Alexandre AZEVEDO

(Cabanas, 1873-Petrópolis, 1954)

azevedo

  

Jean-Claude SEGUIN VERGARA
Jon LETAMENDI GÁRATE

1

Alexandre Pais de Azevedo e Lima (Cabanas, 28/01/1873-Petrópolis, 31/03/1954).

2

Desde 19 años, su interés por el teatro lo conduce a estrenar, en el Teatro da Rua dos Condes, el drama Mar e Guerra que llama la atención de la crítica: "Ai temos um rapaz que será um dos grandes atores".

El cinematógrafo Lumière (abril de 1897-1898)

Alexandre Pais de Azevedo e Lima, asociado con Augusto César Marques y José Maria Marques, constituyen una sociedad (05/04/1897), ante el notario José Diaz de Oliver, que tiene como objeto la explotación de un "Cinematografo Lumiere". No se tiene confirmación de que los empresarios hayan organizado funciones en su país. Sin embargo, existen huellas de rodajes en el mes de marzo: Bañistas en LisboaBotadura al agua del acorazado Cisneros. Aunque no se dispone de fuente alguna, la coincidencia de la presencia de Jean Busseret en Lisbao, concesionario de los Lumière, y la explotación de un cinematógrafo de esa misma casa, en un momento en que, oficialmente, los aparatos no están a la venta, deja suponer que Azevedo y  Marques compran el cinematógrafo al representante de los Lumière.

Galicia (marzo-julio de 1897) 

 A partir de abril de 1897, Azevedo y  Marques emprenden una gira por España, empezando por varias ciudades gallegas. Tienen pensado comenzar por Vigo adonde llegan a primeros de abril de 1897, pero la imposibilidad de encontrar un lugar a propósito, les conduce a dirigirse a Pontevedra (Teatro, abril de 1897) antes de regresar a Vigo (Teatro Tamberlick, abril-mayo de 1897) y seguir para Túy (café, mayo de 1897). La llegada a La Coruña, en mayo, coincide con la tragedia del bazar de la Charité y los portugueses, que tienen pensado organizar las funciones en el Circo Coruñés, terminan presentando el cinematógrafo en un local de la calle Real, núm. 25. En esa misma calle, núm. 8, José Sellier también inaugura sus proyecciones:

Dos cinematógrafos comenzaron a funcionar anoche en la calle Real, uno en el Bazar de la Industria, casa nº 8, y el otro en la nº 25.
Numeroso público acudió a presenciar las exhibiciones, que con intervalo de media hora fueron efectuándose en ambos locales.
Hay en uno y otro aparato aparatos fotografías animadas y hermosísimas, por lo curioso y lo original de los asuntos.
Las vistas en el Cinematógrafo del número 25 son grandes, y las figuras de tamaño natural; en el otro es más pequeño el foco; pero, no obstante, se aprecian los detalles minuciosamente, y resultan los cuadros muy perfectos y sin interrupciones.


La Voz de Galicia, La Coruña, lunes 24 de mayo de 1897, p. 1.

Siguen luego su reccorrido gallego hacia Betanzos (Teatro Alfonsetti, junio de 1897) y El Ferrol (Calle Rel, junio-julio de 1897). En esta última ciudad, anuncian la proyección de vistas locales, lo cual no llega a confirmarse luego: 

Los dueños del cinematógrafo, que muy pronto comenzará a funcionar en esta ciudad, exhibirán varias vistas del Ferrol.


El correo gallego, El Ferrol, viernes 11 de junio de 1897, p. 2.

Vistas probablemente rodadas durante su estancia en marzo en El Ferrol. Terminan su recorrido en Lugo (Teatro Circo, julio de 1897).

Asturias (julio-septiembre de 1897)

En GijónAzevedo y  Marques instalan su barracón en el paseo de Alfonso XII (o de Begoña), en los bajos de la casa del Sr. Pondal, donde se dan frecuentamente conciertos. Las funciones empiezan a mediados de julio:

Hemos visitado el local en donde se exhibe el cinematógrafo instalado en el bajo de la casa número 33 del paseo de Alfonso XII y hemos podido apreciar la bondad del aparato. La trepidación que tanto molestaba a la vista del espectador con otros aparatos que hemos visto anteriormente no se nota con el Lumière, el cual, además de esta perfección, presenta las figuras casi de tamaño natural. Entre las varias fotografías expuestas llamaron mucho la atención una de varios jinetes vadeando un río, y otra de un escuadrón de caballería a todo galope. El cinematógrafo Lumière será muy visitado durante la temporada de fiestas.


El Noroeste, Gijón, martes 20 de julio de 1897, p. 2.

 La proyección de cintas animadas se combina, a veces, con números de varietés, como el de Mr Gayabet "tip El Noroeste, Gijón, jueves 26 de agosto de 1897, p. 2.}el hombre sin estómago{/tip}". Durante su larga estancia, los portugueses van a tomar algunas vistas, Un rompe-olas Campo Valdés, fruto de la colaboración con Antonio M. Quiroga, fotógrafo local que se ocupa del revelado de las cintas.

Castilla (septiembre de 1897-abril de 1898)

Terminadas las funciones en Gijón, Azevedo y Marques salen para Toledo donde está previsto que empiecen en octubre de 1897. En un primer anuncio, se habla de un "animatógrafo seimière" [sic], pero a los pocos días se rectifica, hablando ya de un cinematógrafo Lumière. La presencia de un cinematógrafo Lumière, pocos días después del final de las funciones en Toledo, en Talavera de la Reina, puede hacer pensar que son los portugueses los que organizan esas funciones. Ya en noviembre, llegan a Béjar. En Salamanca, instalan su aparato en el Teatro del Liceo entre el 9 y el 22 de diciembre, combinando a veces sus proyecciones con Monsieur Gabayet, el "hombre sin estómago". Aprovechan su estancia para rodar la cinta Las lavanderas en el río Tormes. Con la idea de regresar, salen para Peñaranda de Bracamonte donde pasan el fin de año y vuelven a Salamanca en los primeros días del año 1898. Durante esta estancia salmantina, los portugueses van a intensificar su producción propia: El paso de los escuadrones de caballeríaLa salida de misa en Santo DomingoEl paseo en la Plaza MayorEl mercado de la Plaza de la Verdura. Ocurre lo mismo con siguiente etapa de su recorrido en Zamora. En este caso, los rodajes forman parte del contrato que firman con el responsable del Teatro Principal que, como se puede ver en la siguiente protesta, considera que el contracto no ha sido respetado por parte de Azevedo y Marques:

Remitido
Sr. Director del HERALDO DE ZAMORA.
Muy señor mío y del mayor respeto: Hoy ha circulado una hoja suscripta por los dueños del Cinematógrafo que se exhibía en este Teatro, en la que se hace saber al público que es inexacto funcione aquel aparato, por haber terminado sus compromisos con la Empresa.
Si la hoja a que aludo refiriese la verdad de lo sucedido, yo nada tendría que oponer, y por tanto no molestaría su atención, ni la de sus lectores; pero como maliciosamente se oculta la exactitud de los hechos y resulta de aquella que he anunciado al público un espectáculo que no podía cumplir por haber caducado el contrato, en esto precisamente estriba, primero, la inexactitud y después la santa intención de los firmantes de la hoja, que conviene no pasar desapercibida.
El Cinematógrafo había contratado 15 funciones con la empresa que tengo el honor de representar, teniendo que exhibir en el transcurso de dichas funciones tres o cuatro vistas tomadas en esta localidad.
Las presentadas hasta el día 25 habían sido tres, y la cuarta fueron a tomarla al pueblo de Morales, y que se podía anunciar para la función del lunes 28, que era la 14 del Cinematógrafo. Así se hicieron los programas que circularon en la noche del domingo, y después de su reparto me manifestaron dichos señores, que la vista no podía ir por no tenerla terminada. Como consecuencia de ello tuve que variar en la imprenta el cartel de la función del lunes y la del martes, (beneficio del que suscribe), cuyos programas también estaban hechos y repartidos en su mayor parte desde el domingo 27.
Esta es la verdad de los hechos, que los dejo a la consideración del público para que los juzgue, y como consecuencia de haber faltado el señor Márquez a lo pactado, dejaron de dar dos funciones de las 15 contratadas, reservándome yo si me asiste algún derecho para zanjarlo en otro terreno.
Dispénseme V., Sr. Director, la molestia que le causo con estas líneas, dándole por ello las gracias su atento y s.s.
q. b. s. m.
Virgilio Llanos.
Zamora 29 de Marzo de 1898.


Heraldo de Zamora, Zamora, 29 de marzo de 1898, p. 3.

En cualquier caso, los rodajes se van a efectuar e incluso más de los tres previstos en el contrato: Salida de la estación del ferrocarrilDespejo de la cuadrilla de DominguínLa Plaza MayorLos escuadrones de Almansa en marcha -no se llega a saber si esta vista se ha rodada en Zamora o se se trata de la que han rodado en Salamanca-, ,Moraleja del vinoSemana Santa.

Extremadura (mayo de 1898)

 

 

Figura 596. Azevedo y Marques, Cartel de mano, Cáceres, 15 de mayo de 1898
© Col. Alfonso Artero Hurtado

Este cartel es bastante similar a los que se publicaban en aquellos años, pero lo que resulta realmente interesante es la confirmación del trabajo intenso de cinematografista de los portugueses. Frente a cintas del corpus Lumière ya conocidas (Barco en el mar, Ir por lana…, Ciclistas militares, etc.), se presentaron o anunciaron también Bañistas en Lisboa, Corridas de toros (3 vistas), Salida de un tren de la estación de Zamora (1 vista), Escuadrones de Almansa en marcha, El pueblo de Moraleja del Vino(1 vista), Despejo de la cuadrilla de Dominguín (1 vista, Ferias de Zamora (Plaza Mayor y otros puntos) (varias vistas), Procesiones de Semana Santa en Zamora (4 vistas)y Botadura al agua del acorazado Cardenal Cisneros en Ferrol (1 vista). Aunque resulte muy difícil conocer el número de vistas que rodaron Azevedo y Marques, lo cierto es que el número fue muy significativo. Allí estuvieron de nuevo con la Compañía Hispano Imperial Japonesa[150][150] El Eco de la montaña, Cáceres, 2 de junio de 1898. – Mr. Aragrev y Mr. Sadakichi – con la cual también presentaron su cinématographe en el teatro Santa Isabel de Llerena, una ciudad ya próxima a Sevilla y un nudo ferroviario de importancia. Allí siguieron presentando las películas de su corpus hasta mediados del mes de agosto.

El Biograph Lumière (1898-[1907])

Aunque no sabemos precisamente cuándo cesó la colaboración entre Alexandre Azevedo y César Marques, el cambio de nombre del aparato –aunque eso no signifique que cambiara realmente el cinematógrafo– marcó en cualquier caso un cambio significativo en la estrategia comercial, y lo cierto es que no se vaciló en utilizar medios poco éticos para presentar las películas. De hecho, poco tiempo después de las últimas proyecciones en Llenera, César Marques –con o sin la colaboración de Alexandre Azevedo– fue contratado por Luis Bancuarell, en representación de Pedro Serra y Soler[151], arrendador de los Jardines del Buen Retiro de Madrid, para dar quince representaciones con el "Cinematógrafo Biografo Lumiere" por mil quinientas pesetas[152]. En los jardines se organizaban espectáculos variados, y uno de ello eran las sesiones de cinematógrafo que ya habían sido presentadas durante el verano de 1897 y que volverían a presentarse durante años. Tal vez por renovar en algo las exhibiciones, el cinématographe se anunció a menudo como el Biograph:

Jardines del Retiro.– La función a beneficio del tenor Simonetti celebrada anoche estuvo muy brillante. Hubo aplausos y llamadas a escena, especialmente al cantar la zarzuela El duo de La Africana, en la que la señorita Lázaro fue unánimemente elogiada.

El cinematógrafo Lumiere, que ha adquirido la empresa, funcionará en breve y llamará seguramente la atención del público[153].

De hecho, en los inicios de estas exhibiciones hubo vacilaciones en prensa con relación al nombre exacto del aparato; en un principio se habló de un cinematógrafo Lumière, pero a los pocos días se cambió por Biograph. El caso es que los portugueses sólo pudieron organizar una única función, por causa ajenas a su voluntad. Esta sesión tuvo lugar el 12 de septiembre como lo repercutieron los periódicos, entre ellos El Globo que ofreció el siguiente anuncio:

Gacetillas teatrales

Hoy, día de moda, se presentará por primera vez en el Buen Retiro el famoso Biograph Lumier, con 15 preciosas vistas.

El Biograph Lumier fue el primer inventor [sic] de estos cinematógrafos, y, en su consecuencia, creemos que ha de llamar la atención poderosamente, y además, porque en España fue el primero que exhibió las corridas de toros, presentando a Mazzantini y a otros matadores.

Todos los días se cambiarán las vistas, para lo cual cuenta el cinematógrafo una gran colección.

La empresa, como se ve, no perdona medio alguno para complacer a la elegante sociedad que va al Jardín, este año más frecuentado que nunca[154].

La alusión a la corrida de Mazzantini y a la antigüedad del aparato resulta ser un argumento publicitario que pocas veces se había utilizado. Sin embargo, no todo salió como previsto como se puede deducir del artículo que publicó el mismo periódico al día siguiente:

Gacetillas teatrales

Jardín del Buen Retiro

Anoche, ante una concurrencia muy numerosa, presentó la empresa de los Jardines un cinematógrafo perfeccionado, el Biograph Lumiere, que fue acogido con alguna reserva, debida a la opacidad de la proyección luminosa, que no dejaba percibir con la corrección necesaria las impresiones fotográficas.

A pesar de ello, pudimos apreciar la perfección de las instantáneas, y sobre todo la escasa sonoridad del aparto, que, en sus revoluciones, produce escaso ruido, no causando molestia alguna al espectador.

Cuando la Compañía Inglesa de Electricidad tenga a bien proporcionar la cantidad suficiente de fluido para que la proyección sea de claridad intensa, entonces será elogiado como merece el Biograph Lumiere.

Entre las instantáneas hay algunas verdaderamente admirables, que fueron recibidas con grandes aplausos.

El nuevo cinematógrafo llevará mucha gente a los Jardines[155].

Al parecer los problemas con el flujo eléctrico siguieron en pie en los días siguientes y el biograph dejó de anunciarse en los Jardines del Buen Retiro. Frente a esta situación, los portugueses decidieron aceptar las proposiciones que les hizo Francisco Lujan Rizareli, propietario del Circo de Colón, que les propuso 4.000 pesetas para presentar el biograph. El local reabrió sus puertas el viernes 23 de septiembre:

SECCIÓN DE ESPECTÁCULOS

Mañana

[…]

Reapertura del circo de Colón con una notable compañía cómico-acrobática.

Terminará el espectáculo con la exhibición de 15 vistas por el extraordinario Biographe Lumiere, entre ellas las siguientes:

Carga de caballería española a la norteamericana en Santiago de Cuba.– Vista panorámica de un tren a través de la nieve.– La Semana Santa en Sevilla.– Pesca de la sardina en Santander.– Baño de negros en la Habana.– Salida de Palacio de un regimiento de ingenieros.– Llegada de repatriados y otras no menos interesantes.

Muy en breve:

Llegada del almirante Cervera, a Madrid y corrida de toros, tomando parte Machaquito y Lagartijo.

El lunes siete importantes debuts[156].

En un anuncio posterior, se completa el repertorio presentado en esos momoentos por el Biograph Lumière:

Colón

Anoche hicieron su debut el clown Pinta y su Augusto, los atletas hermanos Luipolda y los acróbatas De-Lucas, cuyos trabajos se aplaudieron mucho, así como las vistas carnaval en Niza, llegada de un vapor con repatriados, damas acróbatas, corridas de sacos, palomas en la Plaza de San Marcos, en Venecia; baños de negros, desfile de lanceros de la Reina, batalla de flores en Niza, viajando en tren, baños de caballos en Méjico, Puerta del Sol, infantería española, bailando la jota; carnaval en París, en 1898 (Boeuf Gras); tarantela (baile italiano); carga de caballería, alerta, ataque y retirada, presentadas con gran perfección por el Sr. Lumière[157].

Siempre resulta instructivo analizar el repertorio de cintas presentadas y, en este caso, algunas vistas merecen comentarios. Como se puede apreciar el programa estaba compuesto por muchas cintas españolas “inéditas”. No se puede excluir que el empresario del circo de Colón modificara algo en los títulos de las conocidas vista Lumière como la Carga de caballería española a la norteamericana en Santiago de Cuba, que podía ser una de las vistas de Alexandre Promio como la Salida de Palacio de un regimiento de ingenieros. El Baño de Negros podía ser en La Habana, pero también en otra parte… al fin y al cabo, el mar siempre es el mar. También se podría decir lo mismo de Pesca de la sardina en Santander, etc. Curiosamente es como si se añadiera un nombre de ciudad española a una película Lumière, una operación “patriótica” en un momento en que España estaba empantanada en Cuba. Más sorprendente e interesante resulta La llegada de rapatriados de origen desconocido pero similar a otras vistas que circularon durante el año 1898. El apartado “Muy en breve” es de indudable interés, no por las vistas, que al fin y al cabo, no sabemos si se rodaron, sino por el papel informativo que tenía ya en aquel momento el cinematógrafo. La fotografía en movimiento estaba ya compitiendo con la prensa gráfica y ofrecía de forma casi simultánea la cinta del acontemiento. Por cierto, la corrida de toros en la que tomaban parte Machaquito y Lagartijo, bien podía ser la que se acababa de celebrar en la plaza de Madrid, el 8 de septiembre, en la cual los dos toreros se presentaron como miembro de la Cuadrilla de Niños Cordobeses. En cuanto a la Llegada del almirante Cervera a Madrid acababa justo de producirse ya que el almirante llegó el 22 de septiembre a Madrid.

Esta operación, que creamos parcialmente publicitaria y patriotera, tuvo que enfrentarse con las nuevas dificultades que tuvo el biograph Lumiere en el Circo de Colón, que de hecho eran bastante frecuentes en aquel entonces:

SECCIÓN DE ESPECTÁCULOS

[…]

Colón.– Corregidas por un ingeniero electricista las pequeñas deficiencias de instalación notadas en las primeras exhibiciones del Biographe Lumiere, la representación de anoche fue un completo éxito, mereciendo las interesantes vistas de dicho aparato los aplausos de la concurrencia[158].

Las exhibiciones del biographe Lumière no duraron mucho en el Circo Colón y el Heraldo de Madridfue el último en hablar del biographe en su edición del 5 de octubre de 1898[159]. A los dos días, La Correspondencia de España hablaba de la inauguración de un nuevo cinématographe:

COLÓN.—Con extraordinario éxito debutó anoche un cinematógrafo Lumiere que exhibió quince vistas a cual más interesante[160].

No deja de ser sorprendemente que apenas un día después se aunciara este "nuevo" cinematógrafo. Tal vez fuera otra operación publicitaria, dados los problemas que tuvo el biograph, o un cambio de exhibidor. El caso es que se presentaron vistas totalmente nuevas como se puede apreciar en uno de los programas:

COLÓN

Con extraordinario éxito se exhibió anoche un magnífico aparato de proyecciones luminosas, de nominado “Cinématographe Lumière”, que presentó con notable fijeza y claridad las catorce interesantes vistas siguientes:

Cortejo del Czar de Rusia en París.‑Danza salvaje de los aschantis en el Retiro.– Derribo de una chiminea. –Alianza franco-rusa.‑Lancha saliendo a pescar.‑¡A ellos!‑Cucaña en Alcalá de Henares.– Varas de Agujetas y quite de Reverte (Plaza de Sevilla).‑Jubileo de la Reina Victoria en Inglaterra.‑Mazzantini, Guerrita y Fuentes lidiando un toro de Saltillo (Plaza de Barcelona).‑Salvamento en un incendio.‑Fausto y Margarita.‑Cinco minutos de parada.– Golpazos y mordiscos.

Este aparato aventaja a los hasta ahora conocidos en Madrid, y por tanto, no será de extrañar que proporcione grandes entradas a la empresa de Colón[161].

En este programa, dominaban las cintas españolas, lo cual marcaba un cambio estratégico. Si comparamos los títulos con algunas de las vistas del catálogo Lumière, podemos pensar que hubo alguna manipulación. La Danza salvaje de los aschantis en el Retiro podía ser una vista sacada un año antes, ya que este “zoo humano” –práctica muy frecuente a finales del siglo XIX–, había estado, durante el verano de 1897, en el Retiro, pero era más probablemente una vista lionesa donde también figuraban los Aschantis que habían estado en Lyon en mayo de 1897. En las vistas Lumière estaba una Danse du féticheur que bien podía corresponder a algo similar. También están las dos vistas de las corridas de Sevilla y de Barcelona que parecen remitir a las dos vistas que ya habían presentado los portugueses en su largo recorrido, pero que ahora se habían “actualizado” con otros nombres de toreros. Por fin, una vista que aparece más auténtica en un principio Cucaña en Alcalá de Henares… aunque las cucañas miran hacia el cielo… y el cielo de Alcalá de Henares no difiere mucho del de cualquier parte. Muchas dudas por consiguiente como si el paso por el Circo de Colón le hubiera españolizado al catálogo de los Lumière. Por otra parte, era una técnica que se conocía desde que Charles Kalb se inventó lo de la “llegada del tren de Teruel a Segorbe”…

Figura 597. Madrid, Tribu de Achantis que se exhibe en los Jardines del Buen Retiro
La Ilustración española y americana, Año XKI, núm. XXXV, Madrid, 22 de septiembre de 1897, p. 181.

A los pocos días se volvió a hablar de biographlo cual deja suponer que los portugueses seguían con el aparato. Las exhibiciones en el Circo de Colón duraron hasta finales de octubre[162], cuando se anunció un curiosísimo “Eliocinimatograffphe[163]” Posteriormente se volvió a hablar de un cinematógrafo en el mismo circo pero ya no se decía nada de “Lumiere”:

COLÓN

Hoy por la tarde habrá función por la compañía gimnástica.

El cinematógrafo presentará 15 nuevas vistas.

En la pantomima El zapatero burlado de lidiará un becerro por la cuadrilla de Niños madrileños[164].

Pero pocos días después se habló de un heliocinematographe, nombre parecedio al aparato de Perret y Lacroix[165].

Aunque la ruptura entre los dos portugueses pudo ser desde los inicios de la explotación del biograph Lumière, lo cierto es que las sesiones del Circo de Colón marcaron el final definitivo de la colaboración de los dos portugueses. De hecho, poco tiempo después, en 1899, mente el final de la sociedad que se había constituido para la explotación del cinématographe. De hecho, en agosto 1899, Alexandre Paes de Azevedo solicitó, en Madeira, un pasaporte para Luanda (Angola)[166], lo cual indica que la ruptura era bastante anterior.

Por su parte, Augusto César Marques siguió con el negocio del cinematógrafo y, al parecer, se asoció con un tal M. Banquart[167]. Así, en mayo de 1899, se anunciaron unas sesiones de cinematógrafo en los Jardines del Buen Retiro con el nombre de “Visiones artísticas”:

Buen Retiro.– La empresa de los Jardines del Buen Retiro ha contratado a una sociedad Franco-española, un nuevo espectáculo con el título de Visiones artísticas en combinación con el cinematógrafo mágico, único en España, que se exhibirá en el local que ocupó el restaurant en dichos Jardines.

La inauguración se verificará en breve[168].

Sin embargo, estas sesiones no llegaron a confirmarse en la prensa, lo cual no significa que no tuvieron lugar.

Posteriormente la figura de César Marques apareció de forma episódica, pero ese mismo año, estuvo recorriendo Cataluña. No hemos podido confirmar su estancia en el Teatro Tívoli de Barcelona –como lo sugiera un artículo publicado en Reus que citamos a continuación– pero sí estuvo en esta última ciudad. En Reus, el cinematógrafo, también llamado biograph, dio sesiones durante casi un mes, en el salón de Novedades:

El cinematógrafo Lumière. Atentamente invitados por su propietario, hemos tenido el gusto de visitarlo.

Puede afirmarse, que jamás sea presentado en nuestra ciudad un aparato Lumière tan perfecto cual es el que nos ocupa.

Hay proyecciones luminosas de diversos colores; los movimientos son naturales, sin ese pronunciado titileo que tanto molesta la vista.

El aparato de que hablamos lo ha perfeccionado su propietario, que ha sido durante muchos años representante de la casa Lumière, constructora de los mismos.

El señor Banquart ha estado contratado por la empresa del Jardín del Buen Retiro, de Madrid, en donde las funciones contaban por llenos; y, últimamente ha estado en el Teatro Tívoli, de Barcelona, cuya empresa le contrató dándole 3 000 pesetas mensuales.

Presenta además el propietario del Cinematógrafo Lumière, un fonógrafo Lioret que es hoy el más perfecionado [sic] que se conoce.

El local en que se halla instalado el Cinematógrafo, viene siendo centro de reunión de los inteligentes prueba patente de su mérito.

Excitamos al público a que vaya a verlo seguros de que saldrá satisfecho en sumo grado.

Y llamamos la atención de los presidentes de nuestras sociedades recreativas acerca de esta atracción, pues creemos que invitando al señor Banquart a que dé algunas sesiones en las sociedades a que aludimos proporcionarán un verdadero rato de solaz a los socios.

El precio de entrada a cada función no puede ser más módico: 30 céntimos la entrada de preferencia, y 20 la entrada general[169].

A pesar de la presencia intensa de M. Banquart en la prensa, dos informaciones publicadas permiten confirmar la colaboración de Augusto César Marques. La primera es la que figura en la Crónica reusense a finales de julio:

El propietario del “Salón de Novedades”, instalado en la calle de Seminarios, en su deseo de que todos puedan ver las notables proyecciones de Biographe o reciente creación del Cinematógrafo Lumiere, y oír también el fonógrafo “Lioretgraph”, que es el aparato que hoy con más perfección imita la voz humana; anuncia desde hoy una gran rebaja de precios pues que la entrada general costará solo 10 céntimos y 20 la de preferencia.

Como se trata de un espectáculo único en su género, por la perfección con que se presenta, y es además instructivo, no dudamos que el público reusense sabrá corresponder a loa sacrificios que el señor Marqués hace para que todas las clases sociales puedan acudir al “Salón de Novedades”[170].

La segunda no tiene nada que ver con el cinematógrafo sino con la lotería:

Don Augusto Marqués nos manifiesta tiene en su poder dos décimos del billete nº 20 517 y dos del billete nº 10 956, correspondientes al sorteo que se ha de celebrar en Madrid el día 31 de Agosto de 1899; los cuales son propiedad del señor don Alfredo Victorino de Silva[171].

Ambas informaciones confirman pues la presencia y colaboración del portugués con M. Banquart. Por lo demás, las sesiones que tuvieron lugar en Reus pasaron sin pena ni gloria y lo único que podemos resaltar es la proyección de una cinta de 100 metros representando dos escenas de la guerra hispano americana: un desembarco en la costa de Cavite (Filipinas) y un combate naval[172]. Se trataba indudablemente de una vista interesantísima que duraba unos seis o siete minutos y que parecía ser una vista de actualidad y no una reconstitución como las que circularon en 1897. Las presentaciones de cintas tuvieron en cualquier caso un éxito indudable si tenemos en cuenta la larga estancia de los exhibidores en Reus. Como de costumbre, en cierto momento, se redujeron los precios[173] y también se anunció una próxima salida:

Siguen llamando poderosamente la atención del público inteligente las exhibiciones del Cinematógrafo Lumiere, y las audiciones fonográficas que tienen lugar todas las noches en el “Salón Novedades” instalado en la calle de Seminarios.

Aconsejamos al público vaya a verlo, si quiere pasar un rato de solaz e instructivo a la par.

Tenemos entendido que serán pocos los días que continuará aquí el “Salón Novedades”, pues que a su dueño le ha hecho ventajosas proposiciones el empresario del “Buen Retiro” de Madrid.

Mañana, de 4 a 7 de la tarde, se celebrará un gran baile en el citado “Salón”[174].

De hecho, los exhibidores siguieron unos diez días más y las presentaciones en los Jardines del Buen Retiro no se anunciaron en la prensa porque no tuvieron lugar. Donde sí se anunció la llegada de César Marques fue en Tortosa, con motivo de la fiesta de la Cinta. El diario local Correo de Tortosa publicó un breve anuncio:

En elegante pabellón se instalará en breve y para las próximas fiestas en un solar de la calle del Temple junto al Parque un cinematógrafo que exhibirá cuadros desconocidos en esta localidad[175].

Pocos días después se confirmó la instalación del pabellón "Salón de Novedades":

Salón de Novedades

Calle del Temple

(Cerca el Parque)

Todos los días por la noche grandes y variadas funciones por el Biographe o reciente creación del Cinematógrafo Lumière Perfeccionado único en España.

Con su gran colección de cuadros animados y en colores, que han causado la admiración de todas las grandes capitales del mundo ilustrado.

Precios por función

Entrada a preferencia.30 Cts

Idem   general            20 "[176]

De hecho, la estancia de César Marques en Tortosa se desarrolló en dos tiempos. Durante un mes, se organizaron sesiones en el Salón de Novedades, el barracón del pionero:

Numerosa concurrencia asistió anoche al Cinematógrafo Lumiere, del Ensanche del Temple, saliendo muy satisfecha de la velada, a pesar de las interrupciones ocurridas, a consecuencia de haberse fundido algunos materiales de la corriente eléctrica.

Todos los cuadros fueron muy aplaudidos, principalmente las escenas de la guerra Hispano Americana.

A petición de varios concurrentes, esta noche se repetirán algunos números del programa[177].

Figura 598. El Nuevo Diario, viernes 22 de septiembre de 1899, p. 3.

Aunque la prensa anunció con indudable constancia el cinematógrafo, no se puede destacar nada relevante. Tal vez lo más señalado fuera la invitación que el pionero lanzó a los niños de las escuelas públicas:

Invitados por el propietario del Cinematógrafo instalado en la calle del Temple, visitaron anteanoche aquel local más de doscientos alumnos de las escuelas públicas acompañados por el profesor D. Federico Morraja.

Es digna de aplauso la galantería del propietario de dicho Cinematógrafo, quien, con un desprendimiento que le honra, procuró aquel rato de solaz a los pequeños invitados[178].

Cuando ya estaba anunciando su próxima salida, se conoce que un nuevo contrato se firmo con el Teatro Principal ya que se organizaron, a lo largo del mes de octubre, cuatro funciones excepcionales, mientras, al parecer, el pabellón Salón de Novedades desapareció:

Hoy se exhibirán por última vez, en el cinematógrafo instalado en la calle del Temple, doce cuadros de los más notables, dándose al propio tiempo cuatro audiciones con fonógrafo[179].

La primera sesión "monstruo" tuvo lugar el miércoles 4 de octubre y se presentaron treinta vistas cinematográficas. Gracias al Diario de Tortosa, se conoce el programa completo que se dio en el coliseo de la ciudad y que combinaba las cintas con las audiciones:

Teatro Principal.—Grandiosa y extraordinaria función para mañana a las nueve de la noche, por el célebre Cinematógrafo Lumiere perfeccionado y por el Fonógrafo Lioretgraph.

El dueño de estos magníficos aparatos, atendiendo gustosamente a los ruegos de muchas personas de esta ciudad, que dicen no haber visto los hermosos cuadros de la fotografía animada y en colores que presenta este aparato, ni oído el potente Fonógrafo, no reparando en gastos, ha resuelto dar esta extraordinaria función exhibiendo 30 cuadros de su gran colección, y dando 8 audiciones de Fonógrafo, bajo el orden siguiente:

Primera Parte

1. Sinfonía. 2. Desfile del Regimiento de Ingenieros (Madrid). 3. Puente sobre el río Estler (Nueva York. 4. Burros en Alger. 5. Corrida de sacos. 6. Riña infantil. 7. Militares atravesando un río en África. 8. Combate de gallos 9. Pesca de sardina en Gijón 10. Viajando en tren. Paso de un túnel. 11. Señoritas acróbatas (en colores.

Segunda Parte

Fonógrafo.— "La Sarthe (orquesta). 2. "El torero aflijido (canto). 3. "Favorita" (canto). 4. "Vienoise" (orquesta).

Cinematógrafo.— 1. Sinfonía. 2. Lanceros poniendo pie a tierra (Francia) . 3. Plaza de la Concordia (París) 4. Batalla de nieve. 5. Llegada de un vapor a Havre. 6. Duelo a florete (Francia). 7. Botadura al agua del acorazado "Cardenal Cisneros" (Ferrol. 8. Puertas [sic]de Toledo. 9. Baile en un jardín (Italia). 10. Ejercicios militares por coraceros (Francia) 11. Palomas en la Plaza de San Marcos de Venecia (en colores.

Tercera parte

Fonógrafo.— 1. "Succés de Palos" (canto) 2. Peteneras (canto), 3. "Norma" (canto) 4. "Aida" (canto).

Cinematógrafo.— 1. Sinfonía 2. Llegada de las cuadrillas de Mazzantini y Guerrita a la Plaza. 3. Despejo de la plaza por las cuadrillas. 4. Suerte de varas. 5. Suerte de capa. 6. Suerte de banderillas. 7. Guerrita matando. 8. Muerte del toro y arrastre. 9. Baños en Venecia (del derecho y revés). 10. Escenas de la guerra. 11. Paso a dos (en colores).

Precios.—Entrada a palcos y butacas, 0’50 pesetas. Entrada general al segundo piso, 0’30 idem. Medias entradas para niños y militares sin graduación, 20[180].

Como se puede apreciar la mayor parte de las vistas formaban parte del corpus Lumière y muchas las habían presentado los portugueses a lo largo de su recurrido por la parte occidental de la Península, en 1897 y 1898. Lo más curioso es la presencia de una de las vistas sacadas por los portugueses en 1897, en Galicia, la inconfundible Botadura al agua del acorazado "Cardenal Cisneros" (Ferrol) que confirmaba que César Marques eran que estaba llevando el cinematógrafo. Otra vista, Pesca de sardinas en Gijón podría ser otra vista de los pioneros aunque también existe una Pesca de sardinas (699) en el catálogo Lumière.

El éxito fue tal que se renovó la experiencia unos días más tarde, el domingo 8 de octubre, tomando medidas para organizar correctamente la nueva sesión:

En vista del éxito que obtuvo en la función celebrada el miércoles último en el teatro Principal, el dueño del Cinematógrafo Lumiere y del Fonógrafo Lioretgraph proyecta dar el próximo domingo una función monstruo en el mismo local.

Para regularizar la venta de localidades se ha ordenado numerar todas las butacas, que serán regaladas en taquilla al abonar el precio de una entrada, o sean 55 céntimos, con arreglo a la "Ley del Timbre".

Las personas que deseen adquirir dichas localidades pueden dejar nota del pedido en el Café del Teatro[181].

No solo tuvo lugar dicha sesión sino que otras nuevas exhibiciones se organizaron los días siguientes hasta el domingo 22 de octubre con la cual se ponía fin a la presentación del cinematógrafo en Tortosa:

Decididamente mañana dará su última función el Cinematógrafo Lumiere, en el Teatro Principal.

Aun cuando la pasada se anunció como última, han sido tantos los ruegos de varias familias de esta ciudad, deseosos de admirar tan perfeccionado aparato, que el Sr. Marqués, dueño de dicho aparato, accediendo, con amabilidad que le caracteriza a dichas súplicas, ha resuelto dar esta definitiva[182].

Una vez terminadas las sesiones de Tortosa, César Marques siguió por la costa mediterránea unas cuantas semanas antes de llegar a Valencia donde instaló su barracón durante la feria de invierno. La presencia del portugués en la ciudad del Turia fue excepcional y coincidió con los pioneros de Eduardo Gimeno, Enrique Farrús o Juan Minuesa. Fue la primera y última vez que César Marques se presentó en la ciudad para las ferias de Navidad.

Figura 599. Valencia, Feria de Navidad, 1899-1900
© AMV

A partir de allí, le perdemos la pista, aunque es probable que siguiera sus presentaciones por la geografía peninsular. Lo más probable es que Augusto Marques siguió durante años con el cinematógrafo, por lo menos es lo que se puede pensar ya que, bastantes años más tarde, en 1907, Augusto Marques seguía presentando un cinematógrafo en Dicastillo en Navarra[183]. Éstas son las últimas noticias de que disponemos sobre Augusto Marques.

4.2.13.3. La carrera artística de Alexandre de Azevedo (1907-1954)

4.2.13.3.1. La primera carrera en Portugal y el Teatro da Natureza ([1907]-1915)

Para Alexandre de Azevedo, el cinématographe sólo fue un paréntesis en una vida de artista dedicada principalmente a la poesía y al teatro y para quien el nuevo invento fue la ocasión de combinar las artes y de rodar algunas cintas. Pocos meses después de sus actividades cinematográficas publicó unos cuantos libros de poesía, de crónicas o de ensayos[184]. Sin embargo, antes que nada, Alexandre de Azevedo fue un actor y un director de compañía. Su pasión por el escenario le llevó a integrar nuevas tendencias del teatro al aire libre, tan en boga a principios del siglo XX[185]. Con el escenógrafo Augusto Pina, el actor portugués ideó y realizó el Teatro da Natureza. Alexandre de Azevedo había estudiado mímica con los hermanos Doven y había recorrido Europa (España, Francia y Rusia) presentando unas cortas obras musicales y se supone que fue durante estos viajes cuando estuvo en contacto con el teatro al aire libre y lo introdujo en Portugal. Su intención era montar el repertorio de Mounet-Sully:

Alexandre sentia-se com fôlego para fazer todas as peças do repertório do Mounet-Sully… Aonde ir buscar, porém, um grupo de atores capaz de arcar com o desempenho de um Orestes, de um Édipo, etc.? Mas a sua idéia correu célere e em pouco tempo tinha a seu lado, com todo o entusiasmo, o erudito Dr. Coelho de Carvalho e até Agusto [Rosa] e [Eduardo] Brazão que se interessaram pela novidade. Qaundo me expôs a sua idéia, fiquei encantada e pronta a colaborar nesses espetáculos que, descritos por Augusto Pina, tinham qualquer coisa de grandioso[186].

La que recuerda a Alexandre de Azevedo es la famosa actriz Adelina Abranches (Lisboa, 15 de agosto de 1866-Lisboa, 21 de noviembre de 1945), su colaboradora en aquellos años. El Teatro da Natureza estaba situado en el Passeio da Estrela, en Lisboa, y la experiencia portuguesa duró apenas dos meses, en el verano de 1911, durante los cuales se estrenaron unas cinco obras (Orestes, Cavalleria Rusticana, Cântico dos Cânticos, Merlim e Veviana y As Bodas de Lia).

Tras esta breve y fructífera experiencia, Alexandre de Azevedo siguió con su labor escénica en Portugal. De ésta tenemos una reseña larga en La Correspondencia de España con motivo del estreno en Oporto de una obra de los hermanos Quintero, El Genio alegre:

… La compañía de Adelina Abranches y Alexandre de Azevedo (dos glorias de la escena portuguesa), en el beneficio de este último han hecho una jornada artísitca que servirá de ejemplo para próximos proyectos del teatro hispanoportugués. Por lo pronto, la obra de los Quinteros, traducida al portugués, después del éxito que aquí ha obtenido, será representada en el Brasil (para donde parte la compañía Abranches el día 17), y dará a los autores gloria y provecho, porque el verdadero filón de oro, para las compañías portuguesas, está en el Brazil, donde hay obras que alcanzan 400 representaciones seguidas, au grand complet, y de donde vienen actores, autores y músicos con verdaderas fortunas, después de haber actuado allí una temporada[187]

Alexandre de Azevedo fue un artista en el sentido más amplio de la palabra, cinematografista, poeta, actor y también cantante. El compositor de origen español, Pedro Blanco, instalado en Portugal, compuso sus Canções Portuguesas sobre poemas de Maximiano Ricca, Carvalho Barosa y João Saraiva y Alexandre de Azevedo interpretó por primera vez O Senhor Reitor y A Fiandeira en las Fiestas de la Canción Portuguesa

4.2.13.3.2. La primera carrera en Brasil y el Teatro da Natureza (1915-[1925])

Fue unos años más tarde cuando, por iniciativa al parecer del artista brasileño Cristiano de Souza, el pionero salió para Brasil para retomar el experimento del Teatro da Natureza y recibió el apoyo del mismo presidente de la República:

Contou-me o ator portugués Alexandre Azevedo que, quando, juntamente com Itália Fauta, pretendeu instalar o “Teatro da Natureza”, na praça da República, no Rio, para representar ao ar livre Sófocles e Ésquilo, encontrando dificuldade em obter licença para isso, pediu uma audiência ao presidente da República. O marechal [Hermes] recebeu-o e informado do que se passava, mostrou-se vivamente interesado na questão, pediu detalhes e pôs-se a conversar sobre o teatro grego com o ator. – “Fiquei surpreendido”– disse-me Alexandre Azevedo; “no homem entendía mais da tragedia grega do que eu[188].

Figura 600. Anuncio del Festival en beneficio de la Cruz Vermelha de Portugal
Revista da Semana, 1º de abril de 1916, año XVII, nº 8[189]

Había salido de Lisboa con la compañía dramática AbrancHes-Azevedo, a mediados de marzo de 1915. Con la ayuda del empresario Luís Galhardo, se emprendieron las obras del Teatro da Natureza a finales de 1915. De diciembre de 1915 a marzo de 1916, se estrenaron obras, algunas como Orestes, ya presentadas años antes en Lisboa. También se presentaron O Martyr do Calvario, Bodas de Lia, Caballeria Rusticana, Antigona y Rei Édipo. En O Martyr do Calvario, Alexandre de Azevedo llegó a interpretar el papel de Cristo. El final del Teatro da Natureza fue en marzo de 1916 por varias razones, las condiciones climáticas, la falta de apoyo institucional y, sobre todo, el limitado repertorio del Teatro da Natureza. Sea como fuere, la repercusión de éste fue relevante tanto en Portugal como en Brasil y Alexandre de Azevedo, como el Teatro da Natureza, mostraba una clara inquietud artística como ya lo había demostrado con el cinematógrafo.

El final de la experiencia del Teatro da Natureza no interrumpió sus actividades escénicas y, con los actores Cristiano de Souza y Leopoldo Froés, fue uno de los consolidadores del teatro brasileño. Pocas semanas después de la experiencia del Teatro da Natureza, el portugués ocupó el teatro Trianon de Río de Janeiro, en mayo de 1916, como lo comentaba el Jornal do commercio:

Tratando-se de um artista empenhado em fazer arte honesta, o público demonstrou a disposiçao em que se acha de amparar essa simpática iniciativa. As duas sessões de ontem tiveram concorrência numerosa e distinta. Sentia-se bem, na expressao fisionómica de quantos lá foram, uma certa satisfaçao e mesmo confiança nesta nova fase do Trianon. É que o Sr. Alexandre Azevedo, a pesar das dificultades encontradas num meio artístico acanhado como ainda é o rio de Janeiro, tem procurado fazer bom teatro[190].

En el Trianon, Alexandre Azevedo consiguió uno de los mayores éxitos del teatro brasileño de aquellos años con la adaptación de la comedia francesa, O Águiade Paul Armont y Nicolas Nancey, libremente adaptada por Luiz Palmerim que se estrenó el 29 de mayo de 1916 y se mantuvo en cartel hasta el mes de julio. Posteriormente fue montada la obra de Juliao Machado, A Única Bandeira, antes de que las exhibiciones fueran bruscamente interrumpidas al ser vendido el teatro al empresario Jácomo Rosário Staffa, dueño del vecino Cinema Parisiense, uno de los más afamados de Río de Janeiro, que despidió de forma muy radical a los actores de la compañía de Alexandre Azevedo. Pocas semanas después se inauguraba el Cinema-Theatro Parisiense que reunía el Cinema Parisiense y el teatro Trianón[191].

Durante algunos años, con su compañía, el artista portugués se dedicó a recorrer Brasil ofreciendo cantidad de obras de teatro. Así en São Paulo, en 1917, la Compañía de Alexandre Azevedo se instaló en el teatro São José, con un repertorio típico de las compañías extranjeras: Mentira de mulher de Arthur Pinero, Doidivanas, de Alfred Capus; e Simone, de Brieux. En enero de 1918, la Compañía estaba en Petrópolis, donde estrenó en el teatro de la ciudad O Águia, que había sido un exitazo en Río de Janeiro.

Fue a finales de febrero de 1920 cuando Alexandre Azevedo volvió al Trianón, en Río de Janeiro donde permaneció hasta febrero de 1921 presentando unas treinta obras de teatro de las cuales unas veinta eran brasileñas lo cual correspondía al auge del teatro nacional. Entre las muchas comedias, tuvieron mucho éxito A Jangada de Cláudio de Souza, Terra Natal de Oduvaldo Vianna, Nossa Gente de Viriato Correa, etc. Fue precisamente en aquel momento cuando el gran actor brasileño Procópio Ferreira integró la Compañía de Alexandre Azevedo y Antônio Serra y, en Rio de Janeiro, presentaron en noviembre A inquilina de Botafogo de Gastão Tojeiro.

Posteriormente, Alexandre Azevedo regresó a São Paulo, en 1921, donde montó varias obras brasileñas como la ya señalada Terra natal, O simpático Jeremías, de Gastao Tojeiro o As sensitivas, de Cláudio de Souza.. En los años siguientes, no hemos localizado su presencia en ningún sitio hasta que reapareció en Portugal.

4.2.13.3.3. El regreso a Portugal y sus primeras actuaciones en el cine ([1925]-[1937])

Aunque su regreso a Portugal pudo ser anterior a 1926, lo cierto es que a partir de ese año multiplicó sus actividades teatrales. Las compañías solían constituirse para una temporada y se renovaban anualmente. En un principio Alexandre Azevedo constituyó una nueva compañía con Ilda Stichini y durante el verano de 1926, actuó en el Teatro Nacional Almeida Garrett com el gran actor portugués Raul de Carvalho que interpretó obras como Os Filhos, de Lucien Népoty, Se Eu Quisesse, de Paul Géraldy y Robert Spitzer, e Para Fazer-se Amar Loucamente, de Gregorio Martinez-Sierra. Pasó luego al Politeama y recorrió la geografía portuguesa con su compañía y estuvo, por ejemplo en A Póva de Varzím en octubre de 1926.

Otra compañía la formó con Palmira Bastos, en 1927, y actuó en el Teatro do Ginásio, en Lisboa, entre noviembre de 1927 y mayo de 1928. En la capital portuguesa ofreció, en diciembre, la obra A Noite de Casino de Ramada Curto que provocó reacciones negativos en los medios más conservadores. Luego, Alexandre de Azevedo siguió por la provincia hasta julio del mismo año. Pocos meses después, iniciando una nueva temporada, la compañía estuvo presente, en Sá da Bandeira, en Oporto, en octubre de 1928 y a las pocas semanas, Alexandre Azevedo y su compañía presentaron, en Ponte de Lima, en el norte del país, tres obras: A Severa de Júlio Dantas, Amor de Perdição de João da Câmara, según la novela de Camilo Castelo Branco y A Noite de Casino de Ramada Curto, esta última tuvo que ofrecerse con la advertencia de que no contenía nada censurable.

Otra vez constituyó una nueva compañía, en febrero de 1929, con Ester Leão en el Teatro Apolo de Lisboa y con ella estuvo también en el Teatro Nacional Almeida Garrett entre abril y noviembre de 1929. Viajó por Portugal y se presentó en Beja, del 5 al 7 de abril de 1930 interpretando las obras A Ameaça, O Comboio Fantasma y O Processo de Mary Dugan y regresó a Ponte de Lima en junio de 1930.

Figura 601. Alexandre Azevedo en la obra O Diabrete
Ilustração Portugueza, nº474, 22 de marzo de 1915

Figura 602. Programa del Teatro Diego Bernardes, Ponte de Lima
http://limianismo.blogspot.com/2007/05/tarqunio-vieira-na-companhia-ester-leo.html

Mientras durante años había dedicado su vida al mundo del teatro, volvió al cine cuando el séptimo arte aprendía a ser sonoro. Las versiones múltiples que se realizaron en los años 30 como respuesta a las nuevas condiciones tecnológicas fueron la ocasión para Alexandre Azevedo de estrenarse como actor de cine. En cierto modo, el pionero seguía innovando cuando participó en el film A canção do Berço (1930) de Alberto Cavalcanti, primera película sonora del cine portugués y rodada en los estudios de la Paramount en Joinville-Le-Pont.

Figura 603. Ester Leão y Alexandre de Azevedo en A canção do Berço (1930) de A. Cavalcanti,
Imagen, Lisboa, nº16, 5 de diciembre de 1930.

En esta obra seguía con su pareja Ester Leão y Fernando Avila, el periodista de la revista Imagen, que lo entrevistaba con motivo del estreno de la película, describía así la casa del actor:

A casa de Alexandre Azevedo é un pequenino museu. Pelas paredes, dispostos em elegante gôsto artístico, mas a que Alexandre teima chamar desarranjo, muitos retratos e caricaturas com amaveis dedicatórias e alguns quadros de valor.

-       Gostou de filmar nos estúdios Paramount.

-       Muito. E encantou-me principalmente a maneira como tudo aquilo está organizado. Comparo tôda aquela engrenagem a um automovel: é preciso ter o maior cuidado com o motor; reparar nos pneus, enfim, trazer tudo muito bem afinado, para que não haja “panne”. O mais pequeño pedido do realizador e que, à primeira vista, parece irrealizavel, é prontamente satisfeito.

-       Viu alguma exibição da versão portuguesa da Canção do Berço?

-       Vi apenas a versão francesa, e gostei. Sôbre a versão portuguesa nada posso dizer, porque não a vi, mas creio que deve ser um grande éxito, porque Alberto Cavalcanti, um espirito amabilissimo, dirigiu-nos como um mestre que é. De resto, da direcção da Paramount também recebemos as maiores provas de gentileza.

Retirei-me de casa de Alexandre de Azevedo com as melhores impressões, e à saida admirei, mais uma vez, o seu pequenino e encantador museu, que êle teima chamar um desarranjo[192].

De hecho, la película A Canção do Berço era la versión portuguesa del film americano Sarah and Son de Dorothy Arzner. Se estrenó el 22 de diciembre de 1930 en el Tívoli y consiguió un enorme éxito.

También para la Paramount, Alexandre de Azevedo volvió a actuar en la película A Dama Que Ri (1931) de Jorge Infante, actor argentino que había sido protagonista de Las Luces de Buenos Aires de Adelqui Millar, junto a Carlos Gardel. En la cinta también intervenía Ester Leão. También se trataba de una versión portuguesa de The Laughing Lady de Victor Schertzinger que se estrenó el 20 de abril de 1931.

Tras este breve primer paréntesis cinematográfico, el pionero siguió con sus actividades teatrales. Entre las muchas obras de teatro en las que intervino, merece señalarse Deus Lhe Pagueescrita en 1932 por Joracy Camargo considerado como el introductor del teatro social en Brasil. La obra, cuya implicación ideológica es patente, fue estrenada en Portugal en 1935 sin que, curiosamente, interviniera la censura salazarista. En ella actuaban, entre otros, Alexandre de Azevedo y Ester Leão.

Alexandre Azevedo volvió al cine, interpretando el papel de Chefe Moreira de A Revolução de Maio (1937) deAntónio Lopes Ribeiro que fue efectivamente el paragón del film salazarista, producido por el Secretariado de Propaganda Nacional. Curiosa implicación ideológica para quien tenía un recorrido tan audaz y comprometido.

Figura 604. António Lopes Ribeiro, A Revolução de Maio (1937)

Figura 605. Alexandre de Azevedo
© Brício de Abreu, Esses Populares Tão Desconhecidos, E. Raposo Carneiro Editor, 1963.

Tras unos diez años pasados en Portugal, el actor regresó a su tierra de elección, Brasil, y desempeñó un papel en la muy olvidada Joujoux e Balangandãs (1939), producción brasileña del misterioso Amadeu Castelaneto[193]. Fue su última intervención en una película, se despidió y se retiró en la hacienda que había comprado en Petrópolis, en Brasil, donde murió en 1954.

[114] El Adelanto, Salamanca, miércoles 22 de diciembre de 1897, p. 2.

[115] La Voz de Peñaranda, Peñaranda de Bracamonte, sábado 25 de diciembre de 1897, p. 2.

[117] La Opinión, Salamanca, lunes 3 de enero de 1898, p. 2.

[118] El Lábaro, Salamanca, miércoles 15 de enero de 1898, p. 1.

[119] Esta Compañía la hemos localizado algunos meses antes en Gijón (El Noroeste, Gijón, 18 de octubre de 1897, p. 2.) lo cual deja la posibilidad de que Azevedo y Marques hubieran tenido algún contacto.

[120] El Correo de Zamora, Zamora, sábado 22 de enero de 1898, p. 3.

[121] El Correo de Zamora, Zamora, sábado 29 de enero de 1898, p. 2.

[122] El Correo de Zamora, Zamora, jueves 3 de febrero de 1898, p. 2.

[

[125] El Correo de Zamora,Zamora, martes 8 de febrero de 1898, p. 3.

 

[151] Pedro Serra y Soler (Prats de Rey, 29 de junio de 1840-Madrid, 11 de julio de 1899). "De una familia acomodada de labradores, quedó huérfano en temprana edad, y en Barcelona y Valladolid se dedicó a la industria, viniendo luego a Madrid al lado de un pariente suyo que estaba en la casa de banca de Baüer. Grande amigo del gobernador de Madrid en 1874, Sr. Moreno Benítez, estableció la rifa a beneficio de los Asilos del Pardo, el cual establecimiento, modelo de los de su género, se fundó con los ingresos que de la mencionada rifa se le destinaron. En 1879 constituyó, en unión de varios amigos, el Banco Ibérico y su Caja de Ahorros. Desde 1894 era empresario de los Jardines del Bueno Retiro, y esta finca, que venia siendo onerosa para el Municipio, desde que D. Pedro Serra y Soler los tomó en arrendamiento, en subasta pública, comenzó a producir a la villa de Madrid más de siete mil duros anuales. El Sr. Serra había empleado en los Jardines tres millones de reales. Antes había sido también muy inteligente empresario de teatros y ayudó con capital a la empresa del Conde de Michelena en el teatro Real. D. Pedro Serra y Soler había viajado mucho por Europa y poseía con gran perfección el francés y el italiano. Estaba condecorado con la cruz del Santo Sepulcro y con la Gran Cruz de Isabel la Católica, y fue varios años cónsul en España de la República del Uruguay." (La Ilustración española y Americana, 15 de julio de 1899, p. 19.)

[152] Las informaciones sobre las actividades cinematográficas figuran en la “Declaración y convenio entre los Señores Don Francisco Lujan Rizareli y Don Augusto Cesar Marques y Caldera y Don Alejandro Paes de Acevedo.” Tomo 39 912, Folio 7 355, AHPM.

[153] El Imparcial, Madrid, jueves 8 de septiembre de 1898, p. 3.

[154] El Globo, Madrid, lunes 12 de septiembre de 1898, p. 2.

[155] El Globo, Madrid, martes 13 de septiembre de 1898, p. 2.

[156] El Imparcial, Madrid, viernes 23 de septiembre de 1898, p. 3.

[157] El Día, Madrid, martes 27 de septiembre de 1898, p. 3.

[158] El Imparcial, Madrid, miércoles 28 de septiembre de 1898, p. 3.

[159] Heraldo de Madrid, Madrid, miércoles 5 de octubre de 1898, p. 3.

[160] La Correspondencia de España, Madrid, viernes 7 de octubre de 1898, p. 2.

[161] El Globo, Madrid, sábado 8 de octubre de 1898, p. 1.

[162] Al parece, uno de los últimos anuncios lo publicó El País, Madrid, lunes 24 de octubre de 1898, p. 4.

[163] El Día, Madrid, sábado 29 de octubre de 1898, p. 3.

[164] El Globo, Madrid, domingo 20 de noviembre de 1898, p. 2.

[165] El Día, Madrid, sábado 26 de noviembre de 1898, p. 3.

[166] http://www.arquivo-madeira.org:81/bds/passaportesuk/CListaPassaplist.asp?psearch=azevedo&Submit=Search+%A0%28*%29&psearchtype= ARM

[167] La colaboración entre M. Blanquart y Augusto César Marques se deduce gracias a una serie de artículos publicados en Reus en julio y agosto de 1899.

[168] El Imparcial, Madrid, miércoles 10 de mayo de 1899, p. 3.

[169] Crónica reusense, Reus, miércoles 26 de julio de 1899, p. 3.

[170] Crónica reusense, Reus, miércoles 2 de agosto de 1899, p. 2.

[171] Crónica reusense, Reus, lunes 21 de agosto de 1899, p. 3.

[172] Crónica reusense, Reus, sábado 5 de agosto de 1899 p. 2.

[173] Crónica reusense, Reus, miércoles 2 de agosto de 1899, p.

[174] Crónica reusense, Reus, sábado 12 de agosto de 1899, p. 2.

[175] Correo de Tortosa, Tortosa, viernes 25 de agosto de 1899, p. 3.

[176] La Verdad, Tortosa, sábado 2 de septiembre de 1899, p. 3.

[177] Diario de Tortosa,Tortosa, jueves 14 de septiembre de 1899, p. 2.

[178] Los Debates, Tortosa, sábado 16 de septiembre de 1899, p. 3.

[179] Los Debates, Tortosa, domingo 1 de octubre de 1899, p. 2.

[180] Diario de Tortosa, Tortosa, martes 3 de octubre de 1899, p. 2.

[181] Los Debates, Tortosa, sábado 7 de octubre de 1899, p. 3.

[182] Diario de Tortosa, Tortosa, sábado 21 de octubre de 1899, p. 2.

[183] Esta información figura en el libro Alberto Cañada Zarranz, Llegada e implantación del cinematógrafo en Navarra (1896-1930), Pamplona: Gobierno de Navarra, 1997, p. 175.

[184] Alexandre Azevedo, Que azar, Godofredo!, Atual Editora, 1899, 72 p.; Alexandre Azevedo, A Banda Da Floresta,Editora Le, 1899; Alexandre Azevedo y Hugo Ribeiro De Almeida, Pepe, O Pirata pirado, Paulinas, 1899, 16 p., Alexandre Azevedo y Toninho Gonçalves, Mae-CanguruAtual Editora, 1899, 16 p., Alexandre Azevedo y Jotah,O Abc do dromedario (Poesia), Paulinas, 1899, 31 p.

[185] Una parte de las informaciones relativas al Teatro da Natureza proviene del libro de Marta Metzler, O Teatro da Natureza, São Paulo: Editora Perspectiva, 2006, 96 p.

[186] Adelina Abranches, ob. cit., p. 272.

[187] Pedro Blanco, “El Genio alegre, en Portugal”, La Correspondencia de España, miércoles 11 de marzo de 1914, p. 2.

[188] Brito Broca, “A Grécia no Brasil”, A Vida Literária no Brasil-1900, 2ª ed. Rio de Janeiro, Livraria José Olympio Editoria, 1960, p. 105. (Coleção Documentos Brasileiros, n. 108).

[189] Anuncio reproducido en el libro de Marta Metzler, ob. cit., p. 55.

[190] “Tratándose de un artista empeñado en hacer arte honesto, el público mostró su disposición para amparar esta simpática iniciativa. Las dos sesiones tuvieron una concurrencia numerosa y variada. Se sentía bien, por la expresión facial de cuántos estaban, una cierta satisfacción e incluso confianza en esta nueva etapa de Trianon. Es que el señor Alexandre Azevedo, a pesar de las dificultades encontradas en un medio artístico conservador como sigue siendo el de Río de Janeiro.”Jornal do commercio, Río de Janeiro, 14 de mayo de 1916. Citado en Adriano de Assis Ferreira, Teatro Trainon: forças da orden X forças da desorden, (dissertação), São Paulo: Universidade de São Paulo, 2004, p. 76.

[191] Alexandre de Azevedo se casó con Helena van Erven aunque no sabemos en qué momento. Tal vez fuera precisamente cuando ya estaba en Brasil.

[192] Imagen, Lisboa, nº16, 5 de diciembre de 1930, p. 18.

[193] Al parecer, Amadeu Castellaneto no era sino el director norteamericano Wallace Downey (1902-1967), realizador del primer musical brasileiro, en 1931, Coisas Nossas.

Los nombres de Augusto Cesar Marques e Caldera y de Alexandre Pais de Azevedo e Lima (1873-1954) están asociados a la aventura del cinématographe; ambos eran portuguesas, el primero oriundo de Aldeia Galega do Rio Ribatejo (hoy Montijo). El segundo nacido en Cabanas, cerca de Vizeu, el 28 de enero de 1873. A los 19 años, en 1892, empezó Alexandre Azevedo su carrera de actor en el Teatro da Rua dos Condes de Lisboa en la obra Mar e Guerra antes de dedicarse por algún tiempo a la difusión del cinematógrafo.

En Lisboa, el concesionario de los Lumière, Jean Busseret presentó el cinématographe el 8 de febrero de 1897. A primeros de marzo, también organizó sesiones en Oporto aunque tuvo que interrumpirlas dejando el sitio a otro cinématographe, posiblemente el de Azevedo y Marques. Es muy probable que hicieran algunas pruebas con su aparato como parece confirmarlo la presentación, en Ferrol, de la vista Bañistas en Lisboa, el 25 de junio de 1897.Lo cierto es que los pioneros ya habían estado allí para rodar lo que, hoy por hoy, se puede considerar como la primera película jamás filmada en Galicia.

Riobó, Ferrol, La Botadura del nuevo acorazado Cardenal Jiménez de Cisneros, 19 de marzo de 1897
Nuevo Mundo, Madrid, año IV, nº 170, 8 de abril de 1897, p. 6.

Eso fue con motivo de la Botadura al agua del acorazado Cardenal Cisneros, el 19 de marzo de 1897. La construcción del crucero estaba prevista dentro del Plan de Escuadra de 1887, pero se demoró bastante por falta de personal y de materiales lo cual paralizó su botadura que sólo tuvo lugar diez años más tarde, en Ferrol, y no entró en servicio hasta el 1º de septiembre de 1902. Se trataba de un acorazado imponente de 106 m de estora propulsado por 6 calderas cilíndricas y 2 máquinas horizontales de triple expansión. Desgraciadamente, el Cardenal Cisneros tuvo una vida cortísima, ya que se hundió el 28 de octubre de 1905, tan solo tres años después de su entrada en servicio, por chocar su casco con una roca en la ría de Muros[1]. Se trata de una vista de actualidad determinada por la situación política que atravesaba España en aquel momento. Lo curioso es que dicha vista no se llegó a presentar sino más de un año más tarde, en Cáceres.

Azevedo y Marques, Cartel de mano (fragmento), Cáceres, 15 de mayo de 1898
© Col. Alfonso Artero Hurtado[2]

De hecho sabemos que si los pioneros rodaron cintas durante el año 1897, no tenían, al parecer, la posibilidad de revelar las películas. Para ello, tenían que acudir a un fotógrafo conocedor de las nuevas tecnologías y que dispusiera de un taller para llevar a cabo las operaciones. En Asturias, el fotógrafo Quiroga, duñeo de varios talleres en el Noroeste de la península, fue quien se encargó del relevado de una parte –tal vez de la totalidad- de las vistas animadas de Azevedo. Podemos pensar que, de hecho, Botadura al agua del acorazado Cardenal Cisneros no fue la única cinta que los pioneros rodaron en Galicia.

A los pocos días del rodaje, los pioneros estaban de vuelta a Lisboa donde constituyeron una sociedad para la explotación del cinématographe (5 de abril de 1897[3]), lo cual significa que los hermanos Lumière no solo habían aceptado la venta de aparatos, como en el caso de Sellier, ya estaban cediendo la explotación del aparato antes de la fecha oficial del 1º de mayo de 1897. La originalidad de los portugueses es que son de los muy pocos en constituir una sociedad con el fin de rentabilizar el nuevo invento. Además su ambición clara era recorrer una parte importante de España para difundir el cinématographe. El amplio circuito que Azevedo y Marques van a organizar curiosamente excluye prácticamente su propio país, tal vez porque Edwin Rousby ya había difundido ampliamente el animatógrafo. Por lo contrario, Galicia, con la excepción de La Coruña, no conocía el nuevo invento y los pioneros imaginaban que las exhibiciones podían ser muy rentables. Esa fue la probable razón que explica que salieron para el Norte y empezaron su gira por Galicia. Como la mayoría de los pioneros hacían descansar el éxito del nuevo invento en la novedad que constituía –un tema muy importante a finales del siglo XIX–, por eso privilegiaban las ciudades que no lo conocían.

Alexandre Pais de Azevedo (h. 1900)[4]

No se sabe hasta qué punto la gira estuvo organizada de antemano, pero lo cierto es que no pudo empezar peor de cómo comenzó. La lógica geográfica hubiera sido que comenzaran las exhibiciones en Tui y Vigo, pero ante la imposibilidad de encontrar un lugar, salieron para Pontevedra donde se retrasó la sesión inaugural hasta el 18 de abril de 1897[5]. La fórmula habitual –porque también se presentó en cinématographe solo- que iban a utilizar los pioneros era de tipo mixto, varietés, donde el cinématographe sólo era una parte del espectáculo completado, a veces, por poesías dichas por el propio Alexandre de Azevedo. Las sesiones solían durar una hora, lo cual era bastante más que en las presentaciones del año 1896 en España, y llegaron incluso a durar bastante más durante la gira. De Pontevedra salieron para Vigo donde permanecieron unos diez días en el teatro de Tamberlick (29 de abril a 9 o 10 de mayo de 1897), pero las funciones de casi tres horas de duración no estaban adaptadas al público y tuvieron un éxito limitado[6]. No fue todo de color de rosa en esta gira por Galicia, la lluvia, el aparato, la electricidad, las salas e incluso el público obstaculizaron la presentación de las vistas cinematográficas repetidas veces. Así en Tui, donde sólo se quedaron cuatro días (13 16 de mayo de 1897), los jóvenes espectadores armaron jaleo[7].

El caso de Coruña es bastante excepcional ya que la ciudad había recibido un cinematógrafo, aunque no el cinématographe Lumière, desde los primeros días de septiembre de 1896, cuando el abogado asturiano Prado ofreció su exhibición a los coruñeses. Por otra parte, el reciente incendio dramático del Bazar de la Charité en París (4 de mayo de 1897) podía comprometer el negocio. Este contexto explica la prudencia de Azevedo y Marques a la hora de hablar del nuevo invento en la prensa. De hecho, se negaron a organizar sesiones en el Circo Coruñes por su peligrosidad[8] y terminaron por inaugurar las sesiones en el local anteriormente ocupado por la famosa pastelería la Mallorquina, calle Real, 25. La situación era inaudita, ya que se encontraron, sin anticiparlo probablemente, con la competencia del fotógrafo local, Joseph Sellier:

… Dos cinematógrafos comenzaron a funcionar anoche en la calle Real, uno en el Bazar de la Industria, casa nº 8, y el otro en la nº 25.

Numeroso público acudió a presenciar las exhibiciones, que con intervalo de media hora fueron efectuándose en ambos locales.

Hay en uno y otro aparato aparatos fotografías animadas y hermosísimas, por lo curioso y lo original de los asuntos.

Las vistas en el Cinematógrafo del número 25 son grandes, y las figuras de tamaño natural; en el otro es más pequeño el foco; pero, no obstante, se aprecian los detalles minuciosamente, y resultan los cuadros muy perfectos y sin interrupciones[9].

Los detalles del comentarista nos dan una idea de la dimensión de las salas, siendo la de Azevedo y Marques probablemente más grande que la de Sellier. Estábamos a finales de mayo, y no parece que la competencia fuera en detrimento de ambos pioneros, pero sí de la ópera de Leoncavallo Y Pagliacci que se presentaba en el teatro. No se sabe exactamente cuándo salieron de Coruña los portugueses, pero su recorrido los llevó, en los primeros días de junio, a Betanzos donde organizaron varias sesiones en el teatro Alfonsetti. Posteriormente estuvieron en Ferrol donde, desgraciadamente, tuvieron que aplazar de nuevo la inauguración hasta el domingo 13 de junio. Gracias a la prensa conocemos la casi totalidad de las cintas Lumière que allí se presentaron. La gira terminó en Lugo, en la primera quincena de julio, con dificultades similares a las ya encontradas desde abril. La gira gallega, al cabo de tres meses, terminó con la salida para Asturias de Azevedo y Marques, el lunes 12 de julio[10].

Los portugueses fueron indudablemente los grandes difusores del nuevo invento por toda Galicia que quedaba fuera de los intereses directos de las empresas como la de los Lumière. Gracias a la prensa sabemos que el número de películas presentadas fue muy importante y que, a pesar de las múltiples desavenencias, el público respondió por su presencia casi constante. Sigue la duda de si los pioneros rodaron otras vistas en Galicia, lo cual no se puede descartar.

Alexandre de Azevedo y César Marques se aprovecharon sin duda alguna de las experiencias gallegas para organizar con más provecho las siguientes etapas de su viaje por la España occidental. Sin que se pueda llegar a hablar de estrategia, lo cierto es que los portugueses se instalaron en Gijón durante dos meses enteros, un tiempo muy largo por aquel entonces y que sólo se podía justificar por el éxito de las funciones y la variedad de las vistas. Lo más señalado de esta larga estancia es, sin duda, el rodaje de algunas cintas que venían a completar el todavía muy limitado corpus de los pioneros: Vista de un rompe-olas, tomada desde Santa Catalina y Vista del Campo Valdés (Gijón). El que se pospusiera repetidas veces la salida de Azevedo y Marques de Asturias subraya claramente el éxito que tuvieron.

La explotación del cinématographe se prolongó durante meses y estuvieron los portugueses en Toledo, Talavera (¿?), Ávila (¿?), Béjar, Salamanca, Peñaranda de Bracamonte, Zamora, Cáceres, Llerena… entre octubre de 1897 y agosto de 1898. No sabemos cuándo cesó la colaboración entre Azevedo y Marques, pero a partir de septiembre de 1898 se cambió el nombre cinématographe por el de biograph, aunque seguía siendo un Lumière. Por esa época se puede situar la separación de ambos colaboradores. Sabemos que César Marques siguió presentando cinematógrafos por la península por lo menos hasta 1907. Por su parte, Alexandre de Azevedo abandonó totalmente la explotación del cinematógrafo para convertirse en una figura importantísima del teatro portugués y brasileño. Fue el inventor del célebre teatro da natureza y dedicó su vida a montar e interpretar obras, en particular entre 1910 y finales de los años treinta alternando estancias de largos años tanto en Portugal como en Brasil. Durante los años 30 hizo algunas incursiones en el mundo del cine y salió de actor en algunas películas como A Canção do Berço (Alberto Cavalcanti, 1930, Brasil) o A Revolução de Maio (António Lopes Ribeiro, 1937, Portugal), una obra salazarista. Murió en Petrópolis, en Brasil, en 1954.


[1] Para más informaciones, véase Alejandro Anca Alamillo, El Crucero acorazado Cardenal Cisneros, Madrid: La Espada y la Pluma, 2004, 64 p.

[2] Nuestra gratitud a Alfonso Artero Hurtado quien ha tenido la amabilidad de mandarnos una reproducción de dicho cartel de mano.

[3] 

[4] Retrato reproducido en A. Videira Santos, Para a História do Cinema em Portugal. Lisboa: Cinemateca portuguesa, 1990, p. 266.

[5] El Diario de Pontevedra, Pontevedra, lunes 19 de abril de 1897, p. 2.

[6] El Faro de Vigo, Vigo, domingo 2 de mayo de 1897, p. 3.

[7] “Ecos del Miño”, La Integridad, Tui, 14 de mayo de 1897.

[8] La Correspondencia gallega, La Coruña, 21 de mayo de 1897.

[9] La Voz de Galicia, La Coruña, lunes 24 de mayo de 1897, p. 1.

[10] Eco de Galicia, Lugo, martes 13 de julio de 1897 y “Noticias de Galicia: Lugo”, La Correspondencia de Galicia, Pontevedra, jueves 15 de julio de 1897, p. 2.

Fuentes

DE ABREU Brício, Esses Populares Tão Desconhecidos, Rio de Janeiro, E. Raposo Carneiro Editor, 1963, 440 p.

4

18-25/04/1897 Espagne Pontevedra Teatro cinematógrafo Lumière
29/04-10/05/1897 Espagne Vigo Teatro  cinematógrafo Lumière
13-17/05/1897 Espagne Túy café  cinematógrafo Lumière
23->28/05/1897 Espagne La Corogne calle Real, 25 cinematógrafo Lumière
<15>/06/1897 Espagne Betanzos Teatro Alfonsetti cinematógrafo Lumière
16-17/06-04/07/1897 Espagne El Ferrol Calle Real cinematógrafo Lumière
07-11/07/1897 Espagne Lugo Teatro Circo cinematógrafo Lumière
<20/07-26/09/1897 Espagne Gijón Paseo Alfonso XII cinematógrafo Lumière
02-<23/10/1897 Espagne Tolède Teatro de Rojas cinematógrafo Lumière
*21->21/10/1897 Espagne Talavera de la Reina Teatro Calderón cinematógrafo Lumière
<27>/11/1897 Espagne Béjar Teatro cinematógrafo Lumière
9-<22/12/1897 Espagne Salamanque Teatro del Lilceo cinematógrafo Lumière
23/12/1897-08/01/1898 Espagne Peñaranda de Bracamonte Teatro cinematógrafo Lumière
07->21/01/1898 Espagne Salamanque   cinematógrafo Lumière
31/01-13/04/1898 Espagne Zamora Teatro Principal cinematógrafo Lumière

Contacts