Antonio TRAMULLAS

(Barcelone, 1879-Sitges, 1961)

tramullas antonio

Jean-Claude SEGUIN VERGARA

1

Antonio Tramullas (Barcelone, 17/06/1879-Sitges, 25/09/1961)

2

Antonio Tramullas empieza a trabajar para el cinematógrafo como montador y operador del cine Napoleón como lo deja escrito en sus memorias:

MIS ANDANZAS POR ESPAÑA
El cine mudo y el cine parlante de hace veinticinco años
por Antonio de P. Tramullas
Ahí van unas notas para publicar en el número conmemorativo de ARTE Y CINEMATOGRAFÍA, la re-
vista decana y tan querida de los que como yo pasamos ya de nuestras "Bodas de Plata" con el Cinema.
... Hará de ello unos treinta años. Eran los tiempos de D. Luis Macaya, primer representante de la casa Pathé-Frères, aquel hombre de luengas barbas y pintureras jacas andaluzas, que, junto con Marro, me vendieron primero unas películas para exportar a Filipinas y más tarde otras para explotar por España.
Había hecho mi aprendizaje como montador y operador en el cine Napoleón, cuando los hermanos Lumière vinieron a instalar el cinematógrafo por primera vez en España, y, con un gran bagaje de ilusiones más que de posibilidades, emprendí mis andanzas por ciudades y pueblos, primero con cine mudo, con un aparato de cruz de malta-el primero que vino a España-de la casa Mesters. Era ésta el arma poderosa de entonces. Con ella y un stock de veinte películas emprendí mi peregrinaje hacia Bilbao, Santander, San Sebastián, Vitoria, Asturias y Galicia. Y buscando el teatro donde le había o, en caso contrario, locales apropiados, se montaba la cabina, hallándome las más de las veces con mi peor enemigo, la falta de fluido eléctrico. Hice de todo: de empresario y otras veces de su representante, de operador e incluso de explicador en muchos casos...; y, por si esto fuera poco, como se trabajaba con un solo objetivo, las distancias focales eran un nuevo tormento en cada nueva instalación.


A. Tramullas, "Mis andanzas por España. El cine mudo y el cine parlante de hace veinticinco años, Arte y cinematografía, número conmemorativo 1910-1935, XXV aniversario, 1935.

El Cine Coyne (1905-1906)

El cine Coyne se inaugura en Zaragoza en el número 3 de la calle San Miguel, el 10 de marzo de 1905:

Anoche se inauguró un salon agregado a los talleres y galería fotográficas de Don Ignacio Coyne. El nuevo departamento es de gran lujo y destinado exclusivamente a la manifestación del retrato por medio del cinematógrafo. No solo en este salón han de darse sesiones instructivas y cultas, sino todos aquellos asuntos que por su actualidad e interés sean dignos de transmitirse a la proyección. Montados a este fin los aparatos más modernos y perfeccionados y contando con el personal competente bajo la inmediata dirección del Sr. Coyne, este señor se propone hacer del salón un centro de reunión donde aprecie su clientela y el público en general los adelantos que en este ramo tenga la fotografía. Lo más distinguido de la sociedad zaragozana, galantemente invitada por el Sr. Coyen, asistió anoche a la inauguración del cinematógrafo, siendo por todos muy aplaudida la exposición de vistas reflejada, tanto por la novedad como por su buen gusto. El Sr. Coyne obsequió con esplendidez a los invitados, deseándole todos un éxito completo en su nueva industria.


El Heraldo de Aragón, Zaragoza, 11 de marzo de 1905, p. 5.

Así recuerda Antonio Tramullas este establecimiento:

De cómo funcionaba el CINE COYNE, el coquetón salón de la calle de San Miguel, contiguo a la fotografía, puedo decirte que fue en tiempos heroicos de la cinematografía. El salón estaba siempre limpio y cuidadísimo, pues la atención de tu padre hacía que no consistiese ver el menor detalle desagradable para la selecta concurrencia que acudía. La preferencia tenía unas 90 sillas con asiento y respaldo tapizados, que cada año se renovaba, y la entrada general unas 200 localidades en unos muy cómodos bancos que se pintaban también cada año. La concurrencia, lo mejor de lo mejor de Zaragoza, nobleza, títulos incluso, muchas familias adineradas, y como es lógico no faltaban los estudiantes de Facultad que compartían sus disponibilidades para asistir al Cine Coyne. Esta concurrencia se daba ya cita en el local y durante el descanso que se hacía de unos 15 minutos, en la sesión de moda, hablaban, y la gente joven flirteaba, haciendo sus tertulias, pues el Zaragoza de principio de siglo todos se conocían, los que vivían en el ambiente de sociedad. Cuantas bodas salieron iniciadas y seguidas las relaciones en aquel saloncito... Podría citarte muchos nombres, pero no lo creo discreto, pero desde luego conozco muchas, muchísimas.
La explotación era difícil, puesto que las películas había que comprarlas en los primeros años, y éstas había que renovarlas por lo menos dos cada semana, lo cual se anunciaba por la prensa y por un voceador que se colocaba en la calle dando grandes voces de "Pasen. Pasen señores. Hoy Gran Estreno" de tal o cual película, amen de los comentarios que hacía si se trataba de asunto cómico, o comedia, o lo que fuese. Hubo una temporada que tu buen padre, fue el precursor de estas sesiones que ahora se dans de documentales, pues se daban los martes pintorescos con películas de paisajes exclusivamente. Tenía éxito pues había público que le entusiasmaba. Las películas las esplicaba un esplicador, como se le llamaba al individuo, siendo el último que desempeñó este cargo durante muchos años, un abogado que estaba de Secretario en un pueblo de la provincia, y que leyendo un anuncio que se publicó en la prensa, ofreciendo la vacante se presentó al "concurso" y mediante examen ganó la plaza con treinta duros mensuales de sueldo.


Antonio Tramullas, Carta a Manuel Coyne, Jaca, 12 de octubre de 1945. [reproducida en CAZENAVE Michèle, Le Cinéma en Aragon à l'aube du XXe siècle 1896-1930, Travail d'Étude et de Recherche sous la direcion de Vincent Garmendia, octubre de 1994. Université Michel-de-Montaigne, Bordeaux III.

Ese mismo año, Antonio Tramullas viaje por España y lo localizamos en particular en Orihuela (abril 1905). A partir de 1906, el cine Coyne se transforma en Cine Parlante Coyne gracias a la compra de un cronófono de la casa Gaumont:

Fué por el año 1908 [sic] cuando por vez primera se presentó en Zaragoza el "Cine Parlante", el primer cine cuyo sincronismo era perfecto. El aparato fué construido por la casa Gaumont, de París, importado a España por el cine Coyne, de la capital aragonesa. Con este aparato de construcción complicada, pero de funcionamiento perfecto en su sincronismo, recorrí infinidad de poblaciones: Zaragoza, Huesca, Barbastro, Calatayud, Logroño, La Coruña, Ferrol, Bilbao, San Sebastián, etc.
Fui contratado para que actuase en Madrid, y con el "Cine Parlante Coyne", que así se titulaba el espectáculo, inauguré el salón Petit-Palace en la calle del Barquillo, 14, local que, reformado, fué más tarde el Infanta Isabel y es hoy el María Isabel. Recuerdo que era su propietario D. Luis Garrido Juarizti, quien me contrató el espectáculo por haberlo visto en Logroño cuando lo presenté en el teatro Bretón de los Herreros, de aquella capital.
En Madrid estuvo el "Cine Parlante" más de dos meses con éxito rotundo. Y esto que el repertorio de películas no se componía de muchos asuntos y éstos sólo tenían una duración de unos cinco minutos escasamente; pero como de dichas películas se proyectaban sólo dos o tres al final del programa mudo corriente, la proyección de las parlantes constituía una novedad.

Con este nuevo aparato, Antonio Tramullas sigue viajando por España y lo encontramos así en El Ferrol (noviembre-diciembre 1906). Sigue recordando esos momentos y lo que le sugieren:

Fueron aquéllos los tiempos en que se vieron y oyeron en España los primeros films parlantes, Y sería algo curioso-lanzo la idea por si alguien quiere aprovecharla-dar una sesión de cine parlante retrospectivo. Yo puedo ofrecer tres o cuatro de aquellas películas con sus discos correspondientes, que guardo como verdaderas reliquias. En esta sesión podríamos juntarnos algunos viejos amigos y antiguos compañeros que fuimos de paso los pionniers del cinema. Sería curiosa la comparación de aquellas películas sincronizadas con las del cine sonoro actual; sería una lección provechosa para muchos y un acto de gran simpatía profesional.
El anecdotario de mis andanzas es copioso, pero con el propósito de no hacer extensivas estas líneas lo dejaré para otra oportunidad. Hoy sólo deseo hacer patente lo ajustado que sería el sincronismo del "Cine Parlante Coyne", que en Barbastro, y en plena feria, al salir del puesto de mando de los aparatos en una de las sesiones, pues éste se manejaba desde detrás de la tela, vi a un buen hombre, seguramente montañés o del Samontano, que me esperaba junto a la puerta que daba al escenario y que, al verme, exclamó:
-Bien, maño, bien... Ya me paicía a mí que había gato encerrau aquí. Bien has cantau, bien... Toma, pa que te bebas un vaso.
Y me dió una perra gorda, que guardo como cosa muy estimada. El buen hombre se había figurado que yo había cantado la barcarola del "Grumete", cuando, ¡infeliz de mí!, no he sabido cantar nunca ni... las cuarenta.
Esto es algo de lo que a este cineísta le ocurrió en los comienzos del cine en España, pues aunque nací en Barcelona, en donde tuve los comienzos y mis relaciones dentro de la cinematografía, por "culpa" del cine parlante me alejé de la capital catalana, dejando allí buenos amigos, uno de ellos este hombre todo abnegación que con tesón y entusiasmo sigue publicando ARTE Y CINEMATOGRAFÍA, a la que todo el ramo debiera rendir el tributo merecido, como lo hago yo con esta pobre pero cariñosa cooperación, deseando poder celebrar sus Bodas de Oro en su compañía y en la de los que me hubieren leído.


A. Tramullas, "Mis andanzas por España. El cine mudo y el cine parlante de hace veinticinco años, Arte y cinematografía, número conmemorativo 1910-1935, XXV aniversario, 1935.

3

4

 22->25/04/1905 Espagne Orihuela Teatro cinematógrafo/gramófono 
28/11-12/12/1906 Espagne El Ferrol New-England cinematógrafo parlante/cronofonógrafo

Contacts