Juan MINUESA

(Saragosse, 1859-≥ 1911)

minuesa 1886 paris

Juan Minuesa Marco
París, 17 de julio de 1886
© Colección particular

Jon LETAMENDI
Jean-Claude SEGUIN VERGARA

1

Estanislao Minuesa (-≤1911) épouse con Felipa Miguel  (-≤1911). Descendance :

  • Juan Minuesa Miguel (-Saragosse, 11/10/1862) épouse Josefa Marco Gallan. Descendance :
    • Constancio Minuesa Marco (-[Saragosse], 08/1883)
    • Juan, Anacleto, Buenaventura Minuesa Marco (Saragosse, 13/07/1859-≤ 1911) épouse (Rouen, 22/04/1891) Marie, Blanche, Georgette Leblanc (Rouen, 08/02/1869-Le Cannet, 26/10/1941).
    • Carmen Minuesa Marco ([Saragosse]-≥1932) épouse Gaviria (-≤1909)
    • Juana Minuesa Marco (Saragosse, 27/01/[1861]-Saragosse, 16/01/1947)

2

Los orígenes (1859-1896)

La figura de Juan Minuesa es de las más curiosas e interesantes que se conocen en los primeros meses del cinematógrafo. De su infancia y adolescencia no se sabe nada. Posteriormente, parece haber seguido estudios de abogado. Se le relaciona a veces con el famoso impresor, Manuel Minuesa de Lacasa (Zaragoza, 21/06/1816-Madrid, 10/07/1888). En una época temprana, probablemente hacia 1880 se instala en París, 32, rue de l'Echiquier, donde desarrolla actividades relacionadas con el comercio y la exportación de vinos españoles. Sigue manteniendo contactos con Zaragoza y la prensa aragonesa. Ocupa las veces de corresponsal en la capital francesa del diario zaragozano, La Derecha (fundado el 20 de junio de 1881) y manda artículos de contenido económico y comercial donde se puede notar el interés que despierta en él la cuestión vinícola:

Los mercados si se quiere que sean buenos, han de ser naturales y no forzados. España es la que por su proximidad a Francia y su importante producción vinícola puede y debe acaparar el negocio de vinos; más para ello es necesario mucha prudencia y no dejarse llevar de la ambición que por regla general domina a nuestros productores cuando suelen empezar las ventas.
Si se tiene en cuenta el precio que nuestros vinos han alcanzado desde seis años a esta fecha, con el que regía en años anteriores, no podrá menos de conocerse que el aumento no guarda proporción justa con el que han sufrido los gastos de producción.
No me cansaré de recordar que en este importante ramo de producción nacional, la ambición pudiera traer la ruina de los vinicultores, si dejándose llevar de sus exageradas pretensiones, hacen que el comercio extranjero busque nuevos mercados para surtirse de vinos; y crean mis lectores que están en un error los que se imaginan que Francia se halla obligada a consumir nuestros vinos: lo ha hecho y lo hará mientras en ello encuentre la conveniencia, pero el día que le falte la baratura, encontrará naciones que se aprovecharán en perjuicio nuestro.
Por lo pronto, en lo que llevamos de año, la nación italiana ha tenido un aumento en la exportación de sus vinos para Francia equivalente a la disminución que la nuestra ha sufrido.
Bien seguro es que los miles de alquezes de vino viejo que hoy existen en el Campo de Cariñena se hallarían hace tiempo colocados, si los tenedores hubiesen sido más modestos en los precios cuando tuvieron ofertas.
¿Qué se creyeron, que el consumo se había de suspender hasta que ellos quisieran vender?
Si así pudiera suceder no tendría límite el precio que alcanzarían nuestros vinos.
Francia necesita una cantidad de nuestros caldos para suplir la disminución de producción que desde hace diez años ha causado la plaga philoxérica; más sépase que, como el problema es dar vino barato, si no puede obtener el nuestro por resultarle caro, lo buscará en Italia, Portugal y Hungría aunque sea de clases inferiores.
¿Qué origen, sino es la carestía, reconoce la fabricación de vinos de raisins secs? ¿Puede haber líquido más desagradable? Y sin embargo se emplea en los cupages para disminuir el precio de los nuestros.
Mucho más podría decir, pero terminaré para no abusar de mis lectores: haré constar solamente que el vino más barato que se vende en Aragón sale puesto en casa del comerciante en París, a 75 céntimos litro, si a esto se añade el beneficio que debe obtener el comerciante al por mayor y el del detallante, resultará que no puede allí el obrero beber un vino mediano sin pagarlo a peseta el litro, lo cual viene a disminuir notablemente el consumo y de un modo indirecto nuestra exportación.


Diario de Huesca, Huesca, lunes 26 de noviembre de 1883, p. 14.

Con motivo de los terremotos de Andalucía de diciembre de 1884, Juan Minuesa firma con otros “negociantes en vinos y representantes de casas españolas” un llamamiento al comercio del vino del departamento del Sena para ayudar a los damnificados. (La Ilustración española y Americana, Madrid, viernes 30 de enero de 1885, p. 64). Por otra parte, da conferencias en español, en el Institut Polyglotte, de París (16, rue de la Grande Batelière):

L'Institut polyglotte, 16, rue de la Grange Batelière, annonce pour le mois de février les conférences suivantes, qui auront lieu à 8 heures et demi du soir: 
[...]
Lundi 12.-En espagnol : La Découverte de l'Amérique, par M. Juan Minuesa, profesor de la Escuela mercantil de Madrid.
[...]
Samedi 24.- en espagnol : Les Maures, par M. Juan Minuesa.


Journal officiel de la République française, Paris, 9 février 1883, p. 702.

De hecho, Juan Minuesa se suele relacionar con pintores y artistas, incluso en su entorno aragonés. Desarrolla una indiscutible actividad en el mundo del comercio, y además de ser profesor de la Escuela mercantil de Madrid, es uno de los fundadores de la cámara de comercio española en París:

Se conformant aux récentes instructions reçues de son gouvernement, le consul d'Espagne avait adressé un avis aux deux cent cinquante principaux commerçants espagnols résidant à Paris, pour les inviter à se réunir, hier après-midi, à l'ambassade d'Espagne, rue Saint-Dominique, dans le but de créer une chambre de commerce espagnole. Cinquante personnes environ avaient répondu à cet appel. Elles ont nommé une commission qui s'est mise aussitôt en rapport avec le consul. A la suite d'une séance qui a duré jusqu'à quatre heures, la nouvelle chambre de commerce a été composée de douze membres. Ce sont : MM. don Salvador Lopez, président ; don Moreno, don Jore Pellivejo, Juan Minnuesa [sic], Adolfo Calzado, Daniel Anto'a, Abaroa, Mariano Urravieta, Daniel Espelata, Arturo Melida, Enrique Roose, Ordenner.


Le Rappel, Paris, 28 janvier 1887, p. 2.

Probablemente durante el año 1888 se instala en los Entrepôts de Bercy (Rue de Blaye, 45 y luego 14) (Annuaire du Commerce y en Annuaire vinicole, París: A.Panis, 6º année 1888 y sig.) donde se anuncia como comisionista o representante en vinos de España. Los orígenes de Bercy se remontan a Luis XIV, pero después de 1800 es cuando se desarrollan los depósitos, Bercy se convierte a principios del siglo XX en el mayor mercado vitícola del mundo. También, de forma anecdótica, encontramos su firma en una protesta que españoles instalados en París redactan contra El Eco de París que ha publicado un artículo en julio de 1889 que, so pretexto de condenar las corridas de toros, ataca a la nación española. (La Vanguardia, Barcelona, lunes 15 julio 1889, p. 1.)

bercyrue

J.L.C., Paris, Entrepôts de Bercy, Rue de Blaye (Entrepôts de Bercy)

La Ilustración española y Americana dedica un largo artículo a Bercy y a los depósitos de vinos españoles en particular; allí figura por supuesto el nombre de Minuesa:

La mayor parte de las casas establecidas en Bercy son francesas, muy pocas son extranjeras. De España hay, sin embargo, exportadores de mucha importancia que tienen aquí sus representantes o delegados principalmente de Huelva, Alicante, Valencia, Barcelona, Tarragona, Rioja, Navarra y Aragón; no tantos de las Castillas y la Mancha, porque los transportes son carísimos, y no podrían sus vinos hacer competencia a los cercanos a puertos y fronteras.
Vaya un puñado de nombres de las casa españolas más principales. Martín de Olias, que de algunos años a esta parte olvidando sus campañas periodísticas, se dedica, probablemente con más fruto, a la importación de vinos españoles de Cataluña, Rioja, Navarra, Aragón, Alicante, Valencia, Priorato, Haro y Cariñena.
Pellejero, Minuesa, que operan principalmente con vinos tintos de Aragón…


Ricardo Blasco, “París Pintoresco- Los grandes depósitos de Bercy”, La Ilustación Española y Americana, 22 de diciembre de1892, p. 435.

El año 1891 ocupa una indudable importancia en la vida de Juan Minuesa. Su interés por la cultura lo lleva probablemente a reunirse con artistas franceses. Tal vez sea así como termina por conocer a una joven francesa, Georgette Leblanc, que vive en Rouen, con la cual termina casándose. La esposa, conocida en la familia española, como Georgina, es la hermana del conocido escritor Maurice Leblanc, creador de la célebre figura de Arsène Lupin. Eso significa que Juan Minuesa alterna probablemente con gente conocida, tal vez a través de sus negocios en vinos españoles. Este matrimonio es de lo más curioso y sorprendente. De hecho, la futura esposa es hija de unos ricos burgueses y no sueña más que con el teatro y su independencia. Para complacer a su padre, sin renunciar a sus sueños, Georgette Leblanc decide casarse con el primer hombre que cruza. Así lo cuenta ella misma:

Alors dans mon esprit ignorant des hommes s’échafauda un plan d’évasion. – D’épouser le premier venu en lui imposant un pacte: avec ma dot, j’achèterais ma liberté par un mariage blanc.
Celui qui se présenta ne fit aucune difficulté pour accepter ma proposition. J’ignorais qu’il avait joué et perdu. Pour lui, ce mariage remplaçait le coup de revolver.
Je ne concevais pas dans quelles tragédies feuilletonesques je m’engageais. J’en sortis après une année de luttes avec cet époux-véhicule qui, soutenu par les lois, prétendait jouer le rôle qu’elles lui conféraient. Épuisée, ornée d’ecchymoses, je tombai malade. Un docteur déposa une plainte au parquet. On m’enleva au nom de la loi pour me mettre dans une maison de repos, rue du Ranelagh.


Georgette Leblanc, Souvenirs (1895-1918), París, Grasset, 1931, p. 33-34.

leblanc georgette

phot. Binet & Chaput (srs d'Émile Tourtin), Rouen, Georgette Leblanc, c. 1890-1891
© Coleccíon particular

De este breve relato, se comprende que Juan Minuesa, cuando encuentra a Georgette se ha arruinado jugando y que la propuesta de la jovencita le viene muy bien. Mientras Juan Minuesa ofrece 27 000 francos, Georgette tiene una dote de más de 167 000 francos (Protocolo notarial firmado, ante el notario Edmond Carré, entre Juan Minuesa y Georgette Leblanc, el 20 de abril de 1891). El caso es que, al parecer, el marido no quiere que las cosas allí se queden y pretende algo más, y ser el esposo en todos los sentidos de la palabra. Se supone que la cosa acaba tan mal que Juan Minuesa termina por pegarle de forma violenta… Y la pareja se separa. Durante el verano de 1892, Georgette está en Allevard-les-Bains, en los Alpes, con su hermano. Finalmente, el 13 de diciembre de 1894, el Tribunal Civil de la Seine pronuncia una separación de cuerpo y de bienes con su marido, pero los esposos nunca se van a divorciar. Por su parte, Georgette Leblanc acaba de encontrar a una de las máximas figuras de la literatura belga, Maurice Maeterlink (Gante, 29/08/1862-Niza, 05/05/1949), premio Nobel de Literatura en 1911. Y ella se va a convertir en una cantatriz de ópera afamada.

El nombre de Juan Minuesa ya no figura en el anuario del comercio de 1896, lo cual indica que deja París en el momento preciso en que el cinematógrafo empieza sus primeras proyecciones. No se puede descartar que haya tenido la ocasión de descubrir el nuevo invento, aunque sí conoce en París, sin duda, el kinetoscopio de los hermanos Werner. Lo cierto es que, a los pocos meses, Juan Minuesa se lanza en el negocio del cinematógrafo. A su regreso a España, el pionero, valiéndose probablemente de su experiencia lingüística en Francia, se presenta, en diciembre de 1896, a unas cátedras de instituto (Gaceta de Instrucción pública, Madrid, miércoles 23 de diciembre de 1896, p. 698 y Gaceta de Instrucción pública, Madrid, viernes 23 de abril de 1897, p. 826), pero lo más probable es que no saque las oposiciones a cátedra y el destino lo va a llevar a dedicarse de lleno al nuevo invento.

Las primeras exhibiciones con cinematógrafos (1896-1900)

Los primeros pasos oscenses (1896)

Los inicios de Juan Minuesa en el terreno de la exhibición cinematográfica también se pueden considerar como atípicos en la medida en que no va a seguir, en sus comienzos, las rutas habituales de los feriantes. En general, los pioneros son ya personas que suelen dedicarse a la exhibición de espectáculos o a la fotografía, pero de lo que se puede saber Juan Minuesa ni es lo uno ni era lo otro, y procede de hecho de una familia respetada y muy católica de Zaragoza. Se trata de un exhibidor oportunista que aprovecha indudablemente una coyuntura favorable para comprar un cinematógrafo y explotarlo, relacionado esto con su gusto por la modernidad. La primera información que tenemos de sus actividades de exhibidor la localizamos en Huesca donde el cinematógrafo se anuncia en noviembre de 1896:

Cinematógrafo perfeccionado
El público oscense tendrá desde hoy ocasión de conocer este portentoso invento de nuestro siglo y sus maravillosos y sorprendentes efectos.
El Sr. Minuesa, paisano nuestro y amigo muy estimado que hace algunos años reside en París, ha instalado en la planta baja del núm. 41 del Coso alto, uno de los más perfeccionados aparatos recientemente adquirido de entre los más completos que se exhiben en la nación vecina.
Por vía de ensayo y ante un reducido número de aficionados y de varios representantes de la prensa, hizo anoche el Sr. Minuesa algunos experimentos, suficientes a dar a conocer las maravillas de este nuevo invento y que agradaron mucho al concurso. Fue lo de anoche únicamente una prueba y por ello no son de extrañar algunas deficiencias de detalle en las proyecciones, debidas a la premura con que ha tenido que llevarse a cabo la instalación.
Las sesiones se verificarán cada media hora, desde las cinco a las ocho y desde las nueve a las once de la noche.
Seguramente que el público, y en especial cuantos sienten entusiasmos por los progresos científicos, desfilarán por el nuevo salón, para conocer uno de los inventos más sorprendentes de nuestros tiempos.


Diario de Huesca, Huesca, sábado 28 de noviembre de 1896, p. 11.

Al cabo de unos diez días, Juan Minuesa anuncia el final de las exhibiciones del cinematógrafo que se ha presentado durante el periodo de ferias:

El Cinematógrafo
Funcionará mañana, por último día, el Cinematógrafo del Sr. Minuesa, en sus instalación del Coso alto, núm. 41. Ha sido una de las más salientes y afortunadas recreaciones de la época de ferias en esta capital.
El público ha tenido el buen gusto de pronunciarse, para dispensar sus favores, por el Cinematógrafo del Sr. Minuesa y el Fonógrafo del Sr. Castanera, que han constituido y constituyen realmente lo más culto y más recreativo que se ha ofrecido durante la festividad mercantil oscense.


Diario de Huesca, Huesca, lunes 7 de diciembre de 1896, p. 11.

Estas son muy probablemente las primeras proyecciones organizadas por Juan Minuesa, pero desconocemos el tipo de aparato que va utilizando y tampoco sabemos las vistas animadas que presenta al público oscense. Sin ser el primero en éxibir cintas cinematográficas en España, su interés por este negocio es muy precoz. 

Estreno del cinématographe Lumière (1897)

Todavía en los primeros días de enero de 1897, vuelve a presentar su aparato a los miembros de la Sociedad Velocípeda Zaragozana:

Mañana por la noche celebrará la Sociedad Velocípeda Zaragozana una sesión de cinematógrafo, a la que podrán asistir los socios y sus familiares. De la presentación de las vistas se halla encargado nuestro distinguido amigo el Sr. Muniesa [sic], que seguramente proporcionará a la concurrencia una agradable velada.


La Derecha, Zaragoza, miércoles 6 de enero de 1897

Pero el origen del aparato sigue siendo una incógnita y en los siguientes meses parece que renuncia a las exhibiciones. Probablemente se trate de uno de los cinematógrafos que se van construyendo en París, en general, de poca calidad. Indudablemente las cosas cambian a partir del momento en que los hermanos Lumière de Lyon deciden poner a la venta su cinématographe, en mayo de 1897. Esta decisión es decisiva para Juan Minuesa que decide comprar un de esos aparatos. A la diferencia de los feriantes que tienen sus recorridos establecidos entre la gira por el Norte en verano y la gira por la costa mediterránea, durante la temporada de invierno, Juan Minuesa adopta criterios más personales. Si consideramos los tres primeros años de explotación del cinématographe, lo cierto es que el pionero vuelve reiteradamente a Santander. Concretamente, durante las fiestas de Santiago de julio de 1897, Minuesa es uno de los dueños de los “tres o cuatro cinematógrafos" (El Cantábrico, Santander, sábado 24 de julio de 1897, p. 2, 3ª col.) que van exhibiendo vistas animadas:

Las Ferias
Pueden considerarse de hecho inauguradas, gracias al buen acuerdo de permitir que se abran al público las instalaciones ya completamente concluidas.
Estas tardes se ve la Alameda segunda concurridísima y a primera vista se observa que es mayor este año que los anteriores el número de feriantes.
Hay 24 metros más que el año pasado ocupados por casetas, y aun ayer se hicieron nuevas peticiones.
Dos cosas dignas de aplauso se han hecho, la una es enarenar muy bien el paseo y la otra instalar una caseta para que en ella haya un retén de bomberos y una devanadera, en previsión de que ocurriera un fuego.
Ayer se ocupaba el digno jefe del cuerpo de bomberos municipales en hacer esa instalación muy previsora y oportuna.
De novedades hay pocas.
Un fotógrafo instantáneo, varios cinematógrafos, figuras de cera, adivinadoras y mucha guerra de Cuba en vistas panorámicas.


La voz cántabra, Santander, viernes 23 de julio de 1897, p. 2.

Juan Minuesa coincide, en aquel momento, con el cinématographe de Eduardo Gimeno, que está en la primera alameda y con un aparato Joly que se inaugura en la calle del Correro, nº 10. El pionero está instalado en la segunda alameda, pero, en un principio su presencia es bastante discreta. La Voz cántabra es el primer periódico, al parecer, en ocuparse de este segundo cinématographe:

Ayer visitamos el cinematógrafo de la Segunda Alameda, que se ve concurridísimo.
Significa un gran adelanto y produce la completa ilusión de la realidad sus variadas vistas.
Entre ellas recordamos el derribo de un murolos campos Elíseos de Parísla llegada de la cuadrilla de Mazzantini a la plaza de Madrid, y la llegada de un tren a la estación.  Pero a todas estas excede en mérito la que se pondrá esos días: una playa en la que se bañan varios negros.


La Voz cántabra, Santander, martes 27 de julio de 1897, p. 2.

El repertorio es claramente el de los Lumière y, si nos atenemos a lo que recoge el articulista, el éxito es completo. Lo que mejor recoge la prensa, sin embargo, es la sesión benéfica que Juan Minuesa organiza para el Sanatorio Militar de Santander, una práctica muy habitual en aquellos tiempos y que también tiene una dimensión claramente económica. El artículo de La Voz cántabra ofrece además el programa completa de esa sesión:

He aquí el programa que esta noche se exhibirá en el cinematógrafo de la Alameda Segunda.
Derribo de un muro.
Campos Elíseos de París.
Carga de caballería.
Llegada de Mazzantini a la plaza.
Lanzamiento de un navío.
Baño de negros.
El regador.
Danza serpentina (en colores).
Del producto de las entradas al Cinematógrafo destina su propietario señor Minuesa el 25 por 100 al Sanatorio militar de Santander.
La taquilla del Cinematógrafo estará intervenida por socios de la Cruz Roja y de los “Amigos de los Pobres”.
Digna de los mayores elogios es la conducta del dueño del Cinematógrafo de la feria, y de seguro atendiendo a lo benéfico de la función y a lo selecto del programa llenará el público como en noches anteriores el barracón en que está instalado.


La Voz cántabra, Santander, sábado 31 de julio de 1897, p. 2.

 santander alameda 2

Hauser y Menet (Madrid), Santander, Las Ferias en la Alameda II (c. 1902)

A los pocos días, la prensa evoca de nuevo el acto de generosidad calculada y la cantidad finalmente recaudada:

El dueño del cinematógrafo instalado en la Alameda Segunda ha entregado al Sanatorio de Santander la suma de 42,20 pesetas, importe del 25 por 100 de lo recaudado la noche del sábado último.

El Cantábrico, Santander, martes 3 de agosto de 1897, p. 2.

Como ya lo hemos señado, Juan Minuesa no parece tener unos circuitos preestablecidos, y ni siquiera en Zaragoza se presenta para las fiestas de Pilar en octobre 1897, aunque semanas más tarde ofrece, de nuevo, una función a beneficio de la Cruz Roja, en el Teatro Circo:

[…]  Y el sábado próximo, como ya hemos anunciado se verificará la función a beneficio de la “Cruz Roja”. Para ese día, además de un escogido programa, exhibirá un cinematógrafo Lumière el Sr. D. Juan Minuesa, que galantemente se ha prestado por el carácter benéfico de la función.
En la sombrerería de D. Mariano Fustel, Coso 4, frente a la Audiencia, se expenden localidades para la función del sábado.


Heraldo de Aragón (edición de la tarde de ayer), Zaragoza, viernes 19 de noviembre de 1897, p. 1.

Exhibiciones y audiciones (1898)

El año 1898 marca una forma de ruptura, ya que Juan Minuesa, lo que va a hacer, es presentar un espectáculo "doble" con las exhibiciones de vistas animadas y las audiciones de un micro-fonógrafo. Esta nueva fórmula -ya de moda en aquel momento- la estrena, de nuevo en Santander, en pleno invierno, en el Teatro Principal:

Dos inventos famosos
Atentamente invitados, como lo fueron otros compañeros en la prensa y varias personas, por el señor don Juan Minuesa para presencia ayer tarde las pruebas en el Teatro de los aparatos con los que esta noche ofrece un cultísimo espectáculo al público, el Micro-fonógrafo Edisson-Bettini y el Cinematógrafo Lumière, quedamos gratísimamente impresionados de uno y otro aparato.
El Micro-fonógrafo permite oír desde todas la localidades del Teatro solos de instrumentos, cantos de todas clases de música, bandas, pianos y las campanas de la torre de San Pablo de Londres, que es el colmo, pues quien las ha oído nos decía ayer tarde que se figuraba estar oyéndolas en el hotel en que vivió en la capital de Inglaterra.
El Cinematógrafo está tan perfeccionado, que las proyecciones son más acentuadas, más fijas que las de cuantos hemos visto, y esto hace que no ofenda a la vista y que se aprecie muchísimo mejor el sucesivo movimiento de todas las figuras.
No son nuevos ninguno de los dos espectáculos; pero tan perfeccionados los presenta don Juan Minuesa, que bien pueden aceptarse como una novedad.
Otra ventaja, como puede apreciarse por los programas, es que tiene una colección de cilindros para el Micro-fonógrafo y de vistas para el Cinematógrafo tan numerosa, que da una variedad infinita.
Doce audiciones de Micro-fonógrafo y doce escenas curiosísimas de Cinematógrafo constituirá cada sesión, y la entrada general a paraíso no costará más que 30 céntimos, y 50 céntimos las gradas y la delantera de paraíso.
Es de esperar que las funciones que ofrece dar al público este señor se han de ver concurridísimas.


El Cantábrico, Santander, sábado 29 de enero de 1898, p. 2.

minuesa fonografo 1898 05 minuesa fonografo 1898 04
Fonógrafo Edison (1898) y baúl con los cilindros Fonógrafo Edison (1898)
minuesa fonografo 1898 02 minuesa fonografo 1898 03
Bettini's Micro-Phonograph Attachment New York Cilindro para fonógrafo
"Rondalla" [P. Luminuso] "Habla Juan"
Equipo completo del fonógrafo (c. 1898) de Juan Minuesa
© Colección particular

Con esto vemos que Juan Minuesa se adapta a los formas de espectáculo que se estilan en aquel momento. Esta fórmula parece darle resultado, ya que va a seguir con ella en los siguientes meses. En su gira veraniega de 1898, ya más acorde con las prácticas de los feriantes, vuelve de nuevo a Santander, para la feria, y se instala en la Alameda Primera como lo comenta El Cantábrico:

Microfonógrafo y cinematógrafo
Las personas que no hayan visto las verdaderas maravillas que constituyen estos dos aparatos científicos deben no perder la ocasión de admirar dicho espectáculo en la Alameda Primera, números 10 y 12, planta baja.
Numeroso público asiste a todas las secciones que empiezan a las ocho de la noche.
El microfonógrafo reproduce con asombrosa realidad la voz humana y los sonidos de los instrumentos musicales, aventajando en perfección a todos los aparatos conocidos hasta la fecha en Santander.
Y el cinematógrafo Lumière presenta todas las vistas de movimiento con gran claridad y sin las oscilaciones que tanto herían la vista de los espectadores en los primeros aparatos.
Cada exhibición se compone de ocho vistas preciosas, pues todas lo son y encantan verdaderamente al público que no se cansa de admirar el prodigio de las fotografías animadas.
Hay muchas personas que van todas las noches y se quedan después de una sección para volver a ver las mismas vistas por el maravilloso efecto que producen.
El número de ellas es grande y se cambian casi todas las noches. 


El Cantábrico, Santander, jueves 28 de julio de 1898, p. 2.

El corpus de películas presentadas, en realidad, parece bastante reducido y, aparte las vistas ya citadas el año anterior, la prensa sólo recoge además La guardia republicana y  Los Baños de Diana (El Cantábrico, Santander, miércoles 3 de agosto de 1898, p. 2.). Estando todavía en Santander, Juan Minuesa toma contacto con ela ayuntamiento de Bilbao para solicitar una plaza durante las fiestas de agosto.

minuesa 1898 bilbao 01 minuesa 1898 bilbao 02 minuesa 1898 bilbao 03
Juan Minuesa, Carta al Alcalde de Bilbao, Santander, 24 de julio de 1898 Juan Minuesa, Carta al Alcalde de Bilbao, Bilbao, 19 de agosto de 1898

Lo curioso es que, al parecer, no llega a conseguir una plaza para las fiestas, donde van a presentar cinematógrafos Estanislao BravoEnrique Farrús, Mariano García y los Gimeno. Sin embargo, sí se le concede la autorización para instalar un cinématographe Lumière y su microfonógrafo en la lonja del nº 34 de la Gran Vía, en cuya puerta instala dos arcos voltaicos y dos reflectores eléctricos (Archivo Municipal de Bilbao, 4ª, 388, 20). Aunque se desconocen las etapas siguientes de su recorrido, es muy posible que siguiera por el Norte de la Península.

La asociación con Pedro Agar y García de la Rosa (1899-1900)

Los primeros años siguen siendo muy incompletos -faltan probablemente muchos datos-, pero la gran ausencia de información en la prensa también puede indicar que las giras de Juan Minuesa son muy parciales. Su regreso a Santander, para la feria de julio de 1899, parece indicar que sus desplazamientos son limitados. Lo que sí se confirma es que sigue con un cinématographe Lumière, instalado en este caso en la calle de Burgos, nº 28. Por otra parte, el microfonógrafo del año anterior ya ha desaparecido:

Cinematógrafo
El más concurrido de todos en esta feria es el de la calle de Burgos, número 28, que dirige el señor Minuesa, ya conocido de este público en años anteriores.
Verdaderamente es notabilísimo este cinematógrafo por lo bien presentado y lo selecto de las películas que trae, llamando mucho la atención la corrida de toros, en la que se hace notar el encierro del ganado, la muerte del toro por Mazzantini, del cual bien se puede decir que está hablando, porque hasta se le ve abrir los labios dirigiéndose a un espectador, el arrastre y otras suertes del toreo.
Hay además una preciosa colección de vistas de diferentes géneros, como el desembarco de marinos en Cuba haciendo fuego, un paso de túneles en ferrocarril, unas regatas en la mar, etc.
Aconsejamos al público que no dejen de visitar el cinematógrafo de la calle de Burgos, número 28, en la seguridad de pasar un rato muy agradable.


El Cantábrico, Santander, miércoles 26 de julio de 1899, p. 2, col. 3.

La serie de la corrida de toros se ha rodado, en mayo, en Nîmes. Además conocemos unas cuantas vistas recientes que pertenecen al catálogo Lumière: La vuelta de las carreras–VienaLa guardia republicana-París, La cascada del RhinEquitación militar-ParísUna procesión en el JapónCabalgata de guerreros romanos, Baile de los Astchantis, Jubileo de la Reina de InglaterraUna cascada en la Exposición de Ginebra y De Madrid a Sevilla en ferrocarril (El Cantábrico, Santander, sábado 29 de julio de 1899, p. 2, col. 2.). Este último título requiere alguna explicación. En los inicios del cinematógrafo, los exhibidores no vacilan en cambiar los títulos para darles un toque local. En ese caso, existen muchos "panoramas" tomados desde un tren como los que saca Alexandre Promio en Palestina y cuyos paisajes recuerdan los de la Meseta castellana. Juan Minuesa sale de Santander en los primeros días de agosto y luego no lo volvemos a localizar hasta finales de año cuanto acude, por primera vez, a la fiesta de invierno de Valencia y coincide con figuras conocidas de feriantes como los GimenoEnrique Farrús y Antonio Sanchís. Pero la novedad está en que Juan Minuesa se ha asociado con Pedro Agar y el Sr. García de la Rosa. Con el primero, va a seguir durante años su colaboración. Como suelen hacerlo cuando terminan las fiestas, los feriantes dedicados principalmente al cinematógrafo escriben una carta al ayutamiento con la intención de poder seguir algún tiempo exhibiendo sendos aparatos.

minuesa 1899 valencia 01 minuesa 1899 valencia 02
Plano de la Feria de invierno de 1899-1900 (fragmento)
© Archivo Municipal de Valencia
Varios feriantes, Carta al ayuntamiento, Valencia, 5 de febrero 1900
© Archivo Municipal de Valencia

Durante el otoño de 1900, hemos localizado a Juan Minuesa, repetidas veces, en Extremadura. Primero está en Mérida, en la plaza de Santa Clara, en unas exhibiciones que marcan la adopción de una nueva fórmula. En esta caso, Juan Minuesa presenta, al parecer, dos aparatos:

Hace días viene actuando en el lindo coliseo de la Plaza de Santa Clara un Vitágrafo de magia y un Cinematógrafo Lumiere, auxiliados por audiciones de fonógrafo con buen éxito.
Entre los cuadros de magia presenta algunos muy buenos y de gran duración, como el Sueño de un astrónomo y El Laboratorio infernal. Entre las fotografías del Cinematógrafo descuella en primer término, la titulada Una cascada en la Exposición de París, que es bellísima. De las audiciones al fonógrafo nos parecieron algunas exactas y completas.
Aunque visto el copioso y bien presentado Cinematógrafo de D. Antonio de la Rosa, que actuó a principios de verano en la Plaza de la Constitución, parece deficiente el actual, resulta el espectáculo tan variado y ameno que merece las atenciones del público.


La República, Mérida, domingo 14 de octubre de 1900.

La novedad reside en un "vitágrafo de magia" cuyo origen no es desconocido y que también podría ser uno de los numerosos trucos que se inventan los pioneros para atraer al público. Lo que indudablemente es más de considerar son las películas presentadas. La peculiaridad está en la presentación de películas del corpus Méliès cuyas fantasmagorías van teniendo cada vez más éxito. Aunque su nombre no aparezca, un "vitágrafo mágico" se vuelve a presentar, días después, en Badajoz, y en este caso se le cita:

El Vitágrafo mágico y el Gran Concertágrafo Edissón
Salones del antiguo Fomento Calle de Montesinos.
Todas las noches sesiones a las 6, 7, 8, 9 y 10 de la noche.
Proyecciones electro-luminosas, cuadros de magia, transformaciones y en colores.
Audiciones del Concertógrafo con los mejores artistas españoles y extranjeros.
Silla, 0 25, céntimos
General, 0 15 céntimos.


La Región extremeña, Badajoz, 27 de octobre de 1900, p. 2. 

Según lo que se puede apreciar, el espectáculo que presenta Juan Minuesa se ha vuelto más completo y el cinematógrafo sólo constituye uno de los números. El día 28 de octubre, el pionero y el Orfeón pacense, cuyo director es Sebastián Cabezas, organizan una sesión a beneficio de la Tienda-Asilo, en un local, anteriormente ocupado por el Fomento de las Artes. Y a los tres días, se publica la cuenta "que presenta D. Juan Minuesa, dueño del Vitágrafo, al Orfeón Pacense" (La Región Extremeña, Badajoz, 31 de octubre de 1900, p. 2) 

    Pesetas
Total Ingresos   174 85
A DEDUCIR    
Por derechos de timbre 13 09 65 98
Local 10 00
Imprenta 16 00
Fijador 01 50
Empleados 09 50
Alumbrado 15 00
Resta  
108 87
50 por 100 para el Vitágrafo   54 42
Beneficio para los pobres   54 47

La cuenta es un ejemplo interesante que permite saber cómo se organizan las sesiones beneficas, que también lo son para el  dueño del cinematógrafo. En cuanto al éxito de la sesión, se puede situar entre 700 y 1100 espectadores, probablemente en torno a unos mil. Este dato indica que, todavía en 1900, el cinematógrafo es un buen negocio. No se puede descartar que Juan Minuesa haya presentado su vitógrafo en otras ciudades extremeñas o andaluzas. Lo cierto es que Juan Minuesa regresa, en diciembre, a Valencia, con motivo de la feria de invierno y vuelve a coincidir con los feriantes Enrique FarrúsEduardo GimenoAntonia Requena, Antonio Carrilero...

minuesa 1900 valencia 01

 Feria de invierno de 1900, plano. Sección Primera, sub. I, Clase 2, Sub. A, num. 1. 
© Archivo Municipal de Valencia

Con estas ferias se acaba una primera etapa de la carrera de Juan MInuesa, años durante los cuales ha ido modificando y transformando sus espectáculos, llegando además a colaborar con otras figuras, como la de Pedro Agar.

El Palacio Luminoso (1901-1903)

El año del incendio del Palacio Luminoso (1901)

Es a partir del año siguiente, 1901, cuando Juan Minuesa -que figura en el anuario Riera como "comisionista representante", Méndez Núñez, 15- cambia de nuevo de dispositivo y convierte su barracón anónimo en El Palacio Luminoso. Es muy probable que este nombre  esté inspirado en el Palais Lumineux, de estilo chinesco, que está instalado en París durante la Exposición Universal de 1900.

minuesa 1900 palais lumineux

Palais Lumineux, Exposición Universal de París, 1900.

En un primer tiempo, el pionero adopta la forma habitual de los feriantes, la de las giras tanto por la costa mediterránea como por el Centro y el Norte de la Península. En Andalucía sin embargo, no parece haber estado o sus estancias son muy episódicas. Desde Valencia -donde ignoramos si el barracón de Juan Minuesa ya tiene nombre-, el pionero sale para la provincia de Murcia:

En el muelle de Alfonso XII, se está levantando con gran actividad un amplio salón donde actuará la troupe [sic] del “Palacio Luminoso” que tanto éxito ha alcanzado últimamente en Valencia.
Entre las varias novedades que presentará, figuran las “Nadadoras de París” en la que tomarán parte distinguidas artistas; la “Mariposa fantástica” que tantos aplausos ha cosechado en Madrid y Barcelona; el gran “Vitografo de magia” con proyecciones luminosas, que estamos seguros han de llamar poderosamente la atención en esta población.


Las Provincias de Levante, Murcia, 1º de marzo de 1901, p. 3.

Como ya lo ha iniciado en exhibiciones anteriores, las presentaciones de vistas animadas se combinan con otros números de varieté, creando así un espectáculo mixto en el cual el cinematógrafo no es más que un elemento entre otros. Pero no disponemos de informaciones sobre el corpus de películas presentadas. La estancia en Murcia no pasa de los diez días, y de hecho, ya desde el 29 de febrero de 1901, se anuncia, en Cartagena, la llegada inminente del Palacio Luminoso que ofrece una primera función para las autoridades locales y la prensa:

Por fin pudo terminar en la tarde de ayer su instalación el Palacio Luminoso del que venimos dando cuenta a nuestros lectores y con objeto de no demorar más su apertura al público, tuvo lugar anoche la primera prueba dedicada a las autoridades y a la prensa de esta localidad, a cuyo acto asistimos atentamente invitados.
A la vista del público en la portada hay instalado un motor de gas destinado a dar movimiento a los aparatos, así como a una pequeña dinamo, que suministra la corriente para el alumbrado del local.
El salón, dividido en dos secciones, una para las localidades de preferencia y otra para la entrada general, está muy bien acondicionado.
A las diez en punto, dieron principio dichas pruebas, con varias audiciones del magnífico Concertógrafo Edison primero en España, que fueron del agrado del público.
El Vitógrafo mágico fue la segunda parte del programa, presentando varios cuadros que merecieron los justos aplausos de los espectadores.
Entre ellos, figuran “Las Luchas fin de Siglo” que por su novedad puede asegurarse fue el que más nos agradó.
Las Nadadoras de París, completaron el espectáculo, siendo un número bien presentado y original, que llamó la atención.
La impresión del público, podemos afirmar fue buena y creemos por adelantado, que este salón ha de contar los llenos por funciones.


Las Provincias de Levante, viernes 15 de marzo de 1901, p. 5-6.

cartagena real feria

Cartagena, Arco de entrada al recinto ferial, 1902 [D.R.]

Al día siguiente, se ofrece la primera sesión pública (Las Provincias de Levante, hoja telegráfica de la mañana, Murcia, 16 de marzo de 1901, p. 2). Por lo demás, de forma rutinaria, Juan Minuesa organiza una sesión a beneficio de la Tienda-Asilo, con una entrega de 127,40 pesetas, y otra se anuncia para el Hospital de la Caridad (El Eco de Cartagena, Cartagena, lunes 13 de mayo de 1901). En algunos casos, se llegan a conocer las vistas presentadas lo cual permite tener una idea del corpus de Minuesa:

El Palacio luminoso, situado en el muelle de Alfonso XII, sigue atrayendo al público, el cual ne se cansa de admirar las novedades que los dueños del mismo presentan deseosos de corresponder a las consideraciones que aquel guarda con dicho centro recreativo.
El programa que dan a conocer al público, no puede ser más variado, ni más sorprendente.
Ahí va la prueba.
Un almuerzo asombroso.
LLegada de un tren de peregrinos.
Une cabalgata en París.
Luchas modernas.
Las orillas del Bósforo.
Transporte de bloques.
Baile japonés.
El cartero remojado.
Cascadas del Rhin,
La luna a un metro, o los sueños de un astrónomo, en colores, magia y transformación y sobre todo el maravilloso espectáculo, La mariposa fantástica, electro-luminosa, con sus múltiples transformaciones, presentada por la bella y sin rival artista Madame Albert (la rubia), creadora de dicho espectáculo en el Circo Parish de Madrid.
Por esto no nos estraña que este espacioso y bien acondicionado salón se vea tan favorecido en todas las secciones, que diariamente desde las seis de la tarde, lo llena por completo el público.
Auguramos un bonito negocio a los dueños de dicho espectáculo y esperamos que correspondiendo a los favores del público, varíen el programa con alguna frecuencia.


Las Provincias de LevanteHoja telegráfica de la mañana, Murcia, 20 de abril de 1901, p. 1.

Las vistas provienen de diferentes catálogos comerciales, LumièrePathé y Méliès, en particular. La prensa nos ofrece algunos títulos más como: "la mariposa rendida, la vista panorámica y gran choque de trenes, como el gran cuadro mágico Juana de Arco" (Las Provincias de LevanteHoja telegráfica de la mañana, Murcia, 2 de abril de 1901, p. 2.). Las sesiones se prolongan hasta el mes de junio, y marcan el final de la temporada "oriental".

Como suelen hacerlo los feriantes, el verano y el otoño lo va a dedicar Juan Minuesa al Norte de la Península. Todo empieza sin ningún problema durante las fiestas de la Virgen Blanca de Vitoria, donde coincide con los pioneros Enrique FarrúsEduardo Gimeno y Wolf Polak. (Heraldo alavés, Vitoria, domingo 4 de agosto de 1901, p. 1), pero al mes siguiente, estando en las fiestas de Valladolid, Juan Minuesa tiene la desgracia de ver su Palacio Luminoso ser pasta de las llamas:

En el Campo Grande– Un incendio en una caseta.
A las dieciocho y cuarenta y cinco minutos de ayer, cuando más concurrencia había en el paseo de los Filipinos, originóse gran pánico entre las muchas personas que por aquel sitio circulaban, al notar que una de las casetas que existen en dicho paseo estaba toda ella rodeada de llamas.
Personados en el lugar del suceso, pudimos apreciar que en la caseta titulada El Palacio Luminoso, propiedad de don Juan Minuesa, se había originado fuego en el momento en que se estaba terminando una de las representaciones, cuando aquélla se hallaba llena de público, entre el que se produjo el pánico que es de suponer.
La caseta incendiada ha quedado completamente destruida, no quedando de ella más que parte de la armadura de madera.
Las pérdidas se calculan en unas seis mil pesetas.
El origen del fuego, aunque no se sabe a ciencia cierta, se atribuye a haberse incendiado una película del aparato del cinematógrafo, que penetró en la linterna…


El Norte de Castilla, Valladolid, 18 de septiembre de 1901, p. 2.

Esta desgracia no desamina, sin embargo, a Juan Minuesa que vuelve a presentar su espectáculo, unos dos meses más tarde en Huesca, como motivo de la feria de San Lorenzo:

El “Palacio Luminoso”
El Pabellón instalado en los solares del Sr. Casaus, plaza de Zaragoza, desde la tarde del martes en que se inauguró, es el punto de reunión de todas las clases sociales de Huesca; en las diversas sesiones que comienzan al anochecer, el público invade el local y llena todos los asientos, así los de preferencia, como los ordinarios.
Y es que el espectáculo merece la pena de ser visto, ya que el Sr. Minuesa presenta un cinematógrafo de primer orden y ofrece variedad suma en las fotografías que se exponen. Con el nuevo vitágrafo de magia expone el cuadro histórico sacro-religioso titulado Juana de Arco y la ilusión es completa, pues en las doce escenas de que consta, aparece con todo el atractivo de la realidad la leyenda de la famosa Doncella de Orleans, como la apellidan los historiadores franceses; el final, sobre todo, en que Juana de Arco es transportada al Cielo, es de un efecto sorprendente.
Las Nadadoras de París, cuadro que representan dos bellas señoritas es agradabilísimo en extremo por la verdad con que se presenta y por su originalidad.
Madame Albert, gentil y hermosa, lujosamente ataviada hace la Mariposa con gracia encantadora haciendo resaltar con inimitable maestría las brillantes proyecciones cromo-electro-luminosas que el público aplaude unánimamente.
En suma, el Palacio luminoso, es digno de ser visitado por el lujo con que está decorado y por la comodidad con que puede colocarse la numerosa concurrencia que asiste.
Es, pues, el espectáculo favorito de los oscenses en la presente feria, y el Sr. Minuesa correspondiendo al favor que se le otorga, muy merecido, por cierto, propónese dar variedad a los espectáculos ofreciendo diariamente novedades.


Diario de Huesca, Huesca, jueves 28 de noviembre de 1901, p. 3.

Lo que se va confirmando es que los dueños del Palacio Luminoso son dos, Juan Minuesa y Pedro Agar -a veces "Algar"-, aunque no llegamos a saber qué tipo de contrato comparten. Con cierta recurrencia, los dos nombres aparecen en la prensa:

“Palacio Luminoso”
El mayor éxito de la feria ha sido sin disputa para el Palacio Luminoso instalado en los solares de D. Luis Casaus. Sus directores Sres. Minuesa y Agar no duermen sobre sus laureles y deseosos de corresponder dignamente al favor que les ha dispensado nuestro público han dispuesto para esta noche un gran estreno: trátase nada menos que de La Vuelta al Mundo en veinte minutos que resulta ser la proyección más enorme y más variada del Cinematógrafo, pues en este viaje panorámico atraversaremos París, el Havre, los Alpes, el Nilo, el Bósforo, Jaffa a Jerusalem, Liverpool, Nueva York y Niza a Montecarlo.
El éxito de este número será grandioso pero teniendo que dar a conocer varios estrenos en esta semana que será la última para el Palacio Luminoso. La Vuelta al Mundo en veinte minutos no se pondrá más que hoy y mañana martes. No se descuiden nuestros lectores si quieren admirar esta nueva proyección cinematográfica, bastante más larga que Juana de Arco.


Diario de Huesca, Huesca, lunes 2 de diciembre de 1901, p. 3.

Esta "Vuelta al muno en veinte minutos" podrían ser, simplemente, un montaje de varias vistas... El año 1901 termina, como de costumbre, en Valencia, con motivo de la feria de invierno (Sección Primera, Sub. I, Clase 2, Sub. A. Archivo Municipal de Valencia). 

Un modelo que se repite (1902)

Los dueños del Palacio Luminoso, probablemente debido al éxito del año anterior, va a repetir, con algunas variantes, la gira de 1901. En Vinaroz, probablemente a finales de abril, Juan Minuesa presenta su espectáculo, pero algunas de las cintas seleccionadas escandalizan a los espectadores. Lo sabemos por una reseña publicada, en los primeros días de mayo en Tortosa:

Tenemos entendido que el Cinematógrafo que se instala en la plaza de Alfonso XII es el mismo que ha funcionado, días pasados, en Vinaroz.
En este caso debemos advertir a nuestras autoridades que algunas de las películas que en aquella ciudad se exhibieron a última hora no eran nada recomendables y se nos dice que una autoridad local tuvo que intervenir de alguna manera para evitar espectáculos poco conformes con el decoro y la moral.
Esperamos que quien deba vigilará por qué se falte a las debidas conveniencias procurando prevenir la comisión de un delito de público escándalo.


El Ebro, Tortosa, sábado 3 de mayo de 1902, p. 3.

Sin embargo, ningún escándalo tiene lugar en Tortosa, aunque sí hay algún reparo por cuestiones más técnicas:

El Cinematógrafo de la plaza Alfonso XII
Suplicamos al dueño del mismo, en beneficio suyo y del público, procure, en una u otra forma, que el olor penetrante y molesto de petróleo que se siente en su barracón, desaparezca, puesto que son muchas las quejas que hemos oído.


La Verdad, Tortosa, lunes 5 de mayo de 1902, p. 2.

Por lo demás, una estancia similar a cualquier otra, aunque larga de seis semanas, con su consabida sesión benéfica y su saldo de 146 pesetas para los 400 pobres (La Verdad, Tortosa, domingo 14 de junio de 1902, p. 2). La prensa nos permite reconstituir, por lo menos parcialmente, la lista de vistas que han ido presentando: La Vuelta al mundo (El Eco de la Fusión, Tortosa, jueves 8 de mayo de 1902, p. 3.), Juana de Arco (La Verdad, Tortosa, sábado 10 de mayo de 1902, p. 2), Los siete castillos del diablo (Diario de Tortosa, Tortosa, martes 13 de mayo de 1902, p. 2), Panorama marítimoBuques en alta mar y La cueva de Grafull (La Verdad, Tortosa, martes 10 de junio de 1902, p. 2). Las cintas comparten cartel con “La Bella Galatea” (Los Debates, Tortosa, viernes 16 de mayo de 1902, p. 2.) –muy habituada a colaboraciones con cinematógrafos– o con Madame Albert (La Rubia “La Mujer Celestre” (Los Debates, Tortosa, martes 3 de junio de 1902, p. 2).

A partir del verano, los dueños del Palacio Luminoso recorren el norte de la Península. En agosto, en Bilbao, durante las fiestas de 1902, instalan su barracón en el solar númeor 28 del Campo Volatín (Archivo Histórico Foral de Bizkaia, BILBAO QUINTA 0160/013), entre octubre y primeros de diciembre, el Palacio Luminoso está en el Ferial del Coso Bajo, en Zaragoza. Finalmente, Juan Minuesa y Pedro Agar vuelven, como el año anterior, a Huesca. En la capital del Alto Aragón, es donde los pioneros vuelven a presentar la obra maestra de Georges MélièsEl Viaje a la luna:

Un viaje a la Luna
Con este título se estrenará mañana viernes en el Palacio Luminoso, Cinématografo de la plaza de Zaragoza, un grandioso cuadro fantástico de gran espectáculo dividido en veinte escenas, entresacadas de las famosas novelas del conocido escritor Julio Verne.
Este notabilísimo cuadro es la última producción cinematográfica de mayor éxito en París, y podemos asegurar a nuestros lectores que ha llenado quince días consecutivos el Palacio Luminoso en Zaragoza.
A pesar de lo mucho que queda por estrenar, nos encontramos ya con los últimos días del Cinematógrafo en Huesca, pues tiene que cumplir este mismo mes compromisos contraídos en Valencia.


Diario de Huesca, Huesca, domingo 7 de diciembre de 1902, p. 3.

Efectivamente, y como ya va siendo ritual, Juan Minuesa regresa a Valencia para las fiestas de de invierno.

minuesa 1902 valencia 01
Ferias y Fiestas, Feria de Navidad, año 1902. Sección Primera Sub. I, Clase 2, sub. A
© Archivo Municipal de Valencia  

Además firma la consabida carta donde pide al ayuntamiento una prórroga para su barracón. El año 1902 aparece así como una repetición del año anterior y los pocos títulos de películas que evoca la prensa parecen indicar que la renovación es poca, aunque la mayor presencia de las películas Méliès indica que los intereses del público van cambiando.

Entre renovación e intensificación (1903)

Al terminar su estancia valenciana, Juan Minuesa va a instalar su Palacio Luminoso en la ciudad de Orihuela, en febrero de 1903. La repercusión hemerográfica que tiene el espectáculo difiere claramente de lo que hemos podido leer hasta entonces. El caso es que, frecuentemente, los exhibidores son sus propios publicistas, y lo que se publica son, por lo general, elogios. Por eso, en este caso, las críticas son más reveladoras. En Orihuela, en octubre de 1902, los hermanos Carreño han presentado un cinematógrafo que, según la prensa, da buenos resultados. El periodista se ha quedado con esta buena impresión a lo hora de redactar la siguiente gacetilla:

Continúa funcionando el cinematógrafo instalado en la plaza de la Constitución.
El público que en un principio acudía todas las noches a llenar el local, va mostrando su retraimiento porque compara este cinematógrafo con el que recientemente hubo aquí de los hermanos Carreño, que dicho sea en honor a la verdad, llevaba mejor y más variado repertorio, no obstante lo cual, ofrecía más economía en los precios.
Hasta ahora no hemos visto una película que merezca los honores de la repetición, excepción hecha de la en que se presentan las seis hermanas acróbatas que es el único que ofrece algún atractivo y novedad.
Además las diferentes cintas que se exhiben a diario ofrecen un asunto muy pasado de moda en esta clase de espectáculos y son de escasa duración.
Hemos oído decir que los dueños se reservan el repertorio vastísimo con que cuentan para cuando el público vaya alejándose del cinematógrafo, lo cual nos parece una anomalía, porque los precios que hoy rigen para ver lo mediano, han de ser idénticos a los que rijan cuando se presenten las películas de reserva, a menos que los explotadores del susodicho espectáculo se reserven también otra nota de precios especial para cuando lleguen los cuadros inéditos.
Los señores sacerdotes que hasta ahora acostumbraban a concurrir a esta clase de espectáculos cultos, muestran también su retraimiento por la exhibición de la mariposa en colores, que aunque se presenta honestamente, no deja de formar su presencia rudo contraste con los psalmos del Breviario. 


La Comarca, Orihuela, sábado 14 de febrero de 1903, p. 2.

Lo que ya se ha notado desde el año anterior, se confirma. Juan Minuesa y Pedro Agar no renuevan mucho su repertorio y no parecen ya responder a las expectativas del público. Por otra parte, la presencia de algunas cintas llega a molestar a las autoridades religiosas que, hay que decirlo, se escandalizan por muy poco. Al parecer, las críticas del periodista van a tener su efecto, ya que, pocos días después, estando ya en Alcoy, los directores publican una gacetilla donde, lo primero que se nota, es que el programa lo han renovado:

PALACIO LUMINOSO
Hoy miércoles será día de moda en el Cinematógrafo de la Plaza del Carmen, donde tendrán lugar varios e importantes estrenos.
En el escogido programa de esta noche figuran números muy originales: “El primer cigarro de un colegial”, “Los globos dirigibles de Santos Dumont”, “La mudanza precipitada”, “Los Hermanos Juliams, notables acróbatas”, “Un terrible incendio en Londres”, que es el cuadro más emocionante del Cinematógrafo, cuadro tomado del natural con el salvamento de las víctimas, y el grandioso cuadro de gran espectáculo, en colores, titulado “Ali Baba y los cuarenta ladrones”, entresacado de uno de los cuentos de “Las Mil y una noches”.
Los dueños del Cinematógrafo nos ruegan hagamos saber al distinguido público alcoyano, que no se ha tratado nunca de dar sesiones llamadas secretas, por cuanto su repertorio todo pueden verlo niños y mayores, habiendo sido este Cinematógrafo preferido entre varios y llamado para dar exhibiciones en los RR. PP. Dominicos de Vergara, los Escolapios de Zamora y Toro y los Jesuitas de Zaragoza y Valladolid.


Heraldo de Alcoy, Alcoy, miércoles 18 de marzo de 1903, p. 2.

Esta claro que este artículo es una respuesta directa a las críticas recibidas en Orihuela, tanto con relación a la variedad de vistas presentadas como a las autoridades religiosas. El artículo revela además una práctica habitual por aquel entonces, la de sesiones "secretas" reservadas a un público adulto donde se presentan cintas picantes. Además, ya se nota una fuerte presencia de las cintas de la casa Pathé, lo cual traduce la importancia que va cobrando cada día más la productora francesa. Eso no quita que una cinta como El Viaje a la luna siga funcionando (Heraldo de Alcoy, Alcoy, martes 28 de abril de 1903, p. 3). Además, el Palacio Luminoso dispone, como ya lo van haciendo otros muchos pabellones, de un orquestón:

Cada día es más creciente el favor que el público dispensa al “Palacio luminoso”, en el que todas las noches hay exposición de cuadros cinematográficos nuevos y de gran espectáculo, contando las entradas por llenos completos.
El gran órgano orquestón, que tiene instalado en el vestíbulo, llama también la atención pública, por lo bien ajustadas que resultan las piezas que ejecuta, entre ellas, la gran sinfonía de “La Prova de una ópera seria”, el pasodoble del “Bateo”, el “Jesús Nazareno”, de Gounod y otras muchas.


Heraldo de Alcoy, Alcoy, martes 24 de marzo de 1903, p. 2.

A falta de documentos gráficos, las descripciones que ofrece la prensa alcoyense permiten darnos una idea de la preparación del pabellón Palacio Luminoso. En cuanto al repertorio, Juan Minuesa presenta, con motivo del aniversario de la coronación de Alfonso XIII (17 de mayo de 1902), una serie de vistas de actualidad del evento:

Continúa en el Cinematógrafo de la Plaza del Carmen la exhibición de la colección de “Vistas cinematográficas completas de la Coronación de S. M. el Rey D. Alfonso XIII”, las cuales han sido las únicas expuestas en el Palacio Real de Madrid, y en la Embajada de España en París.
Entre dichas vistas figuran: La llegada de los Embajadores. La Puerta del Sol el día de la Coronación. La primera piedra del monumento de S. M. Alfonso XII. El Cortejo Real. El desfile militar, terminando la serie con la Gran batalla de flores, celebrada en el Retiro.


Heraldo de Alcoy, Alcoy, viernes 27 de marzo de 1903, p. 2.

Esta serie debida a Léo Lefebvre también forma parte del catálogo Pathé. La gira mediterránea termina, como el año anterior en Tortosa donde se inauguran las funciones el 14 de mayo, pero con la competencia de otro cinematógrafo, el Palacio de la Magia. También se presentan las siguientes cintas: Un viaje a la luna (Diario de Tortosa, Tortosa, 14 de mayo de 1903, p. 2), La Feria de ChicagoEl reciente viaje del rey de Inglaterra a París (Diario de Tortosa, Tortosa, 15 de mayo de 1903, p. 2).

En cuanto a la tournée veraniega por el Norte sigue ofreciendo las mismas características. El Palacio Luminoso está en Bilbao donde instala su pabellón en el mismo paseo del Campo Volatín, en agosto (BILBAO QUINTA 0192/033, Archivo Histórico Foral de Bizkaia), sigue luego, en septiembre para San Sebastián ("Carta al alcalde de San Sebastián", 30 de septiembre de 1903. Expediente: B-7-V (271-8), Archivo Municipal de San Sebastián) y, ya en octubre, está en Zaragoza, en la calle San Jorge, y termina, como de costumbre, en Huesca, en los úttimos días de noviembre:

“Palacio Luminoso”
Anoche se verificó por primera vez en este año la magnífica exhibición del Cinematógrafo que con el nombe de “Palacio Luminoso” tiene establecido en la plaza de Zaragoza, nuestro particular y muy estimado amigo el Sr. Minuesa.
Los cuadros ofrecidos a la contemplación del público son de lo más perfecto en su género y agradaron sobremanera en primer término los que representant la vida y hechos de Napoleón I y el Viaje a Roma, verdadera ilusión en virtud de la cual el espectador cree ser transportado en ferrocarril a la Ciudad Eterna cuyos monumentos contempla después sobresaliendo las vistas del Papa León XIII y de la Corte pontificia.
Las sesiones viéronse tan favorecidas que bien puede decirse que todas fueron un lleno.
No nos equivocábamos al asegurar ayer que el público oscense acudiría al “Palacio Luminoso” como lugar de agradable esparcimiento.
Los intermedios son amenizados con un excelente y artístico órgano movido por enegía eléctrica, que inerpreta clásicas composiciones musicales.


Diario de Huesca, Huesca, jueves 26 de noviembre de 1903, p. 3.

El pabellón sigue en Huesca hasta mediados de diciembre (Diario de Huesca, Huesca, miércoles 9 de diciembre de 1903, p. 3). Durante la estancia del Palacio Luminoso en la capital del Alto Aragón, también se presentan las vistas animadas siguientes: El Reino de las Hadas o las Maravillas de las profundidades del Océano (Diario de Huesca, Huesca, miércoles 2 de diciembre de 1903, p. 3), La Prisión de RavacholEl Viaje alrededor del mundoLas notables maniobras militares por la Caballería y Artillería de los Ejércitos extranjerosEntrada en Berlín de los reyes de Alemania y de Italia y Don Juan Tenorio (Diario de Huesca, Huesca, lunes 7 de diciembre de 1903, p. 3). Sin sorpresa, con el invierno Juan Minuesa y Pedro Agar regresan a Valencia, para la feria de Navidad donde se ha dado cita una parte importante de los feriantes dedicados a ese espectáculo que son, en la feria de 1903-1904, más de media docena los que ofrecen el espectáculo de las vistas animadas a los valencianos. (Ferias y Fiestas, Feria de Navidad, año 1903. Sección Primera Sub. I, Clase 2, sub. A, Archivo Municipal de Valencia).  

El progresivo asentamiento (1904-1906)

El año de los primeros rodajes (1904)

Con el año 1904, entramos en una nueva etapa de la carrera de Juan MInuesa. Aunque hasta entonces las estancias en las ciudades han sido más o menos largas, no se puede hablar realmente de un asentamiento. De hecho, la progresiva sedentarización de los prioneros no se produce hasta ese momento. Antes de que se piense en construir sala de cine, ex profeso, los feriantes ya empiezan a instalar sus barracones durante varias semanas o varios meses. Se trata de una evolución que se da en aquellos años. En el caso de Minuesa y Agar, sabemos que Murcia se va a convertir a partir de 1904 en su ciudad predilecta, sin que por eso dejen de presentar su Palacio Luminoso en otras ciudades de la Península, asociando así el asentamiento y la itinerancia. No tenemos constancia de que Juan Minuesa haya presentado algún cinematógrafo en Murcia antes de 1904, lo cual parece confirmar el siguiente anuncio:

Cinematógrafo
Se está procediendo con la mayor rapidez a la instalación en la Plaza de Romea del hermoso y elegante pabellón cinematográfico titulado “Palacio Luminoso”, que ha figurado en primera línea en las renombradas ferias de Burgos, Santander, Bilbao y San Sebastián.
Dicho pabellón nos visita por la primera vez y permanecerá breves semanas en Murcia por tener que ser instalado en el Norte de España.
Su repertorio en cuadros y proyecciones eléctricas es muy vasto, culto y serio; podremos, pues, admirar grandes novedades desconocidas en Murcia.
La inauguración del “Palacio Luminoso” tendrá lugar el domingo próximo con un repertorio completamente nuevo y de atracción.
En la instalación exterior o sea en el vestíbulo figura una completa maquinaria eléctrica y un hermoso Orchestrephone [sic] igualmente eléctrico con repertorio muy escogido tanto en música como en la popular.
“El Palacio Luminoso” ha obtenido éxito en cuantas capitales ha sido instalado.


El Liberal, Murcia, sábado 14 de mayo de 1904, p. 2

La recepción del Palacio Luminoso va a ser muy positiva en la capital y la buena sociedad presencia repetidamente las exhibiciones del cinematógrafo como lo subrayan estas aleluyas:

Se ve todas las noches
muy concurrido
el salón luminoso
por tipos finos
por mujeres que valen
muchos millones
y que dan a los hombres
mil desazones
Allí se ve la gloria
de la hermosura
Ay, Dios mío y qué chicas
que tiene Murcia.


El Diario murciano, Murcia, miércoles 25 de mayo de 1904, p. 2.

El interés de Juan Minuesa por la zona mediterránea se confirma cuando El Diario murciano anuncia que los dueños del Palacio Luminoso tienen la intención de edificar un teatro frente al Gobierno Civil, lo cual no llega a realizarse (El Diario murciano, Murcia, miércoles 20 de julio de 1904, p. 3), pero eso indicar claramente un cambio en la estrategia de explotación del cinematógrafo. Este fracaso hace que Juan Minuesa siga impertérrito con sus giras norteñas. Así lo localizamos en San Sebastián (septiembre) donde solicita la consabida prórroga ("Carta al alcalde de San Sebastián", 26 de septiembre de 1904, Expediente: B-7-V (271-8), Archivo Municipal de San Sebastián).

La gran novedad del año 1904 son indudablemente los primeros rodajes conocidos de Juan Minuesa y Pedro Agar. Ambos los van a realizar en Zaragoza y Huesca. Entre las cintas rodadas -no todas se llegan a plasmar en la prensa- tenemos dos que son temas muy clásicos, en particular en la filmografía española: "la salida de misa". Eduardo Gimeno ha sido tal vez el primero en rodar, en España, una cinta con este tema. Así recoge la información el Heraldo de Aragón :

Los Sres Agar y Minuesa, dueños del pabellón cinematográfico Palacio Luminoso que todos los años nos visitan han procedido con la mayor rapidez a su instalación en la plaza de San Felipe.
Zaragoza es el término de la tourné veraniega que los señores Agar y Minuesa realizan por Burgos, Bilbao, Santander y San Sebastián, y aquí la distinguida clientela de este pabellón podrá admirar todas la novedades cinematográficas dignas de ser conocidas al propio tiempo que se exhibirán cintas de interés local, figurando en primer término, La salida de la misa de doce del Pilar el domingo 2 del actual.


Heraldo de Aragón, Zaragoza, martes 11 de octubre de 1904, p. 2.

Así, la que se puede considerar como su primera película, lleva por título La salida de la misa de doce del Pilar  y su rodaje ha tenido lugar el domingo 2 de octubre de 1904. Al parecer, es probable que esta cinta forme parte de una serie rodada por los pioneros como parece indicarlo una reseña oscense (Diario de Huesca, Huesca, sábado 26 de noviembre de 1904, p. 3).  En Huesca, precisamente, es donde se inaugura el pabellón cinematográfico, el 20 de noviembre, durante la feria, en la plaza de Zaragoza:

Palacio Luminoso
Ayer hizo su inauguración este bonito Pabellón Cinematográfico que ocupa el primer término en nuestra feria de la plaza de Zaragoza.
Los Sres. Minuesa y Agar dueños de este Cinematógrafo nos visitan todos los años para esta época, por eso y a pesar del grandioso éxito que a diario obtenían en Zaragoza donde se hallaban instalados no han vacilado por gratitud en volver a visitarnos.
Muchas son las novedades que nos prepara el Palacio Luminoso pues desde su visita del año pasado ha adquirido numerosas y grandiosas atracciones cinematográficas, y que cada noche figurarán sucesivamente en los dos programas que se han de cambiar a diario.
Esta noche tendrán lugar notables estrenos figurando en primer lugar “El Naufragio y Salvamento”, “Los Funerales de la Reina Isabel II en París”, y el sensacional cuadro “Indios y Con Boys” o sea el secuestro de una familia por los Pieles Rojas.
Los verdaderos aficionados al Cinematógrafo habrán de ser concurrentes a diario del Palacio Luminoso si quieren admirar todas sus novedades, porque todos los días sus programas serán nuevos y variados.


Diario de Huesca, Huesca, lunes 21 de noviembre de 1904, p. 3.

Pocos días después se presentan las vistas rodadas en Zaragoza y se anuncia el rodaje de la salids de misa en Huesca:

“Palacio Luminoso”
Los Sres. Minuesa y Agar dueños del Cinematógrafo titulado “Palacio Luminoso” han acordado dar hoy sesiones extraordinarias a beneficio del público con gran rebaja en los precios que son a diez céntimos la entrada general y treinta céntimos la silla de preferencia.
En la primera serie exhibirán además de otros cuadros notables la “Solemne y grandiosa Peregrinación a Nuestra Señora de Lourdes” y en la segunda “Las fiestas de Zaragoza” y cuadros de América, el Canadá y la Suiza.
Mañana domingo, a la salida de la misa de doce de San Lorenzo, dichos señores tomarán una vista cinematográfica donde podrán figurar todas las personas que gusten asistir; esta vista se exhibirá en breve en el “Palacio Luminoso”.


Diario de Huesca, Huesca, sábado 26 de noviembre de 1904, p. 3.

Los dueños del Palacio luminoso terminan el año en Valencia y sabemos que su superficie es de 243 m2 ( (Ferias y Fiestas, Feria de Navidad, año 1904. Sección Primera Sub. I, Clase 2, sub. A, Archivo Municipal de Valencia).

Continuidades (1905)

El fracaso del año anterior para poder abrir una sala de cine en Murcia hace que Juan Minuesa -que figura en el apartado "Profesores y Peritos mercantiles", calle de la Libertad, 11 en el Anuario del Comercio- siga con sus giras. Pero curiosamente va a ver víctima a su vez de las primeras salas zaragozanas. Efectivamente, el ayuntamiento, en febrero de 1905, no le concede el permiso para poder abrir su barracón en la plaza de San Felipe, donde ha estado el año anterior, por miedo a que le haga la competencia a las tres primeras salas fijas de la capital aragonesa (véase Agustín Sánchez Vidal, El siglo de la luz, Zaragoza, Caja de Ahorros de la Inmaculada de Aragón, 1996, p. 97). El año 1905 confirma además la progresiva instalación en la región murciana del Palacio Luminoso. En la capital, se inaugura el 13 de enero, en la plaza de Santo Domingo (El Liberal, Murcia, jueves 12 de enero de 1905, p. 2). Ese mismo día se publica en el mismo periódico el siguiente anuncio:

minuesa 1905 murcia

El Liberal, Murcia, 12 de enero de 1905, p. 2

En realidad se trata de una referencia directa a varios películas que tienen un éxito considerable en aquel momento. La primera cinta, estrenada en junio de 1904, es Personal  de la American Mutoscope & Biograph Co, pero muchas productoras van a rodar sus plagios incluso uno español, El heredero de casa PrunaEn cuanto a la versión presentada, podría ser la cinta de PathéDix femmes pour un mariEn cualquier caso, se trata de un anuncio original. En cuanto a Juan Minuesa se dedica a recorrer la provincia, y después de la capital está en Lorca (El Tío Perico, Lorca, jueves 16 de marzo de 1905, p. 3). 

minuesa 1905 lorca

El Tío Perico, Lorca, 16 de marzo de 1905, p. 3.

Tras una estancia de varias semanal en Murcia, Juan Minuesa y Pedro Agar salen para Reus, donde van a permanecer durante la segunda quincena del mes de marzo.  En este caso, los dueños del Palacio Luminoso vuelven a rodar una película, aunque el tema no varía:

El estreno de la cinta cinematográfica local “Salida de la Misa de doce en la Iglesia de San Pedro”, proyectada en el lujoso pabellón de la Plaza de los Cuarteles, atrajo anoche numerosa concurrencia, que contempló sus bien tomadas vistas.
Felicitamos al dueño del local señor Minuesa, por la deferencia hacia el público reusense.


Diario de Reus, Reus, martes 28 de marzo de 1905, p. 3.

La gira por el Norte es parecida a la de los años anteriores y los dos pioneros presentan su Palacio Luminoso en Bilbao (El Nervión, Bilbao, miércoles 16 de agosto de 1905, p. 1.), en San Sebastián, para la fiesta de septiembre ("Carta al alcalde San Sebastián", 26 de septiembre de 1905. Expediente: B-78-V (271-8), Archivo Municipal de San Sebastián) y en octubre, en Zaragoza, en el solar del derruido Palacio Zaporta. Finalmente, en diciembre, se abre el Palacio Luminoso en Valencia, para la feria de invierno ( (Ferias y Fiestas, Feria de Navidad, año 1905. Sección Primera Sub. I, Clase 2, sub. A, Archivo Municipal de Valencia) donde también están Enrique FarrúsAntonia Requena y Antonio Sanchís. El interés por los barracones de cinematógrafo parece decaer, y sólo acuden menos de la mitad que el año anterior.

Los Palacios Luminosos (1906)

Lo que marca indudablemente el año 1906 es la multiplicación de "palacios luminosos" que se van presentando en diferentes lugares de la península. Desconocemos qué forma tiene la "empresa" puesta en marcha por Pedro Agar y Juan Minuesa, para hacer que funcionen los 5 cinematógrafos. Ni siquiera sabemos si todos llevan el mismo nombre. Lo cierto es que, en caso de funcionar los 5 al mismo tiempo, es preciso poder disponer de una infraestructuara mínima. En esos primeros meses del 1906, van a instalarse, por lo menos dos pabellones, que llevan el nombre de "Palacio Luminoso",, uno en Murcia, otro en Orihuela. El segundo se inaugura el 13 de febrero y evoca precisamente "varios cinematógrafos establecidos":

Inauguróse ayer el "Palacio Luminoso" con sus sesiones de cinematógrafo, al que dispensó una gran acogida el numeroso público que lo visitó, y al que pudo admirar lo escogido del programa, por los interesantes y curiosos cuadros que lo componían, proyectados por un aparato de fijeza sin igual, desconocido hasta el presente por este distinguido público.
Esto, unido con la gran narración de cuadros que se proponen dar sus propietarios, único en España que de continuo reciben cuantas novedades [se] fabrican en Inglaterra y Francia, por tener varios cinematógrafos establecidos, creemos que será elemento suficiente, para que aquel pabellón sea diariamente punto de reunión de la buena sociedad de Orihuela.


El Diario, Orihuela, 14 de febrero de 1906, p. 3.

Este primer "Palacio Luminoso" sigue anunciándose hasta mediados de marzo y poco sabemos del repertorio: Los pequeños vagabundos (El Diario, Orihuela, 12 de febrero de 1906, p. 3) y La gallina de los huevos de oro (Unión republicana, Orihuela, 10 de marzo de 1906, p. 4). En cuanto al segundo pabellón se inaugura en Murcia, el 15 de febrero: 

Nuevo Cinematógrafo
Hoy jueves a las seis de la tarde tendrá lugar la inauguración del magnífico pabellón cinematográfico que los señores Agar y Minuesa tenían instalado en Valencia después de su habitual excursión a Santander, Bilbao y San Sebastián.
El repertorio considerable que los Sres Agar y Minuesa poseen, sosteniendo cinco Cinematógrafos funcionando constantemente y las continuas novedades que reciben de Nueva York, París y Londres hace que en Murcia podamos admirar todo lo que de notable encierra hoy el arte cinematográfico.


El Liberal, Murcia, jueves 15 de febrero de 1906, p. 3. 

En aquel momento, otro cinematógrafo de Antonio Manresa presenta películas en el Teatro Circo. El Palacio Luminoso se adapta al público murciano por razones claramente económicas e instaura una forma de "sesión continua":

En el Palacio Luminoso de Agar y Minuesa (solar de Zabálburu) continúan presentándose cuadros de novedad ante una distinguida concurrencia.
Las secciones son largas y se ha suprimido la espera, haciendo que entre el púbico al llegar y vea el resto de la sección que funciona y la siguiente.
El magnifico órgano ameniza los cortos intermedios, con general contento de cuantos lo oyen.


El iberal, Murcia, 24 de febrero de 1906, p. 2.

Las sesiones del Palacio Luminoso de Murcia combinan exhibiciones cinematográficas y número de varietés (El Liberal, Murcia, martes 27 de marzo de 1906, p. 1) y, por supuesto, se organizan además funciones benéficas como la del Entierro de la Sardina (El Liberal, Murcia, martes 3 de abril de 1906, p. 1). A partir del día 5 de abril 1906, Pedro Agar y Juan Minuesa se trasladan al Teatro Circo Villar:

Teatro Circo Villar
Esta noche reanudará sus funciones cinematográficas el teatro-Circo Villar, bajo la nueva empresa de los señores Agar y Minuesa, dueños del salón "Palacio Luminoso".
Como novedad debutará un notable ventrilocuo el cual amenizará el espectáculo en vez de los hermanos Palacios.
Estos jóvenes artistas marcharán mañana a Sevilla, donde han sido contratados ventajosamente.


El Diario Murciano, Murcia, 5 de abril de 1906, p. 3.

A pesar de los varios meses de estancia en Murcia no se sabe prácticamente nada del repertorio de películas que se van estrenando, dejando de lado la "superproducción" , Vida, Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo:

Palacio Luminoso
En este Cinematógrafo tendrá lugar esta noche una verdadera solemnidad artística, pues se trata de la exhibición de la obra más considerable del Cinematógrafo moderno con la presentación del cuadro histórico Vida, Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo, cuadro preciosamente hecho en París, que cuenta 35 escenas y que mide más de mil metros de largo.
El Palacio Luminoso que nos ha dado continuamente tantos y tan variados estrenos puede esta orgulloso de presentar el primero en Murcia este importante cuadro, lo cual viene a justificar el éxito de este Pabellón nunca abandonado por la elegante sociedad murciana.


El Liberal, Murcia, 20 de febrero de 1906, p. 3.

Aunque no existe una versión francesa de la "Vida, Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo" que conste de 35 escenas, es bien probable que se trate de la de PathéLa Vie et la Passion de Jésus-Christ que tiene 32 cuadros.

La gira de verano de los pioneros los conduce primero a Hellín donde van a instalar su pabellón durante la segunda quincena de abril (Gente nueva, Hellín, domingo 29 de abril de 1906, p. 3). Un Palacio Luminoso empieza a exhibirse en Ávila, en junio de 1906:

CINEMATÓGRAFOS
Esta noche se verificará en el "Palacio Luminoso" una gran función con un extraordinario programa verdaderamente notable.
***
Mañana festividad de San Pedro, habrá sesiones de tarde en los dos cinematógrafos que funcionan en esta ciudad.
Sesiones para hoy.
PALACIO LUMINOSO.—(Calle de San Segundo).Programa.
Buscando el Afilador, cuadro cómico.—Corradini domador de Leones.—Las tres fases de la Luna en colores, cómico.— Borrachera de un soldado, cómico.—Cuadro dramático el Vagabundo.—Carnaval de Venecia, color.—Gran Éxito del Cuadro dramático.—Secuestro de Niños o fidelidad recompensada.—Familia ciclista o una Excursión desgraciada, cómico.
Diariariamente [sic] variación todos los cuadros…


El Diario de Ávila, Ávila, 28 de junio de 1906

La estancia abulense es bastante larga y el Palacio Luminosos permanece probablemente más de un mes presentando sus cintas. En julio, otro programa se publica con motivo de una sesión benéfica:

FUNCIÓN BENÉFICA
PALACIO LUMINOSO
Los Sres. Agar y Minuesa correspondiendo a la favorable acogida que esta población ha dispensado al Cinematógrafo y Novedades Artísticas de que son propietarios y con objeto de significarla, de una manera que puedan satisfacer a todos los vecinos de la misma, la gratitud que, por ello, creen deberles, han determinado contribuir a la suscripción abierta para la construcción del Grupo Escolar Cervantes con el importe total de las entradas a las secciones que tendrán lugar el viernes, 20 de los corrientes, con arreglo al siguiente programa:
1. Estreno del cuadro tomado del natural, titulado Círculo de la muerte.
2. El bonito cuadro cómico No se permite nadar.
3. Ataque a una casa china.
4. El interesante cuadro Caballos y perros amaestrados, del natural.
5. Oros, copas, espadas y bastos, en colores.
6. El cuadro dramático que lleva por título El vagabundo.
7. El precioso cuadro tomado del natural Un viaje a Montserrat.
8. El chistosísimo cuadro cómico La paga de la semana.
Las sesiones darán principio a las ocho y media, nueve y media y diez y media.
La banda de música principal amenizará el sitio en que se halla instalado el pabellón, tocando escogidas piezas.
Precios los de costumbre.


 Citado por Emilio C. García Fernández, Ávila y el Cine, historia, documentos y filmografía, Tomo 1, Ávila: Diputación Provincial, 1995, p. 46.

Por lo que se puede indentificar, buena parte del repertorio sigue formado por cintas de la casa Pathé. Pero de todas las estancias de 1906, la de mayor importancia es indudablemente la que el Palacio Luminoso va a efectuar en Salamanca, donde se va a quedar durante varios meses. A primeros de agosto, el pabellón de los dos pioneros se instala en la plaza de Colón. Como se suele hacer, los dueños del pabellón organizan una proyección reservada para las autoridades y los periodistas, el 1º de agosto:

Nuevo cinematógrafo
El cinematógrafo instalado en la plaza de Colón, hizo anoche ante una brillantísima concurrencia y en una sesión de convite las pruebas de inauguración.
La barraca construida por los señores Agar y Minuesa, reúne cuantas condiciones pueden pedirse, para lograr el mayor número de comodidades posibles. La parte alta de los tablones que le sirven de paredes laterales, no llegan hasta el techo, proporcionando así al salón dos ventiladores naturales, a los que adornan algunas ramas de follaje, que chocaron extraordinariamente a uno de nuestros más conspicuos concejales, que reparó en que muy cerca de aquel lugar había chicas tan bellas como las mismas flores y exclamó; para que nada falte, hasta hay follaje. Ya se ve que en nuestra clase de ediles los hay hasta galantes.
Para que todo esté completo pudimos ver hasta un extintor de incendios.
Y dicho todo o casi todo respecto a las condiciones materiales de la instalación, solo nos falta añadir que el aparato es de los mejores que existen, que la energía eléctrica en él empleada es tan abundante, que cuando no está funcionando da a la plazuela el aspecto de un incendio, y que las películas a más de ser nuevas, son escogidas y tan variadas como bonitas.
En la sesión de anoche que no tuvo nada de sesión de ensayo, fueron extraordinariamente aplaudidos todos los cuadros que se exhibieron.
Los señores Agar y Minuesa que si no son los reyes, son por lo menos los príncipes del cinematógrafo, conseguirán con su instalación en Salamanca tan pingües ganancias, como indiscutibles triunfos.
Celebraremos extraordinariamente que así sea, porque el nuevo cinematógrafo lo merece.
El Diablo de la feria
**
Esta noche se abrirá al público, con el estreno de la película del atentado regio.


El Castellano, Salamanca, jueves 2 de agosto de 1906, p. 2.

La descripción bastante detalladas del pabellón nos da una idea de lo que puede ser. Por lo demás la prensa recoge, con bastante precisión, el amplio repertorio de las vistas presentadas en Salamanca. Lo que también indica, con humor, El Castellano es el éxito que tienen las sesiones del Palacio Luminoso, en particular para el estreno de El viaje a través de lo imposible:

Palacio Luminoso
El viaje a través de lo imposible
Como ya indica nuestra Copia del día, anoche no había más imposible en el cinematógrafo de la plazuela de Colón, que lo de poder tomar una entrada y colocarse en el respectivo asiento, sin llevar unos cuantos achuchones y codazos. La aglomeración de gente era tal cerca de la taquilla, que más de una vez hubo de suspender la venta de localidades. Las que era posible despachar para cada sesión se agotaban en pocos minutos y los que no encontraban billetes para una, esperaban a la siguiente, paseando por la plaza aquella, que anoche se vio más concurrida que la Mayor en día de tómbola y música.
Está visto que lo imposible atrae a las gentes y las produce una sugestión tan irresistible, que vence hasta los más arraigados hábitos de economía. Verdad es que el imposible, a través del cual podíamos viajar todos anoche, era un imposible barato: de dos reales la clase extra.
El argumento de la película, que hay quien afirma que fue concebido por la humorística imaginación de Taboada, es de lo más sencillo y gracioso que puede darse en lo fantástico. Trátase de unos sabios que con sus respectivas señoras hacen su viaje al sol de ida y vuelta, sufriendo unas cuantas peripecias de la mayor parte de las cuales salen perfectamente todos, incluso "doña Pancracia la gorda", que es una "sabia" de mucho peso."
Allí se ven trenes que vuelan, vagones neveras, submarinos que se incendian dentro del mar, y otras lindezas por el estilo; aquello es cándidamente delicioso.
Taboada logró un éxito completo y más que la empresa Agar y Minuesa que hizo anoche no un viaje a lo imposible, sino un viaje redondo.
Suponemos que el cuadro tan aplaudido anoche se repetirá para que puedan verlo y gozarse en sus graciosas escenas los muchos curiosos que tuvieron que volverse a casa sin haber hecho más viaje que el muy infructuoso desde su domicilio a la plaza de Colón.


El Castellano, Salamanca, martes 21 de agosto de 1906, p. 2

De la larga estancia del Palacio Luminoso en la ciudad, podemos entresacar algunos puntos. Lo primero es que, como es habitual, se va a organizar una sesión benéfica para el Hospicio de Salamanca (El Castellano, Salamanca, viernes 24 de agosto de 1906, p. 2). Otra información relevante es que, cuando en septiembre, Pedro Agar y Juan Minuesa quieren pedir una prórroga para permanecer en la plaza de Colón, "este Cinematógrafo continuará establecido en el sitio donde se halla, para lo cual satisfará las ¡¡¡mil pesetas!!! Exigidas por el Ayuntamiento" (El Castellano, Salamanca, sábado 1 de septiembre de 1906, p. 2). El negocio también es rentable para las ciudades que alquilan espacios a los exhibidores. Por otra parte, la necesidad de poder alternar las sesiones cinematográficas y la presencia de números de varieté, implican algunas modificaciones y por eso "Los señores Aghar y Minuesa están construyendo en la barraca del cinematógrafo un escenario, donde se exhibirá un célebre ventrílocuo que se encuentra en una de las principales capitales de España." (El Lábaro, Salamanca, miércoles 19 de septiembre de 1906, p. 2.) Eso les permite a los pioneros multiplicar los espectáculos. Por las tablas del Palacio Luminoso van a desfilar muchos artistas: Sr. Juliano (El Lábaro, Salamanca, viernes 28 de septiembre de 1906, p. 3), las coupletistas italianas Bianca y Neera (El Castellano, Salamanca, jueves 4 de octubre de 1906, p. 2), el ventrílocuo señor Llobet o Llovet (El Castellano, Salamanca, martes 23 de octubre de 1906, p. 2), la pareja de baile señores Vivi (o Huri) y Portella (El Castellano, Salamanca, lunes 19 de noviembre de 1906, p. 2), las señoritas Pico y Madrileña (El Castellano, Salamanca, lunes 10 de diciembre de 1906, p. 2) y el cantador y monologuista, el Rey de la Jota, el señor Garcés (El Castellano, Salamanca, lunes 10 de diciembre de 1906, p. 2). Durante el otoño, mientras sigue el Palacio Luminoso en Salamanca, Juan Minuesa está en San Sebastián para las fiestas (Carta al alcalde de San Sebastián enviado por los feriantes para prolongar su estancia. 21 de septiembre. Expediente: B-7-V 271-8, Archivo Municipal de San Sebastián). Según lo comprobado en años posteriores, Pedro Agar es quien parece llevar el Palacio Luminoso de Salamanca. Lo último que merece señalarse es indudablemente la presencia de un explicador, Santiago Teverga, que, de hecho, es bastante más que un simple "orador":

El Demóstenes encargado de ilustrar al auditorio del Palacio Luminoso, con la explicación de las películas complicadas, es un honorable y desatinado charlatán que no se para en barras para cumplir con su civilizadora misión.
Hace unas noches se proyectó sobre el lienzo la tragedia de Otelo, y el buen hombre, a trancas y barrancas, despachó la cinta, explicando las "hazañas de un negro, y metiendo en el montón de los actores anónimos a Yago, el traidor, y a la infeliz Desdémona.
Anoche pasó a mayores. Se trataba de un cesante con casaca a cuadros que ascendía al Olimpo en compañía de un Mercurio, flojo de ropas, como corresponde a su representación pagana. El "orador" se despachó a su gusto llamando por nombre celestial al vinoso Baco, y apellidando bailes seráficos a la danza cancanesca de las Bacantes, confundiéndose lastimosamente con…! la acera de enfrente, hasta el punto de no reconocer la Fragua de Vulcano, tan popularizada por la fototipia y por los menos populares billetes del Banco.
Sería obra de cultura ofrecer al joven improvisador una plaza de cicerone para que encerrar su erudición en una guía local, histórico-descriptiva.


El Lábaro, Salamanca, lunes 7 de diciembre de 1908, p. 2.

Y lo cierto es que el espectáculo no siempre está en la pantalla, y las vistas presentadas, por interesantes que sean, palidecen frente a los happenings que organiza el señor Teverga:

Palacio Luminoso
Con la concurrencia de siempre, que es tanta como permite la capacidad del salón, celebráronse anoche en el de Variedades las cuatro o cinco sesiones cinematográficas de costumbre.
Las películas expuestas fueron admiradas en particular la titulada el Deshollinador que es de una extensión de 800 metros y contiene cuadros en colores de un gran efecto.
Pero la novedad de la noche consistió en la presencia de un graciosísimo borracho que desde su asiento interrumpió con sus ocurrencias más de una vez al orador cinematográfico señor Teverga, sosteniendo con él un diálogo animado y de veras chispeante. El borracho resultó ser el propio señor Garcés, el celebrado cantador de la Jota, que hizo tan admirablemente su papel, que por borracho auténtico lo hubiera tomado aún el más serio y perspicaz de los alcaldes.
Después, y ya completamente sereno el señor Garcés, cantó la jota y representó su monólogo "La venta del burro" consiguiendo los más grandes aplausos.
Por su parte las artistas Picó y Madrileña entretuvieron a los aficionados a ver bailar.


El Castellano, Salamanca, miércoles 12 de diciembre de 1906, p. 2.

A finales de diciembre, el Palacio Luminoso se sigue anuncian en la prensa, y seguirá haciéndolo en las primeras semanas de 1907... Durante los largos meses de estancia en Salamanca, se presenta un importante repertorio compuesto de las siguientes cintas: Los perros contrabandistas (El Lábaro, Salamanca, jueves 2 de agosto de 1906, p. 2), El que la hace la paga, Pesca furtiva, Curiosidad castigada, Metamorfosis de una mariposa, Borrachera de un soldado, Carnaval en Venecia, Novio chasqueado, La gallina de los huevos de oro (El Castellano, Salamanca, sábado 4 de agosto de 1906, p. 2), La pesca del atún, La caravana de automóviles en el Pardo, Los pequeños vagabundos (El Lábaro, Salamanca, sábado 4 de agosto de 1906, p. 1), Carta de amor, No se permite nadar, Acróbatas criados modernistas, Papagallos amaestrados, Lectura interesante, Colmena maravillosa, Ducha del ratero (El Castellano, Salamanca, lunes 6 de agosto de 1906, p. 2), Juego de pelota a caballo, Ensayo de automóviles, Incendio de un teatro en Chicago, Baile del Kake-val en el país de los enanos, Salado enamorado, Bulto Frágil, Un drama en alta mar, La paga de la semana (El Castellano, Salamanca, martes 7 de agosto de 1906, p. 2), Hada de las flores, en colores, Torpederos en peligro, Cómpreme un automóvil, Guerra infantil, Sacudiendo alfombras, Tocas y tocados, Una pulga molesta, El cofre del Rajá, en colores (El Castellano, Salamanca, miércoles 8 de agosto de 1906, p. 2), Pintor y músico, Ganso de Navidad, Disparo de torpedos, Traje improvisado, Las tres fases de la luna, El goloso tomado por un ladrón, ¡Vaya una broma!, Viaje a una estrella, Recor de la milla, Almuerzo del Sabio, Canoas automóviles, Mr. Bidel, domador de leones, Martes 13, día desgraciado, Venganza de Pierrot, en colores, Mi marido viene (El Castellano, Salamanca, viernes 10 de agosto de 1906, p. 2), Lavanderas alegres, O la [sic] del quinto, El res [sic] del quinto, Sueño de un pescador, Los cuatro Reyes de la Baraja, en colores, Venganza de inquilinos, Grandes carreras de automóviles en Francia. 1906 (El Castellano, Salamanca, sábado 11 de agosto de 1906, p. 2), Equilibrista fin de siglo, Capilla pública. Salida de sus majestades los Reyes de España, Panorama en Gandía a la luz de la luna, Aprendiz travieso, Prestidigitador y Bomberos, en colores, Viaje de placer, Incendios y terremotos en San Francisco de California, La Vendetta, o la venganza de los Abruzzos (El Castellano, Salamanca, lunes 13 de agosto de 1906, p. 2), Regador regado, Círculo de la muerte, Concurso de bebés, Duelo jocoso, Ensayos de aereoplanos, Dado mágico, La Calumnia o una falsa acusación, Un Amante de la Luna (El Castellano, Salamanca, martes 14 de agosto de 1906, p. 2), Comisario apaleado, Baile Copelia, (en colores), Borrachera fenomenal, Curiosidades de una portera, Baile del Kake wal, (en colores), Los apaches de París (El Castellano, Salamanca, miércoles 15 de agosto de 1906, p. 2), Panorama del parque de Barcelona, Buen estreno, Nuestros buenos criados, Cascada de fuego, Caballos y perros amaestrados por Mr. Corradini, Abanico mágico, Boda del marino, Incendio de un buque en alta mar, Se da de comer (El Castellano, Salamanca, viernes 17 de agosto de 1906, p. 2), Fregolidades, Junglares pedestres, Ataque a una casa china, Ladrones robados, El primer domingo de un recluta,, La primera salida, Desgraciado en el juego, afortunado en amores (El Castellano, Salamanca, miércoles 22 de agosto de 1906, p. 2), Niño improvisado, Navidad de 1904, Niñas traviesas, En casa del fotógrafo, Albañiles diabólicos, Drama en los aires, Familia ciclista, Ilusionista mundano, Rosal maravilloso, Seda de Camer (El Castellano, Salamanca, viernes 24 de agosto de 1906, p. 2), El primer cigarro de un colegial, Agencia de matrimonios, Los gomosos hermanos Laurentys, Los tres fenómenos más raros del mundo, Boda popular, Vida, Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo (El Castellano, Salamanca, lunes 27 de agosto de 1906, p. 2), Casa de campo, Hada de la primavera, en colores, Regreso del náufrago (El Castellano, Salamanca, martes 28 de agosto de 1906, p. 2), Aceras movibles en París, La pesca del salmón), Desbalijador nocturno, transformaciones,Una ojeada en cada piso, Fidelidad recompensada, Gran corrida de toros en la plaza nueva de Barcelona por las cuadrillas de Algabeño, Lagartijillo y Morenito de Algeciras (El Castellano, Salamanca, miércoles 29 de agosto de 1906, p. 2), Derribo de una chimenea, Asno luchador en el Circo, Palacio de Versalles, Campeón ciclista,, Excursión a Turquía o Viaje a Turquía, Vaya una fotografía, Viaje del tío Pepete a París (El Castellano, Salamanca, jueves 30 de agosto de 1906, p. 2), Panorama visto y tomado desde un tren en marcha, Noche espantosa, Caídas del Rhin, El contrabandista, La pesca de la ballena, Grandes movimientos de precisión por los alumnos de una escuela militar francesa, Carnaval en Niza en 1906 (El Lábaro, Salamanca, viernes 31 de agosto de 1906, p. 2), Carreras de burros, El crepúsculo, Miss Robinsón (artistas [sic] gimnástica) , ¿Me quieres o me mato?, Evoluciones de un Colegio, Viaje de París a Montecarlo (El Castellano, Salamanca, sábado 1 de septiembre de 1906, p. 2), Panorama nevado, Banco de Londres, Niña atrevida, Pitillo del golfo, Cacería del Rencífero (El Lábaro, Salamanca, lunes 3 de septiembre de 1906, p. 2), Baile sobre un lago, El perro y la pipa, Un domingo en Londres, o sea una jira náutica en el río Támesis, Carambola aérea, Pesca furtiva, Gran cacería del ciervo (El Lábaro, Salamanca, martes 18 de septiembre de 1906, p. 2), Barco japonés, El artista Fregoli con sus transformaciones, Historia de una peluca, Huéspedes granujas, Carreras de caballos en Londres, Tranvía aéreo en los Estados Unidos, Distracción aprovechada, Gato con botas (El Castellano, Salamanca, jueves 20 de septiembre de 1906, p. 2), Pintura animada, Patinadores en el parque central de Londres, El sombrero de papá, Niña secuestrada y hallada por su perro, Lucha de un toro y un tigre en la plaza de Toros de San Sebastián, El expresidiario, Un viaje a Roma (El Lábaro, Salamanca, martes 25 de septiembre de 1906, p. 2), Crimen misterioso (El Castellano, Salamanca, jueves 11 de octubre de 1906, p. 2), El viaje de Loubet a Madrid (El Lábaro, Salamanca, viernes 9 de noviembre de 1906, p. 2), Percances en un tonel (El Castellano, Salamanca, miércoles 5 de diciembre de 1906, p. 2), El Deshollinador (El Castellano, Salamanca, miércoles 12 de diciembre de 1906, p. 2), Historia de un náufrago (El Castellano, Salamanca, miércoles 26 de diciembre de 1906, p. 2).

La mayoría de las películas provienen del catálogo Pathé, algunas de otros, como los de LumièreGaumont y Méliès. Dos cintas merecen ser destacadas: La caravana de automóviles en el Pardo Panorama en Gandía a la luz de la luna que al no figurar en ningún catálogo conocido podrían haber sido rodadas por el propio Juan Minuesa.

Mientras siguen las proyecciones de Salamanca, otro pabellón se instala en Valencia, y de la mano del propio Juan Minuesa firma, en nombre de los feriantes, la carta habitual (Juan Minuesa, Carta al ayuntamiento de Valencia, 4 de febrero de 1907, Archivo Municipal de Valencia) para poder quedarse unas semanas más, después de la feria de invierno. Gracias a esta misma carta sabemos que sigue viviendo en Zaragoza, calle de la Libertad, nº 11.

Este año confirma que los dos socios se han repartido la Península. La zona mediterránea es la que lleva Juan Minuesa. En cuanto a Pedro Agar, se ocupa de los aparatos situados en Castilla -y tal vez Extremadura- como lo confirma, a finales de 1906 esta gacetilla a propósito de la instalación de un aparato en Zamora:

El señor Gobernador civil ha concedido el permiso que solicitaba don Pedro Agar, para abrir al público un cinematógrafo que se halla instalado en el corralón de la casa del hospicio.


Heraldo de Zamora, Zamora, 23 de noviembre de 1906, p. 2.

... Y después (1907-[1911])

Juan Minuesa y Pedro Agar disponen desde el año anterior de una "red" de pabellones -al parecer 5- que les permite responder a la demanda. También conviene decir que el asentamiento se confirma. Entre las ciudades más visitadas y durante más tiempo están por supuesto MurciaSalamanca y Valencia. En Salamanca, Pedro Agar no solo lleva el Palacio Luminoso, sino que también se ocupa del cinematógrafo del Liceo, por lo menos desde final de 1906. Está instalado en Salamanca, Plaza de la Verdura, nº 64 (El Adelanto, Salamanca, 12 de enero de 1907, p. 2). En los siguentes años, la estructura global no sufre modificaciones significativas. Juan Minuesa sigue activo, por lo menos, hasta 1911. Precisamente, redacta su testamento, el 22 de febrero, en la oficina del notario Pablo Pérez Lagraba. En dicho documento, Juan Minuesa instituye heredera a su hermana Juana Minuesa y Marco (Archivo Histórico). Es posible que en aquel momento, por razones desconocidas, Juan Minuesa piense que tiene que redactar dicho documento. En el Anuario del comercio, de la industria, de la magistratura y de la administración (1910 y 1911), Juan Minuesa sigue apareciendo en el apartado "Profesores y Peritos Mercantiles". Es muy probable que el año 1911 o 1912 marque el final tanto personal como profesional de Juan Minuesa. Posteriormente, y hasta 1915, algunos Palacios Luminosos siguen presentando películas. Tal es el caso del que está en Orense en las últimas semanas de 1911, arrendado por "el Sr. Pinacho, dueño del Palacio de la Ilusión, de Vigo..." (La Correspondencia de España, Madrid, 3 de octubre de 1911, p. 3) y que cambia su nombre por el de "Salón Pinacho" (La Correspondencia de España, Madrid, 23 de noviembre de 1911, p. 3. Otro Palacio Luminoso, también por Extremadura circula a partir del año 1912, y cuyo dueño es Enrique García (El Bloque, Cáceres, 1º de junio de 1912, p. 2). Pero en estos casos, tanto Minuesa como Agar han desaparecido de la prensa.

Años más tarde, en 1941, fallece Georgette Leblanc, en Le Cannet. En el certificado de defunción figuran dos errores : su fecha y lugar de nacimiento (8 de febrero de 1875 en Tancarville [sic]) y su situación familiar (soltera)... 

Bibliografía

http://mmaeterlinck.canalblog.com/archives/2008/01/13/7589412.html 

Benoît-Jeannin Maxime, Georgette Leblanc, Bruxelles, Le cri Edition, 1998, 582 p.

Agradecimientos

Agradecimientos a la familia de Juan Minuesa Marco que nos ha autorizado a utilizar algunas fotografías.

3

Filmografía

La filmografía de Juan Minuesa queda por establecer, pero se le pueden atribuir, como toda probabilidad las vistas siguientes.

1904

1906

Afin d'optimiser votre expérience sur ce site, nous utilisons des cookies. Ils visent essentiellement à réaliser des statistiques de visites. En poursuivant votre navigation, vous acceptez l’utilisation de cookies.