ECUADOR

Jean-Claude SEGUIN VERGARA

1896

1897

El proyectoscopio de Muñoz, Herzog e Icaza (Guayaquil, 1º-8 de agosto de 1897)

Los pioneros Muñoz, Carlos HerzogAlberto Icaza llegan a finales de julio con un proyectoscopio como lo reseña la prensa local:

El domingo 1º de Agosto se exhibirá por primera vez en el teatro "Olmedo" el cinematógrafo, último invento del brujo de Menlo Perck [sic].
Llámase también el aparato proyectoscopio, y nos extrañaba ya que no fuera conocido en esta ciudad, pues lo era aún en las de segundo orden de otras Repúblicas del Sur.
El aparato, empleando una frase algo metafísica, retrata el espacio en el tiempo, esto es, reproduce una serie de fotografías sucesivas, combinadas convenientement para que correspondan a la reproducción de aquello que exhibe. Así puede representar un baile, cualquiera escena de la vida real en que los personajes u objetos se mueven, aparecem o desaparecen, como acontece en la gran comedia humana que llamamos vida.
Edisson ha sido un émulo de Guttemberg, aunque superior a éste.
El último fijó en tipos de plomo la escritura, multiplicándola, y difundiéndola, y haciéndola más perdurable; Edisson ha reproducido el sonido en el fonógrafo -sonido escrito-, y el movimiento en el cinematógrafo. Así mañana la historia no se escribirá: se reproducirán las escenas y los hechos más culminantes, caso que se crean archivos para guardarlos e historiadores encargados de formar las colecciones.


El Telégrafo, Guayaquil, Sábado 31 de Julio de 1897, p. 3.

Aparte del anuncio, el artículo evoca la figura de Edison comparándolo con Gutenberg... pero sin nada muy relevante.

guayaquil 1897 proyectoscopio 01 guayaquil teatro olmedo
El Grito del Pueblo, Guayaquil, 1º de agosto de 1897, p. 2. Guayaquil, Teato Olmedo

La reseña que hace El Telégrafo de la inaugación no es muy positiva por las dificultades que el operador tiene para proyectar las vistas animadas: 

ESPECTÁCULOS
Anoche en el teatro "Olmedo" se verificó el estreno del cinematógrafo, por tandas. En la primera tanda hubo regular concurrencia, en la segunda escasísima y apenas duró unos veinticinco minutos. ¡Figúrense ustedes que los boletos costaban la bicoca de un sucre!
Hubo sus tropiezos, por falta de destreza en el manejo del aparato, lo que desagradó al publico. Pero desaprobamos aquellas manifestaciones demasiado ruidosas y que desdicen en personas que asisten a platea. Por otra parte las mujeres cuya sensibilidad se sobresalta por el ruido de una mosca...
Las reproducciones sobre el telón tienen todos aquellos detalles de la realidad que comunica el foto, movimiento, animación, vida: eran la realidad reproducida.
Las mejores vistas fueron el ejercicio de reclutas de caballería, los ejercicios de infantería y varias otras.
En la segunda tanda se alteró el programa y la exhibición de las vistas apenas duraba cortos momentos.


El Telégrafo, Guayaquil, lunes 2 de agosto de 1897, p. 2-3.

Interesantes son las informaciones relativas al ambiente del local y a las reacciones del público. Sin embargo, la segunda sesión va a tener lugar el día jueves 5 de agosto de 1897:

ESPECTÁCULOS
[...]
Se anuncia que el próximo jueves se verificará la segunda exhibición del cinematógrafo.
No garantizamos el éxito si los que manejan el aparato no adquieren más pericia y no tienen más sangre fría que la vez primera.
Además es un grave inconveniente las vibraciones que se notan en las figuras obre el telón por efecto de de las vibraciones que se imprimen a la placa que proyecta las figuras, lo que debe evitarse.
Esta vez el precio de la butaca será de ochenta centavos por una tanda de diez vistas.


El Telégrafo, Guayaquil, martes 3 de agosto de 1897, p. 2.

Gracias a El Grito del Pueblo, conocemos una parte del repertorio de los exhibidores:

Cosas del día
[...]
El jueves se exhibirá por segunda vez en el Teatro el Proyestoscope, habiéndose corregido ya los defectos de la primera exhibición.
La tanda se compondrá de diez vistas: 1º Carga de caballería; 2º Mercado de caballos; 3º Caída de agua en la caratara del Niágara; 4º Calle en "Central Park" de Nueva York; 51 Salida de una bomba a un incendio; 6º Escena de picadero; 7º La Lucha; 8º Baile de carnaval; 9º Un ferrocarril; 10º Una perspectiva del Niágara.
Los precios se han reducido, pues los palcos costarán 2 sucres, 80 centavos las butacas y entradas a palco y 30 centavos la cazuela.


El Grito del Pueblo, Guayaquil, Miércoles 4 de Agosto de 1897, p. 2.

El repertorio de vistas corresponde, esencialmente, al catálogo Edison. Sin embargo, la segunda función se tiene que aplazar, ya no por razones técnicas, sino por que en el Teatro Olmedo el Circo Quiroz da una función de beneficio para la "Avenida Olmedo.":

Proyectascope [sic]
En atención al beneficio a favor de la "Avenida Olmedo", que se dio anoche en el Circo, se suspendió la exhibición del Proyectacope.
Se darán dos últimas exhibiciones; el Sábado y el Domingo, exhibiéndose en cada una diez vistas.


El Grito del Pueblo, Guayaquil, Viernes 6 de Agosto de 1897, p. 3.

Las dos últimas sesiones tienen lugar el sábado 7 y el domingo 8 de agosto. De ahí, los propietarios del proyectoscopio salen para Yaguachi.

Repertorio (otros títulos): Sepkee-chasseUn convoi (El Grito del Pueblo, Guayaquil, Jueves 5 de Agosto de 1897, p. 3).

El proyectoscopio de Muñoz, Herzog e Icaza (Yaguachi, ≥ 14 de agosto de 1897)

Tras una semana de proyecciones en Guayaquil, el proyectoscopio llega a Yaguachi con motivo de la romería de San Jacinto:

PROYECTOSCOPIO
El maravilloso aparato conocido con este nombre fue llevado ayer a Yaguachi, cuyos dueños le exhibirán durante las populares y bulliciosas fiestas de San Jacinto.


El Telégrafo, Guayaquil, Sábado 14 de agosto de 1897, p. 3.

En una larga reseña sobre la romería de San Jacinto, el "reporter-tourista" dedica unas palabras al proyectoscopio: 

La romería de San Jacinto
El tempa imperante ayer y la pregunta reglamentaria entre dos personas que se topaban de bocas a narices, era invariablemente la siguiente:
-Va usted a Yaguachi!
O esta otra:
-Nos vamos a Yaguachi?
[...]
Entre las muchas novedades, cuya sola enumeración requiriría mucho espacio, había un circo no ecuestre en la parte Norte, que daba funciones por tandas; vistas del proyectoscopio, las que eran concurridísimas, con buen resultado, y de las que el público salía admirado y complacido; juegos de gallos en que mediaban no pocas apuestas; juegos y suertes de toda clase en que se perdía y ganaba, siendo mayor el número de los primeros; bailes, jaleos, holgorios y zambras en cada vivienda, tugurio, covacha y casa, en resumen, diversión general.


El Telégrafo, Guayaquil, Martes 17 de agosto de 1897, p. 3.

Tras unas pocas funciones en Yaguachi, MuñozCarlos Herzog y Alberto Icaza salen para Quito.

El cinematógrafo de Enrique Lozano (Guayaquil, 3-≥6 de septiembre de 1897)

Enrique Lozano llega a Guayaquil a finales de agosto de 1897 para ofrecer sesiones de vistas animadas. En un principio la prensa habla de un "proyestascope", dejando suponer que se podría tratar del aparato de Edison:

La estación veranega [sic] avanza.
Y si no la aprovechamos llegaremos al invierno con descuento de tiempo perdido.
El Circo Quiroz se va.
Es de sentirse, porque en él hay mucho y bueno.
Se nos anuncia sesiones de otro Proyestacope [sic], que es la última palabra del invento de Lumière, traído por el señor Enrique Lozano.
Ayer se hicieron esperimentos en el Teatro y resultaron magníficos en la opinión de los que a ellos asistieron.
Hay cuadros de mucho movimiento.
Descubrirlos sería descurrir el velo de gratas sensaciones para el público.
Y nosotros somos muy discretos.
No solo en estas impresiones de artistas sino en muchas otras que callamos sacrificando el interés de dar al público noticias de gran efecto, porque no aspiramos a entrar en reincillas con nadie, ni con los que carecen de sentido común.
Tendremos otro Proyestacope [sic] que será gran novedad.


El Grito del Pueblo, Guayaquil, lunes 23 de agosto de 1897, p. 1-2.

La próxima llegada de un nuevo aparato cinematográfico le permite al periodista ajustar algunas cuentas que se le escapan al lector actual por lo menos. Unas pruebas, no muy satisfactorias se realizan el miércoles 25 de agosto. El periodista habla ya de "cinematógrafo":

CINEMATÓGRAFO.
Antenoche se verificó el ensayo que anunciamos ayer con este aparato.
Es distinto del que últimamente se ha exhibido en el teatro Olmedo.
Personas que asistieron al ensayo nos comunican que el foco tiene poca potencia y que subsanado este inconveniente dará muy buenos resultados.
Sus dueños poseen una colección de vistas entretenidas y curiosas.


El Telégrafo, Guayaquil, Jueves 26 de agosto de 1897, p. 3.

Finalmente, la inauguración del cinematógrafo tiene lugar el día 3 de septiembre de 1897:

Esta noche se exhibe en el teatro Olmedo el maravilloso aparato conocido con el nombre de Cinematógrafo.
Se dará una tanda de diez vistas que son las que siguen:
Baile de fantasía, Plaza de la Opera de Viena, Laguna de patos, Escuadrón de coraceros, Llegada de un tren, Un puerto de mar, Desfile del Carnaval, Una lección de equitación, Llegada de un vapor, Almuerzo y trompiza.


El Telégrafo, Guayaquil, sábado 3 de septiembre de 1897, p. 3.

Los títulos no permiten identificar exactamente la procedencia de las vistas animadas, aunque parecen ser de un editor francés. Otras pocas vistas nuevas se proyectan poco después:

Esta noche se efectuará la segunda exhibición del Cinematógrafo.
El programa consta de las siguientes vistas:
Carrera de carruajes automóviles.-Escuadrón de Coraceros.-Llegada de un tren.-El baño en la playa.-Almuerzo y riña-Gran baile de fantasía.-Plaza de la Opera en Viena.-LLegada de un vapor.-Laguna de patos.-Lección de equitación.


El Telégrafo, Guayaquil, Lunes 6 de septiembre de 1897, p. 2.

A partir de esta fecha, el cinematógrafo de Enrique Lozano se deja de anunciar.

El proyectoscopio de Muñoz, Herzog e Icaza (Quito, 12->12 de septiembre de 1897)

Procedentes de Guayaquil y de Yaguachi, MuñozCarlos Herzog y Alberto Icaza van a organizar sesiones de vistas animadas en Quito:

PROYECTOSCOPIO
El señor Muñoz empresario del Proyectoscopio pasó para la capital, al regreso exhibirá en las principales provincias interandinas su nuevo aparato.


El Telégrafo, Guayaquil, Sábado 28 de Agosto de 1897, p. 3.

En otro periódico, la llegada también esta anunciada, unos días antes:

Proyectoscopio.-Los Sres. Carlos Herzog y Alberto Icaza traen ya el curioso aparato de este nombre. [...].


La Sanción, Quito, 25 de agosto de 1897, p. 3.

Finalmente, el estreno del proyectoscopio tiene lugar el domingo 12 de septiembre de 1897:

SERVICIO ESPECIAL
DE "EL TELÉGRAFO"
CINEMATÓGRAFO
Quito, Setiembre 10.
Para el próximo domingo se ha señalado el extreno de los cinematógrafos, traidos por los señores Herzog y Muñoz.
Este último está mejorado de la fiebre que el atacó a su llegada a esta ciudad.


El Telégrafo, Guayaquil, sábado 11 de setiembre de 1897, p. 2.

1898

1899

1900

1901

1902

1903

1904

1905

1906

El cinematógrafo de Carlos Valenti (Guayaquil, [14] de mayo de 1906-< 1º de julio de 1906 1906)

El italiano instalado en GuatemalaCarlos Valenti, acompañado de su hijo, organiza funciones cinematográficas en Guayaquil a partir de mediados de mayo:

Espectáculo
Próximamente arribará a esta capital el empresario de Cinematógrafo Valenti, después de dar con muy buen éxito, varias funciones en Guayaquil. Sabemos que la colección de vistas es abundantísimo [SIC] y muy variada, sobresaliendo entre todas las tomadas en las campañas y batallas de Manchuria. De grande utilidad suelen ser espectáculos como este en que nos ocupamos ya que equivalent, algunas de sus vistas a inmejorables lecciones práticas o gráficas.


La Patria, Quito, miércoles 30 de mayo de 1906, p. 3.

Sin embargo, Carlos Valenti no llega a Quito hasta finales de julio.

El biógrafo París (Guayaquil, >28 de junio de 1906)

Con el nombre de Biógrafo París, llega a Guayaquil un aparato cinematográfico que presenta unas cuantas vistas del editor Pathé:

Espectáculos
BIÓGRAFO PARIS
En el vapor "Perú" llegan hoy el electrista, el mastro concertista y otros individuos que forman el personal directivo de este afamado espectáculo que hará las delicias del público durante el mes de julio.
El Biógrafo se estrenará el próximo martes 3 de julio, y entre sus novedades presentará "Las Tragedias", "El Desertor", "El gran avaro", "Las minas de carbón" o sea "La Catástrofe de Courrières" y otros cuadros cómicos nunca vistos en Guayaquil.


El Grito del Pueblo, Guayaquil, jueves 28 de junio de 1906, p. 4.

No se tiene constancia de estreno efectivo.

El cinematógrafo de Carlos Valenti (Quito, 1º de julio-15 de agosto de 1906)

Procedente de Guayaquil, Carlos Valenti y su hijo llegan a Quito a finales de junio y anuncia el estreno de su cinematógrafo:

Espectáculo
Próximamente arribará a esta capital el empresario de Cinematógrafo Valenti, después de dar con muy buen éxito, varias funciones en Guayaquil. Sabemos que la colección de vistas es abundantísimo y muy variada, sobresaliendo entre todas las tomadas en las campañas y batallas de Manchuria. De grande utilidad suelen ser espectáculos como este en que nos ocupamos ya que equivalen, algunas de sus vistas a inmejorables lecciones prácticas o gráficas.


La Patria, Quito, miércoles 30 de mayo de 1906, p. 3.

El anuncio que se publica en la prensa es excepcional ya que son pocos -por no decir poquísimos- los dueños de cinematógrafos que publican su retrato fotográfico en un periódico. Se trata por supueso de una forma de personalizar fuertemente el aparato cinematográfico y las funciones de vistas animadas.

quito teatro sucre 02 quito 1906 valenti 01
Editor: Imprenta "Mercantil" Marin y Martinez, Guayaquil
Carrera Guayaquil, esquina "Teatro "Sucre"-Quito-Ecuador
(c. 1900)
quito teatro sucre
Editor: Imprenta "Mercantil" Marin y Martinez, Guayaquil
Teatro "Sucre"-Quito-Ecuador (c. 1900)
© INCP, Ecuador
El Comercio, Quito,
domingo 1º de Julio de 1906, p. 1.

Para esta inauguración, Carlos Valenti ofrece, además de las vistas de la guerra ruso-japonesa, la cinta larga -para la época, son 145 metros o sea unos diez minutos de proyección- Great Steeple-Chasse "o sea la Carrera de Caballos en París con saltos de obstáculos (película de larga duración, única en su género llamada a obtener un gran éxito)." Esta cinta de la casa Pathé se rueda con motivo de la visita del rey de España, Alfonso XIII, a París. Así comenta la prensa {tip La reseña habla de "anoche", esa primera función:

Anoche, ante numerosísima concurrencia, se verificó el extreno [sic] del "Cinematógrafo Valenti". Los diversos números del Programa, fueron admirablemente ejecutados, y todos [sic] las vistas llamaron la atención del público. Sólo... que el espectáculo fue demasiado corto, y aunque satisfechos, salimos muchos con deseos de que durara un poquito más.
El Programa para hoy, trae números llevos de atractivo y que, justamente, llamarán la atención de nuestra sociedad. Además, se han rebajado los precios de las localidades y el número de vistas pasa de cincuenta. Por lo mismo, es de esperarse que nuestro Teatro se encuentre hoy, de bote en bote, ya que esta noche no tendremos que quejarnos ni por lo corto del espectáculo en referencia.


El Comercio, Quito, martes 3 de Julio de 1906, p. 3.

La frustración sentida por el periodista -y posiblemente por el público- en cuanto a la duración de las vistas y los precios se va a corregir con motivo de la segunda función que se da el martes 3 de julio: 

Cinematógrafo.-La segunda función, presentada antenoche por el Sr. Valenti a nuestro público, estuvo espléndida, en especial, la vista del "Perro de Terranova", por lo natural y hermosa, llamó, justamente, la atención de toda la numerosa concurrencia que concurrió a nuestro Coliseo. El Cinematógrafo, es una distracción sumamente moral e instructiva; todos los adelantos de la ciencia, todos los experimentos científicos, física, geografía, historia, en una palabra, todo cuánto puede ser materia de las investigaciones humanas, puede ponerse al alcance de todas las inteligencias, mereced al cinematógrafo. Y por lo mismo, es muy de sentirse, que gran parte de neustra culta sociedad, se prive de concurrir al espectáculo mencionado.
Dos observaciones y terminaremos: la primera va dirigida al Sr. Valenti, para suplicarle que haga sacudir el polvo de los asientos tanto de los palcos, como de platea; y la segunda, la hacemos por recomendación de varias señoras respetables, quienes nos han suplicado pidamos a los jovencitos que concurren al Teatro, un poco de moderación en las palabras que usan. Por hoy, omitimos los nombres de esos mozuelos mal educados, cuyas bocas sólo parecen hechas para proferir palabras groseras e impropias de gentes que se dan de nobles y cultas.
En lo sucesivo, si volvemos a tener quejas acerca de este asunto, publicaremos, sin consideración, los nombres de los culpables.


El Comercio, Quito, jueves 5 de Julio de 1906, p. 3.

Si la primera parte del artículo no es muy original, la segunda es realmente interesante y graciosa por describir las condiciones materiales de las proyecciones. Por una parte, el polvo que supone que la limpieza deja que desear y el lenguaje crudo de los jóvenes que vienen a ver las películas. El final puede parecer algo violento por la amenaza de denuncia que encubre.

quito 1906 valenti 02 quito 1906 valenti 03
El Comercio, Quito, sábado 7 de julio de 1906, p. 2. El Comercio, Quito, domingo 8 de julio de 1906, p. 2

Carlos Valenti no vacila en utilizar de nuevo la prensa para publicar unos anuncios muy vistosos con un grabado que representa el interior de un teatro -¿El teatro Sucre?"- con un escenario donde se pueden ver a dos personas - un explicador o charlatán y, tal vez, un músico- con la pantalla donde se proyecta la película. Entre éstas, dos merecen un tratamiento especial en su descripción: Ladrón de Bicicleta (preciosa vistas... [que] vale la entrada) y "el maravilloso cuadro Alí Babá y los 40 ladrones,  entresacado de las Mil y Una Noche." Una nueva función, el sábado 7 de julio, merece la siguiente reseña:

Espectáculo.-Como en todas [sic] los anteriores, obtuvo éxito admirable el Cinematógrafo Valenti, en la función que, en el Teatro Sucre, ofreció anoche al público. Fueron aplaudidísimas todas las vistas, muy especialmente los viajes de Gullivar [sic], Robinson Crusoe y el Perro de Terranova, las últimas muy aplaudidas ya por el público en ocasión anterior. No hay duda que el Sr. Valenti está haciendo, hoy por hoy, las delicias de esta Capital, en la que, a la verdad, hacía tanta falta una diversión como la del maravilloso Cinematógrafo. La función de hoy, a juzgar por el programa será hermosísima, pues las vistas de la guerra ruso-japonesa son de lo mejor que tiene el Sr. Valenti en su selectro repertorio. No dudamos que habrá esta noche un lleno completo en nuestro coliseo.


El Comercio, Quito, domingo 8 de julio de 1906, p. 3.

Interesante también la breve gacetilla dirigida hacia el público femenino:

Cinematógrafo.-Para mañana está anunciada una función llena de atractivos. No sabemos por qué nuestras simpáticas señoritas se privan de asistir a una distracción que en todas partes ha merecido los aplaudos de gentes cultas y sensatas. Al amigo Valenti le suplicamos, no vuelva a representar vistas que ya con anterioridad, han sido exhibidas.


El Comercio, Quito, miércoles 11 de Julio de 1906, p. 3.

A veces, se puede pensar que el texto de algunos de esos artículos está redactado o inspirado por el propio Carlos Valenti como el siguiente: 

Cinematógrafo.-El repertorio del Sr. Valenti es inagotable: cada función trae un programa variado y sensacional. Mo [sic] sólo exhibe copias de las escenas más comunes y divertidas de la vida diaria, sino que da cuerpo a las admirables fantasías de novelistas como Julio Verne o de los cuentos orientales de las mil y una noches. De repente se crispan los nervios con escenas de sangre y de matanza, para luego hacernos desternillar de risa con ciertas artísticas exageraciones de sorprendente efecto: la mímica de varios de esos cuadros, al realizarse en medio de un silencio solemne son capaces de hacer reír al más melancólico. con razón el Teatro está siempre lleno, y con justísimo motivo hay aficionados que no faltan ni una sola noche. Para hoy se anuncia una espléndida función.


El Comercio, Quito, Jueves 12 de julio de 1906, p. 3.

Fiel a su estrategia comercial, Carlos Valenti utiliza de nuevo la prensa para publicar unos anuncios con grabados. En este caso, es para anunciar la Vida, Pasión y Meurte del Redentor del mundo, una Pasión -posiblemente la de Pathé- a partir del 18 de julio de 1906.

quito 1906 valenti 05 quito 1906 valenti 04
El Comercio, Quito, Miércoles 18 de Julio de 1896, p. 1.

El Comercio, Quito, Jueves 19 de Julio de 1906, p. 2.

Ese mismo día presenta la vista local Procesión del Corpus en Guayaquil rodada un mes antes. De hecho, se trata de un aliente indudable para los espectadores y poco después, Carlos Valenti va a presentar otra vista, éste rodada en Quito:

TEATRO SUCRE
CINEMATOGRAFO VALENTI
Gran función extraordinaria para hoy Jueves, por la noche, en la que se estrenarán un nuevo número de vistas. Además se repetirá, por última vez la Vida, Pasión y Muerte de  N. S. Jesucristo con vistas animadas de la Tierra Santa.
También se pondrá en escena una nueva vista tomada últimamente del Conservatorio Nacional de Música de Quito.
Véanse programas.


El Comercio, Quito, Jueves 26 de Julio de 1906, p. 2.

Por initiativa de Valenti, se va a organizar una sesión excepcional para el público en la plaza de la Independencia con motivo de las fiestas patrias

Cinematógrafo
La I. Municipalidad ha tenido el bueno acuerdo de aceptar la propuesta del Sr. Valenti para dar una función para el público en la plaza de la Independencia; ojalá que el Gobierna [sic] siguiere el ejemplo de aquella y tomase dos o tres funciones para amenizar esas noches con tan hermosas vistas. Cuesta aquello tan poco y es una distracción tan sencilla como bonita.


La Patria, Quito, Viernes 3 de agosto de 1906, p. 3.

quito plaza independencia

Editor: Imprenta "Mercantil" Marin y Martínez, Guayaquil
Palacio de Gobierno-Plaza de la Independencia-Quito-Ecuador (c. 1900)

Desgraciadamente, la función del día 10 de agosto sufre la intemperie:

Ecos de las fiestas patrias
[...]
Día 8
[...]
...Teatro Sucre
[...]
Después de presentarse algunas de las mejores vistas del repeertorio del biógrafo eléctrico Valenti que, como siempre, agradaron sobremanera, continuó la segunda parte del concierto...
[...]
Día 10
[...]
Por la noche, el honrado pueblo quiteño se hallaba de nuevo congregado en la plaza de la Independencia, que brillaba con profusión de focos eléctricos. A todos atraía la curiosidad de presenciar las vistas del Cinematógrafo Valenti; pues el Supremo Gobierno y la Municipalidad, por complacer al pueblo, no omitieron gasto alguno a fin de que todos gozaran con comodidad y agrado de los espectáculos divertidos que presenta el biógrafo Valenti.
La función principió a las ocho y hubiera sido completo el regocijo popular si a última hora el cielo no se hubiera descargado con un torrencial aguacero que obligó a todos a regresar a sus respectivas casas.


El Comercio, Quito, Martes 14 de Agosto de 1906, p. 1 y 3.

Con motivo de la último función, Carlos Valenti presenta un programa excepcional donde figuran, en particular, varias vistas locales:

TEATRO SUCRE
Extrardinaria función de despedida del
CINEMATÓGRAFO VALENTI
para hoy Miércoles 15 a las 9 p.m.
Se llevarán a escena un escogido número de nuevas vistas.
La preciosa ilusión óptica Cabeza parlante.-Las recientes Fiestas Patrias en honor de los héroes del 10 de Agosto.-Carros Alegóricos.-Carreras en el Hipódromo de Quito, etc.
Gran rebaja de precios
Véanse programas.


El Comercio, Quito, miércoles 15 de agosto de 1906, p. 2.

Mientras que hasta entonces, la prensa no ha reaccionado realmente a las funciones que organiza Carlos Valenti, a no ser las breves gacetillas, el día 17 de agosto, cuando el exhibidor está a punto de dejar Quito, El Comercio publica un largo artículo firmado por W.Z. que contiene muchas críticas duras contra la sesión del días 15:

Revista teatral
El día miércoles fue de novedades inesperadas: se despedían de nuestro público los que hasta aquí habíamos proporcionado algunas distracciones; el señor Valenti y el popular Gavira. Concretémonos a la función teatral. Entre el día circulaban con profusión los programas de las vistas de Cinematógrafo y la curiosidad se despertó en todos los que los leyeron; pues no eran para menos los números de ellos; cada uno más llamativo que otro: habían vistas nuevas, otras tomadas de la procesión cívica del Diaz; luego la brujería de la cabeza parlante, y ainda mais, lo verdaderamente sensacional, las carreras de caballos en el Hipódromo de Quito.
Confiados en la palabra del empresario Sr. Valenti acudieron al teatro mozos y viejos, niñas y jamonas, solterones y padres de familia, todo Quito, en fin, hasta el extremo de agotar todos los asientos disponibles.
Como el programa señalaba las nueve, con el aditamento de hora inglesa, para mayor seguridad, todos, en oyento [sic] las ocho y media, volaban, que no corrían, con el deseo de no hacerse tarde.
Pero estaba de Dios que el señor Carlos Valenti, saliera con una plancha fenomenal en el día, o mejor dicho, en la noche misma de su despedida, que es la que escogen los verdaderos artistas para lucir lo mejor de su respectivo repertorio y dejar tan grata impresión que su memoria no se pierda fácilmente:
Principió por hacer esperar al numeroso y galante público, que acudiera a su invitación, por más de una hora, convenciéndonos una vez más de que la puntualidad inglesa es un sarcasmo en boca de los de raza latín. Con justicia, por este desagradable incidente se fastidiaron los asistentes y empezaron a exigir con gritos que principiara la función.
A la hora completa de tan larga espera, púsose en conocimiento del público que se iba a invertir el orden del programa. Y como se dijo se hizo. Asomó primero la cabeza parlante, espectáculo sin ilusión, ni interés, ni arte, que con justicia fue desairado cuando se lo exhibía en los bajos del palacio episcopal. La escena, de corta duración, terminó entre las burlas de los concurrentes, y puso el colmo al aburrimiento.
A esto se añadió el completo desorden con que se siguieron cumpliéndose los números del programa.
Pues todas las vistas nuevas que se anunciaron no asomaron y hubimos de contentarnos con volver a ver por undécima vez las de siempre: a saber: el concurso de juguetes; los pegadores de avisos; el sueño de una doncella, etc., etc. Por milagro no salieron a relucir las de la guerra ruso-japonesa y el sabidísimo cuanto noble perro de Terranova.
Cuando se acabó la función eran las doce y media de la noche, y cada cual regresó a su casa protestando de que los más de estos comediantes vienen, nos hacen chinos y se van tan contentos, sin que la autoridad respectiva les siente la mano y les imponga una merecida multa.
Pero, para ser justos, digamos que gran parte del fiasco sufrido antenoche se la tienen los de la empresa del alumbrado eléctrico (¿dónde no darán motivo de queja esos señores?) y… el respetabilísimo señor don José María Lasso, vicecónsul de su majestad cristianísima. Dicho señor ha procedido arbitrariamente, ocupando un palco que estaba ya tomado por una honorable familia de la Capital. Que queden las cosas en su punto y cada cual cargue con la parte de responsabilidad que le corresponde.
W.Z.


El Comercio, Quito, viernes 17 de agosto de 1906, p. 2.

La reseña y las acusaciones del autor del artículo va a provocar una reacción inmediata de Carlos Valenti:

Cinematógrafo.-La colaboración firmada por W. Z., ha venido a levantar alguna polvareda.
El amigo Valenti se ha indignado contra nosotros y nos ha puesto de manifiesto que la función del dia miércoles estuvo espléndida [cosa muy cierta ¿verdad?]: que si no principió a las nueve, hora inglesa anunciada, la culpa no la tuvo él, sino ciertos enredos en el alumbrado; que si no se presentaron todas las vistas indicadas en el Programa, tampoco tuvo él la culpa, ya que sólo se trataba de un simple cambio en el nombre de las vistas que debían presentarse, cosa muy usual, en todas partes, la de señalar de varias maneras una misma cosa.
También sabemos que el Sr. Lasso, Cónsul de España, no cometió ninguna arbitrariedad al tomar posesión del palco nº 10. A la entrada del Teatro el Sr. Lasso, sin darse cuenta, había entragado el talón del palco que le correspondía, y como no supo a donde dirigirse, tomó por indicación de uno de los empleados, el primer palco que halló abierto. Después si permaneció en él, fue porque no se le hizo ningún reclamo al respecto; pues de la contrario, el Sr. Lasso, caballereo cumplido, no hubiera entablado controversias por asunto tan baladí. Con estas declaraciones dejamos la verdad en su punto y hacemos justicia al Sr. Valenti, quien, mejor que nosotros, puede juzgar del éxito alcanzado en la función del día miércoles.


El Comercio, Quito, sábado 18 de agosto de 1906, p. 3.

Dejando de lado el objeto de la discusión, lo más interesante es la nota sobre el título de las películas que, en efecto, no tienen todavía en aquel momento una gran estabilidad y es cierto que los exhibidores no vacilan en cambiarlos. Tras mes y media de proyecciones de vistas animadas en Quito, Carlos Valenti siguen su ruta hacia Riobamba.

VIAJEROS
[...]
Mañana saldrá para Riobamba el conocido caballero Sr. D. Carlos Valenti en unión de su hijo. Le deseamos feliz viaje.


La Patria, Quito, martes 21 de agosto de 1906, p. 3.

En cuanto a las vistas del repertorio de Carlos Valenti provienen esencialmente de los editores Pathé y Méliès.

Repertorio (otros títulos): Viaje del Capitán Guillermo a Liliput, La guerra ruso-japonesa, El noble perro de Terranova (El Comercio, Quito, sábado 7 de julio de 1906, p. 2), Rendición de Puerto Arturo (El Comercio, Quito, domingo 8 de julio de 1906, p. 2), El Pozo encantado, La Casa tranquila, Enamorado de la lunaLos siete Palacios encantadosLa Gran Corrida de Toros por los renombrados espadas Mazzantini y Bombita (El Comercio, Quito, jueves 12 de julio de 1906, p. 2), Las recientes fiestas patriasLas carreras en el Hipódromo de Quito (La Patria, Quito, Martes 14 de agosto de 1906, p. 3), Los carros alegóricos, El desfile de la procesión cívica (El Comercio, Quito, Martes 14 de Agosto de 1906, p. 3), El desfile de carros que tuvo lugar el último 10 de Agosto (La Patria, Quito, Jueves 16 de agosto de 1906, p. 3).

fuentes

GRANDA NOBOA Wilma, Cine silente en Ecuador (1895-1935), Quito, Casa de la Cultura Ecuatoriana-Cinemateca Nacional-Unesco 1995, 168 p. (https://fr.calameo.com/read/0012058144c07ad649dff)

Prensa ecuatoriana: Casa de la Cultura Ecuatoria Benjamín Carrión (Biblioteca Digital CCE: http://repositorio.casadelacultura.gob.ec/

 

Afin d'optimiser votre expérience sur ce site, nous utilisons des cookies. Ils visent essentiellement à réaliser des statistiques de visites. En poursuivant votre navigation, vous acceptez l’utilisation de cookies.