PAMPLONA

Jon LETAMENDI GÁRATE
Jean-Claude SEGUIN VERGARA

Pamplona, capital de la provincia de Navarra, tiene 29 753 habitantes (Censo 1897)

1896

El kinematógrafo de Alberto Durán (Teatro Principal, 24-28 de octubre de 1896)

Si bien siguen existiendo dudas sobre Alberto Durán y su estancia en Zaragoza, lo cierto es que, pocos días después, el pionero presenta una solicitud al ayuntamiento de Pamplona, el 22 de octubre de 1896, para poder presentar su kinematógrafo en el Teatro Principal.

pamplona duran

Exmo Señor

El que suscribe con cédula personal que acompaña suplica le sea concedido el teatro de esta Capital y perteneciente a esa corporación al objeto de dar dos o más espectáculos-conferencias y presentar el célebre aparato “Kinematógrafo” (fotografía animada).

Estos espectáculos darán principio tan pronto como me sea concedido el teatro.

No dudo alcanzar la gracia que solicito por la cual quedo agradecido y anticipo la expresión de mi reconocimiento.

Pamplona, 22 de octubre de 1896.

Alberto Durán, Carta al Presidente de la Comisión del Teatro.
Diversiones Públicas. Teatro. 1893-1898, Legajo 52
© Archivo municipal de Pamplona.

A los pocos días, Alberto Durán va a recibir une respuesta favorable para la presentación de su aparato:

Pamplona, octubre 22/96
Vista la presente instancia y resultando que lo que en ella se expone, o sea, la presentación del “Kinematógrafo”, maravillosa invención de Edisson, es un espectáculo cultísimo que ha sido muy bien acogido por todos los públicos donde se ha presentado, se concede el Teatro a Dn Alberto Durán desde esta fecha hasta el 31 del mes actual en las condiciones acostumbradas.


Div. Publ. Secc. Festejos. Legajo 52. Archivo Municipal de Pamplona.

Anunciado desde el 23 de octubre de 1896 (El Liberal navarro, Pamplona, 23 de octubre de 1896, p. 3), su inauguración privada, reservada a las autoridades, la prensa y las personalidades locales tiene lugar el 24 de octubre:

Ayer a las siete asistieron al teatro las autoridades, la prensa y varios invitados a ver el prodigioso invento llamado Kinematógrafo o la fotografía animada.
Ocho vistas fueron las que ofrecieron al público. Una pelea de negros, una fragua en la que se ve el martillear del hierro y el humo que despide el fuego; un paseo de coches en el que los carruajes pasan al trote; un campo con labradores y vacas que cambian de sitio; una playa y una lancha en la que van de paseo por el mar unos niños con su madre; el baile de la serpentina cambiado de color el traje tal como se representa en el teatro; los boulevares de París con su aglomeración de gentes y coches que van y vienen; y finalmente, la llegada de un tren a la estación con la salida y entrada de viajeros. El efecto es completo y lo sería más sin la oscilación que la máquina produce al desarrollar la cinta.
De todas maneras, es un descubrimiento tan prodigioso que merece ser visto para ser admirado.


El Eco de Navarra, Pamplona, domingo 25 de octubre de 1896, p. 2.

Sin embargo, y a pesar de las informaciones sobre las películas presentadas, se trata de vistas animadas que figuran ya en aquel momento en varios catálogos, lo cual dificulta su identificación. Lo que sí parece cierto es que algunas vistas gustan al público que quiere que se repitan:

El domingo se vio muy concurrido el teatro con espectadores que acudieron a admirar el prodigioso invento de la fotografía animada. El público aplaudió muchísimo y pidió que se repitiera el número referente a la serpentina, pero esto de las repeticiones debe ser muy difícil, pues es preciso arrollar la cinta y para esto se necesita tiempo.
No es, en nuestro concepto, que no quiso la empresa acceder a los deseos de los espectadores, sino que no es posible repetir un cuadro tan pronto lo pida el público.


El Eco de Navarra, Pamplona, martes 27 de octubre de 1896, p. 2.

La prensa conservadora sin embargo emite algunas críticas a causa del contenido de dos vistas que no son del agrado del periódico La Tradición navarra:

Continúa el Kinematógrafo exhibiendo en el teatro las fotografías animadas.
Hay que reconocer que es de gran efecto dicho aparato y si la empresa comprendiese sus verdaderos intereses haría bien en suprimir alguno de los cuadros que presenta, pues aunque la mayoría son inocentes, hay otros como la serpentina y la escena del fotógrafo que sobre ser los menos animados no son propios del público honesto que acudiría con mas agrado y en mayor numero si se suprimieran esos atrevimientos.


La Tradición navarrra, Pamplona, 27 de octubre de 1896.

Al cabo de cinco días, Alberto Durán organiza la última presentación de las vistas animadas:

Mañana es la última exhibición del maravilloso invento "Kinematógrafo" (fotografía animada).
Los propietarios del "Kinematógrafo," muy agradecidos a las deferencias del público pamplonés y deseando corresponder a ellas del mejor modo posible, han preparado para mañana una exhibición monstruo, para la cual se ha confeccionado un programa seclecto en extremo y que seguramente llevará al Teatro Principal numerosa concurrencia.
Consta el programa de doce números, todos ellos muy variados y en los que podrá el espectador admirar la grandiosidad del "Kinematógrafo," del que han quedado asombradas cuantas personas han tenido ocasión de verlo.
Todo esto, unido a que seexpenden también entradas de localidades altas desde las que muy bien se pueden apreciar los efectos del "Kinematógrafo", hace esperar una buena entrada, y nosotros recomendamos al que no haya visto ese curiosísimo espectáculo, acuda mañana al Teatro Principal en la seguridad de que ha de agradecer nuestra recomendación.


El liberal navarro, Pamplona, 27 de octubre de 1896, p. 2-3.

Según lo que se desprende de la prensa, el repertorio es muy limitado y probablemente las vistas no pasen de las 15 o 20. Eso explica, entre otras cosas, que la estancia sea tan corta. Alberto Durán deja finalmente Pamplona para dirigirse a Vitoria

1897

1898

1899

1900

1901

1902

1903

1904

1905

1906

Bibliografía

CAÑADA ZARRANZ Alberto, Llegada e implantación del cinematógrafo en Navarra (1896-1930), Pamplona, Gobierno de Navarra, 1997, 528 p..

Afin d'optimiser votre expérience sur ce site, nous utilisons des cookies. Ils visent essentiellement à réaliser des statistiques de visites. En poursuivant votre navigation, vous acceptez l’utilisation de cookies.