a preferencia a Zaragoza en el teatro Principal, como demostración de gratitud al público que tanto le distingue.


Heraldo de Aragón, Zaragoza, domingo 22 de agosto de 1909.

coyne 1909 melilla
Foto Campua. 1909. Ignacio Coyne y Tramullas durante la filmación de la campaña militar del Riff. La foto está dedicada autógrafamente. Apareció reproducida en la revista Mundo Gráfico
BN-CO-12,9 x 8.6 com. BAG)
Fuente: Los Coyne 100 años de fotografía, Zaragoza, Diputación de Zaragoza, 1988, p. 55.

Poco después se anuncia el regreso de ambos operadores:

Ayer regresó de Melilla el notable fotógrafo D. Ignacio Coyne, que ha permanecido varios días en el campo de operaciones, bajo el fuego de los rifeños, obteniendo interesantes cintas cinematográficas de la campaña en Marruecos. Ha sido Coyne el único artista fotógrafo que ha impresionado películas del cine para difundirlas por Europa y América, con autorización especial del general Marina. Hoy sale para Barcelona donde hará las manipulaciones del revelado en talleres especiales y muy pronto veremos el teatro de la guerra en el teatro Principal. Coyne ha recibido muchas felicitaciones por haber regresado felizmente de la guerra, donde ha corrido serios peligros.


Heraldo de Aragón, Zaragoza, sábado 28 de agosto de 1909.

Lo interesante es que Ignacio Coyne tiene que ir a Barcelona para el revelado de la película, lo que deja suponer que los revelados no se hacen en Zaragoza. El estreno de la película tiene lugar el día 16 de septiembre:

PELÍCULA INTERESANTE
El cine Coyne presenta hoy en el teatro Principal la segunda serie de sus interesantes películas de Melilla.
La cinta de que se trata es de interés grande y, como nuestros lectores recordarán ha sido tomada sobre el mismo campo de operaciones por el joven y reputado fotógrafo.
Dada la ansiedad que existe en el publico por conocer con toda su verdad los acontecimientos que se desarrollan en el Riff las sesiones de estos días en nuestro primer coliseo se han de contar por llenos, principiando por las de hoy para las que es numeroso el pedido de localidades.


Diario de avisos, Zaragoza, jueve 16 de septiembre de 1909, p. 2.

La película va a tener cierta repercusión internacional como lo muestra la siguiente publicidad.

coyne contrato cines
Sociedad italiana "Cines", Campaña del Riff. Guerra de Melilla. 1909.

Esto marca un momento importante de la colaboración entre Ignacio Coyne y Antonio Tramullas, pero también el final de la colaboración. 

Ignacio Coyne fallece el 21 de abril de 1912:

También falleció ayer, a la tres de la tarde, D. Ignacio Coyne Lapetra, querido amigo nuestro, que contaba en Zaragoza con numerosas simpatías.


Diario de Avisos, Zaragoza, lunes 22 de abril de 1912, p. 5.

coyne ignacio 1912
El noticiero, Zaragoza, marte 23 de abril de 1912.

Después de su fallecimiento, su viuda, Angeles Buil, va a seguir con el negocio:

Sr. Director de DIARIO DE AVISOS
Muy señor mío: en la imposibilidad de contestar particularmente a cuantas personas han preguntado si continúo con la Galería fotográfica de mi difunto esposo (q. s. g. h.) y conviniendo además a mis intereses hacer público cuanto con este asunto se refiere; ruego a usted la inserción de la presente por lo que hago pública mi decisión de continuar con la Fotografía.
Cuento con personal inteligentísimo y abrigo la confianza de que el público que tanto distinguió mi Galería en vida de mi esposo continuará favoreciéndome con sus encargos, en la seguridad de servirle con el mismo acierto que hasta hoy.
Dando a usted gracias señor Director por la inserción de esta carta, me es grato reiterarme de usted afectísima s.s.s., Angeles Buil, viuda de Coyne
Zaragoza, 25 abril de 1912.


Diario de Avisos, Zaragoza, viernes 26 de abril de 1912, p. 2.

Bibliografía

A.A., "Recordando cómo era el Cine Coyne", Amanecer, Zaragoza, viernes 10 de marzo de 1944, p. 4.

Recordando cómo era el Cine Coyne
El decano de los operadores de Aragón refiere los tiempos del cine parlante, de los explicadores y de los voceadores que anunciaban la sesión desde la calle.
La casualidad nos depara la ocasión de sostener una amena charla con Antonio Tramullas, decano de los operadores cinematográficos de Aragón, y quizá de España. Muchas cosas relacionadas con el cine puede contarnos este batallador del séptimo arte, pues él fué durante muchos años encargado de una importante sala de Zaragoza, tuvo diferentes industrias relacionadas con el cine y hoy tiene en Jaca un salón modernizado con los últimos adelantos de esta industria.
Pero lo que más nos importa que nos cuente, es algo relacionado con aquella época del Cine Coyne, que nosotros no hemos conocido, pero sí oímos hablar bastante, y de la cual sabemos que este señor se halla directamente informado, por haber formado en tal empresa parte directa.
Así, pues, le rogamos nos  habla algo de lo que el Cine Coyne era a principios de siglo en Zaragoza. He aquí lo que nos cuenta:
-Muchas cosas puedo contarle del Cine Coyne, y las creo de algún interés para los que hoy contemplan en cómodas butacas y elegantes salones las actuales proyecciones con aparatos tan perfectos como costosos. Fué por el año 1904 cuando D. Ignacio Coyne, un buen fotógrafo y un gran caballero, cuyo hijo es un artista afamado en tal industria, instaló en la planta baja del número 3 de la calle de San Miguel, una coquetona sala que se llamó Cine Coyne. El precio de la entrada era de quince céntimos general, y treinta, preferencia. Para amenizar el espectáculo había una magnífica pianola que alternaba con un buen maestro pianista, que todavía vive, y sea por muchos años, ejerciendo su profesión en Zaragoza.
-Los programas de cine en aquella época serían muy diferentes a los de ahora, ¿No?
-Las películas entonces eran cortas y se daban en el programa cinco o seis, alternando las de paisajes con otras de risa o en colores. Hasta los años 1906 y 1907, no hubo películas de argumento, siendo la primera de ellas una de la casa "Pathe", titulada "La arlesiana". Con las películas de asunto se impuso el explicador, pues era difícil entenderlo por medio de rótulos. Este individuo tenía la misión de ver una o dos veces la película en sesión privada, y por medio de lo que inventaba y de lo que veía, explicaba a su manera el asunto, para la mejor compresión del público, que a veces se alborotaba con alguna de sus equivocaciones o trabalenguas.
-¿Y el cine parlante, precursor del sonoro, no se exhibió por primera vez en el Coyne?
-Sí; fué en el año 1905 cuando hizo su aparición en Zaragoza, y con carácter de exclusiva para toda España, con el famoso aparato llamado "Cine Parlante Coyne" o "Le Cronophone", de la casa Gaumont, de París. Yo fui quien manejaba aquel aparato, que con verdadero cariño de padre cuidaba y procuraba mejorar. Se colocaba detrás de la pantalla y funcionaba conmutándose con el aparato proyector. Se combinaban los programas con películas corrientes mudas, y para final se ponían una o dos parlantes. ¿Quién no recordará de aquellos tiempos "El apache sibador" y "La barcarola del grumete"? Con este aparato recorrí casi toda España, exhibiéndolo en el Teatro Arriaga de Bilbao; en el Victoria Eugenia, de San Sebastián; en el Bretón, de Logroño...Y en todas partes obtuvo un gran éxito el "Cine Parlante Coyne".
-Y la propaganda del cine, ¿cómo se hacía en aquella época?
-Para llamar la atención de los viandantes, se situaba un "voceador" en mitad de la calle de San Miguel, alargándose algunas veces hasta cerca del Paseo, gritando con toda su fuerza: "Pasen, pasen, señores. Ahora llegan a tiempo para ver la sesión completa." Estas voces se mezclaban con el continuo tintineo de un timbre eléctrico que estaba funcionando durante todo el final de sesión, hasta empezar la siguiente. Una verdadera "delicia" para los vecinos de las casas cercanas, que aumentaba cuando Farrusini hacía oír su "orchestón", y otro "voceador", en competencia "nuestro" Marcos, que así se llamaba el del Coyne. El uno pregonaba a la célebre Gálvez y al gran Juliano, y el otro, "las maravillas del cine parlante, las figuras que hablan y cantan con voz natural..." "Daba "gusto" escuchar a las doce la noche, con la quietud de la calle en aquellas horas, las voces que desde el Arco de San Roque se podían oír perfectamente.
-¿.......?
-También era curioso el timbrecito que desde la cabina hacíamos sonar cuando la película estaba próxima a terminarse. Y el explicador, que siempre decía el estribillo "y con esto termina la sesión". Cuando la película se cortaba, decía: "continuará", a no ser que se le adelantara algún voluntario espectador, y de esta manera, todos quedaban tan conformes. Igualmente era notable la habilidad del maestro pianista, interpretando música de inspiración propia que describía las incidencias de la película; tan justamente lo hacía, que con los ojos cerrados se podía uno formar idea de lo que estaba pasando en la pantalla. ¿Verdad amigo Gracia, que aquello sí que eran épocas heroicas... Horas y horas tocando el piano, y en cuanto usted se paraba, cómo pedía el respectable "música", "música"?
-No puedo terminar sin hacer presente mi grato recuerdo y gran cariño hacia la persona de aquel malogrado don Ignacio Coyne, caballeroso señor y buen amigo, con el que compartí días de alegrías y de pesares, y de quien guardo en mi corazón el recuerdo que se merece, de lo cual hago patente a su hijo Manuel, digno sucesor de su infortunado padre. Muchísimas cosas podría referir aún referentes al Cine Coyne, pero sería hacer esto demasiado largo y lo dejaremos para otra ocasión.
----
Esta charla nos ha dedicado el benemérito don Antonio Tramullas para los lectores cinematográficos de AMANECER, que nosotros les transmitimos dato informativo para la historia del cine zaragozano.
A.A.


Amanecer, Zaragoza, viernes 10 de marzo de 1944, p. 4.

CASTÁN PALOMAR Fernando, "Primer cinematógrafo que, con carácter permanente, funcionó en Zaragoza.-Las tardes y noches en el cine Coyne.-La figura de don Ignacio Coyne, el importador de este espectáculo en nuestra ciudad", La voz de Aragón, Zaragoza, domingo 5 de mayo de 1929, p. 9.

ROMERO Alfredo, Alberto SÁNCHEZ MILLÁN y Carmelo TARTÓN, Los Coyne 100 años de fotografía, Zaragoza, Diputación de Zaragoza, 1988. 

 

3

1905

La comparsa de gigantes y cabezudos (3 de mayo)

Batalla de flores en Zaragoza (22 de octubre)

1906

La del pañuelo rojo

Murga insoportable

El pobre Valbuena

Serenata de Fausto

Un murga gitana

El tocino parlante

4

>17-<21/11/1905 Espagne Tudela Teatro Cinematógrafo
         

Contacts