MADRID

Jon LETAMENDI GÁRATE
Jean-Claude SEGUIN VERGARA

Madrid, capitale de l'Espagne, compte 512 150 habitants (1897).

95

El kinetoscopio de Eduardo Pagan y Ruiz (< 15 de mayo-> 11 de diciembre de 1895)

Desde el mes de enero de 1894, la prensa va evocando el nuevo invento de Edison, y pocos días antes de su inauguración, José Echegaray le dedica un larguísimo artículo en primera plana del periódico El LIberal (El Liberal, Madrid, 8 de mayo de 1895, p. 1). La ortografía sigue siendo inestable y se habla tanto de " kinetoscopio " como de " kinetóscopo ". El artículo que mejor describe la instalación del aparato en Madrid, el 13 de mayo de 1895, es probablemente El Heraldo de Madrid que así comenta el acontecimiento :

EL KINETÓSCOPO DE EDISON
Seguramente ha de desfilar todo Madrid ante los cinco aparatos de este nuevo invento del sabio norteamericano, instalados por los Sres. Lacarcel, hermanos, y Almagro, en la carrera de San Jerónimo, 34.
En la sesión dedicada a la prensa, todos cuantos asistieron quedaron admirados de la curiosísima invención, que recoge el movimiento en 46 fotografías por segundo.
Allí vimos bailar admirablemente a tres japonesas, dar saltos mortales y hacer equilibrios en una cuerda á Caicedo, una riña de gallos ingleses, ejercicios de espingarda por un árabe y baile por una española, la célebre Otero.
El aparata consiste en una caja, sobre cuya pared superior hay una lente que corresponde á una ranura, por debajo de la cual con increíble rapidez van desfilando 800 fotografías, colocadas en una cinta sin fin, que no permite ninguna solución de continuidad.
El espectador se hace la ilusión de que presencia una escena da la vida real, con una regularidad perfecta en los movimientos.
Además del kinetóscopo han establecido los mencionados señores un fonógrafo que contiene una completa variedad de cilindros, y el espectador puede escuchar trozos admirables de música y poesías de los mejores poetas.
La reunión terminó bastante tarde, prueba de que todos quedaron satisfechos.
Los dueños del espectáculo obsequiaron á los invitados con un espléndido lunch.
Manuel del Palacio, Arpe y García Plaza, accediendo á los deseos do aquellos señores, recitaron algunas de sus poesías ante el fonógrafo, y el Sr. Bermúdez una carta que un huertano de Murcia dirige á su madre.


El Heraldo de Madrid, Madrid, 15 de mayo de 1895, p. 3.

En realidad se trata de un kinetoscope parlor como los que ya existen tanto en Estados Unidos como en París o Londres. Cinco aparatos presentan sendas vistas animadas. La visión es individual. Entre las cintas presentadas, la de Otero parece ser una confusión con la vista famosa Carmencita.

Sabemos que el murciano Eduardo Pagan y Ruiz es quien solicita la " apertura de exposición de un fonógrafo y kinetoscopo de Edison. Eduardo Pagan y Ruiz, Carrera de San Jeromino 34 (10-41-30) " (Archivo de la Villa de Madrid, inventario general, documentación desaparecida). La prensa murciana nos ofrece alguna información complementaria:

Los inventos
[...]
Todos felicitamos a nuestro paisano, por ser el primero que ha traído a exhibir en España los últimos inventos del inmortal electricista.
La instalación le ha costado más de 20.000 pesetas, y estará expuesta hasta el 30 de Septiembre.
Después de habernos puesto de manifiesto, todos los progresos de la ciencia, nos obsequió nuestro paisano con un expléndido lunch y cuando se destapó el champagne todos le felicitamos deseándole prosperidades en su negocio, no dudando que el gabinete será visitado por todo Madrid.
Cuando abandonamos el salón, la atmósfera era muy densa, por el humo que despedían a la vez más de 80 habanos de la Vuelta de Abajo que nos regaló el Sr. Pagan y Ruiz.


El Diario de Murcia, Murcia, 16 de mayo de 1895, p. 1.

El precio para ver las vistas del kinetoscopio es de una peseta (La Época, domingo 25 de mayo de 1895, p. 4) aunque se rebaja, a partir de julio, a 50 céntimos. Inicialmente previsto para el 30 de septiembre, el cierre del local, llamado "Salón Edison", parece posterior y la prensa lo sigue anunciando hasta mediados de noviembre (El Liberal, Madrid, viernes 15 de noviembre de 1895, p. 4).

Tal vez se pueda pensar que en realidad el Salón Edison se traslada a finales de octubre en la misma Puerta del Sol, ya que La Correspondencia de España publica un anuncio, el 29 de octubre, que indica su nueva localización.

 salon edison 01

La Correspondencia de España, Madrid, martes 29 de octubre de 1895, p. 1.

Otro anuncio, en el mismo periódico, se publica el 11 de diciembre, y luego ya no aparece el salón Edison.

Repertorio (otras cintas): Baile andaluz, La Serpentina (El País, Madrid, jueves 23 de mayo de 1895, p. 3), En casa de un dentista, En una taberna (El Día, Madrid, viernes 21 de junio de 1895, p. 3).

96

El animatógrafo de Edwin Rousby (Circo Parish, 11 mayo-[11] de junio 1896)

El húngaro Edwin Rousby es el primero en presentar al público madrileño vistas animadas en gran pantalla. Anteriormente, ha estado en Londres donde ha podido adquirir un "animatógrafo" que ha puesto a la venta el británico Robert William Paul. El lugar escogido es el circo Parish, también conocido antes y después como "circo Price" del nombre del acróbata inglés Thomas Price. El director de la compañía es Hugo Herzog 

circo parish 1895

"La entrada del circo Parish",
Blanco y Negro, Madrid, nº 222, 3 agosto 1895

Para la temporada del año 1896, forman parte de la compañía, entre otros, las hermanas Ella y Zephora Seiffert, Rosita Tejero y Olga Bugni de Brailly. En cuanto a Rousby, sin pertenecer realmente a la compañía, se une a ella durante su estancia madrileña. En un edificio que no está adaptado para el cinematógrafo, ni tampoco para las zarzuelas por su mala acústica, es necesario hacer unas pruebas con el animatógrafo, lo cual hace Rousby el lunes 11 de mayo de 1896 después de la función:

PARISH
Invitados por el simpático director de este popular circo, Mr. Hugo Herzog, para presenciar el ensayo del aparato Animatographo, tuvimos gran satisfacción en presenciar aquel grandioso espectáculo. Puede decirse que es el último adelanto de la interna mágica, en ella se ve la animación de cuanto se refleja en telón escenográfico, las figuras antes inanimadas se mueven, andan, bailan, y se agitan en todos los sentidos.
Al terminar su trabajo Mr. Rousby fue calurosamente aplaudido, alcanzando una justa ovación; cierto es que es una verdadera notabilidad, la mejor, sin duda, de cuantas se han presentado, y que ha de ser visitada por todo Madrid, pues se trata de un espectáculo maravilloso y sorprendente.
Anoche debutó la hermosa bailarina señorita Rosa Tejero, haciendo las delicias del público por su extraordinaria gracia; la seductora sevillanita fue muy aplaudida.
Nuestra enhorabuena al inteligente director, que no descansa un momento por presentar novedades en el popular circo de la Plaza del Rey.


La Justicia, Madrid, 12 de mayo de 1896, p. 2.

Estos primeros intentos no le salen del todo mal al operador y el público que presencia los ensayos reacciona de manera positiva:

EL ANIMATÓGRAFO
Después de la función celebrada anoche en el Circo de Parish se verificó el ensayo del notable aparato titulado el Animatógrafo, mediante el cual se reproduce la fotografía de movimiento, inventada por Edisson en una forma distinta de la presentada por mr. Hugo Herzog.
El nuevo aparato ofrece a la vista del espectador todos los movimientos del cuerpo humano, proyectados en un amplio lienzo por medio de poderosos focos eléctricos.
El tamaño de las figuras adquiere grandes proporciones y los cuadros resultan sorprendentes.
El público que asistió al ensayo prodigó grandes aplausos al espectáculo, que esta noche será presentado por vez primera y que de seguro merecerá la aprobación de cuantos asistan hoy al circo Parish.


El Liberal, Madrid, martes 12 de mayo de 1896, p. 2.

En el caso del animatógrafo como en muchas otras situaciones similares, la puesta a punto del aparato es muy delicada y si el ensayo sale bien, la primera presentación pública, al día siguiente, no deja satisfecha del todo a los que la presencian:

Circo Parish
En el escenario de este favorecido circo ha presentado M. Rousby unos cuadros disolventes, que dicho señor asegura ser producto de un aparato de Edison, perfeccionado por el señor Rousby, doctor titulado, valga la sexquipedalia — el animatógrafo.
El espectáculo se reduce, conforme a lo que presumíamos antes de conocerle, a unos cuadros disolventes, cuya única novedad, comparada con las estrellas que llaman de movimiento los iniciados en estas cuestiones no es sino la de una rapidísima movilidad en la superposición de las placas transparentes.
La Bella Chiquita, con sus obscenas danzas, una herrería, los bailes zingaleses, un grupo de fumadores chinos y otro de negros, la bayadera “Serpentine”, etc., etc., son reproducidos en el lienzo.
Desde el puente Black Friars (London), hasta la plaza famosa de Westwhinster, hay en los nuevos cuadros panoramas muy bonitos y agradables, sin olvidar el de mar (sin punto determinado), con su oleaje, espumas y rompientes.
El espectáculo merece verse; pero ¡ay! el supuesto invento no es si no una linterna potente de placas diversas.
Ya entenderá Rousby lo que queremos indicarle.
Sin aludir al kinetóscopo de un gabinete de Física ad usum de discípulos del 5º grupo del grado de Bachiller.
¡Ah! conviene cuidar más de los carbones de los arcos voltaicos y redoblar en los reóforos la resistencia de éstos, para que no se fundan los hilos y se hagan derivaciones a tierra con gran perjuicio de los espectadores que oyen el rumor de las escenas sin ver lo que estas son, por falta de luz.


El Nacional, Madrid, jueves 14 de mayo de 1896

Las cintas que proyecta el animatógrafo provienen del editor Paul que además vende películas de Edison. Sorprende entre dichas vistas animadas, la presencia de un título como La bella Chiquita porque remite a una bailarina de varietés española que provoca escándalosa con sus danzas atrevidas (Ego, “Actualidades”, La Gran Vía, Madrid, Año I, nº 1, domingo 2 de julio de 1893, p. 15) y no tenemos constancia de que exista una cinta donde haya actuado. Lo más probable es que se trate de una cinta de la casa Edison, como la famosa Princess Ali, conocida por su danse du ventre. La dificultad para abastecer el animatógrafo en luz es realmente un problema y Rousby tiene que ensayar varias veces antes de llegar a un resultado bastante mediocre como lo confirma el Heraldo de Madrid:

Mr. Rousby “descabelló al tercer intento” — como diría el crítico sevillano que juzgó La Serenata de Chapí — es decir, que a la tercera prueba aparecieron las figuras animatográficas produciendo gran efecto en el público. Los cuadros titulados Una herrería, y El puente Black-Friars de Londres fueron los que con más claridad se proyectaron.
Los demás resultaron bastante confusos.
Si este defecto se remedia en sucesivas noches va a ser el animatógrafo la great atraction para los isidros del hogaño.


Heraldo de Madrid, Madrid, martes 13 de mayo de 1896.

A pesar de los numerosos desperfectos, la novedad del espectáculo hace sin embargo que las críticas no suenan demasiado fuerte y Roberto de Palacio hace un balance, al fin y al cabo, positivo de este primer intento:

Y, ¿qué he de decir ¡ah, señores! del animatógrafo que presenta ahora en el circo?
¿Que es una preciosidad?
¿Que la ilusión del espectador es completa al ver aquellos herreros golpeando en el yunque; a los chinos fumando opio y lanzando columnas de humo que se desvanece; a la Loie Fuller en su danza serpentina; a la bella chiquita en su provocadora y venal danse du ventre, y en fin, viendo cómo cuando se forman allá cerca del horizonte las olas, se agigantan, se arrollan y vienen a deshacerse, formando caprichosos encajes, o estrellándose unas contra otras levantan remolinos y montañas de espuma?
Pues ya creo que lo he dicho.
¿Que a veces sale un poquito desigual?
No lo he dicho, pero
Pero son las menos veces.
Lo que no resulta muy bien es el excesivo ruido que hacen con aquellas latas o lo que sean, tratando de remedar el mugir y romper de las olas.
Lo cierto es que, a pesar de estos defectillos, se figura uno estar respirando la brisa marítima.


Nuevo Mundo, Madrid, jueves 21 de mayo de 1896, p. 10.

Si bien el impacto del animatógrafo es indiscutible, la prensa, pasada la novedad, sólo evoca el aparato de Rousby en pocas ocasiones.

rousby 14

Rojas, MajaderíasEl Cardo, Madrid, 26 de mayo de 1896 

Los programas se van renovando como lo indican varios periódicos, pero no se conocen los títulos, aunque se supone que pertenecen a las películas de Paul. El último anuncio lo publica El Correo español en su edición del 11 de junio de 1896.

Repertorio (otras vistas): Bailes de Carnaval parisienses, Danza guerrera y de los palillos, Negros escéntricos (La Justicia, Madrid, 14 de mayo de 1896, p. 3)., Miss Fuller (en colores) (La Justicia, Madrid, 27 de mayo de 1896, p. 3).

El Cinematógrafo Lumière (Carrera de San Jerónimo, 34, 13 de mayo-[julio] de 1896)

El local situado en el bajo del número 34 de la carrera San Jerónimo, en el mismo centro de la capital, está destinado a exhibiciones de tipo artístico y que no suelen prolongarse mucho en el tiempo. Pocas semanas antes de la apertura del local para la exhibición del cinématographe, Miguel Fabregas abre una tienda para “la venta de cuadros”. La licencia para la instalación del cinematógrafo Lumière no la pide el concesionario Jean Busseret sino el ingeniero Rafael Justo Villanueva:

El que suscribe domiciliado calle de Silva nº 40 pral a VE acude respetuosamente Suplicando le conceda licencia para la apertura de un local tomado en arrendo en la Carretera de S Gerónimo nº 34 bajo con destino a la exhibición al público del aparato llamado cinematógrafo que presenta por medio de proyecciones las fotografías animadas.
Madrid 5 mayo 1896
R. J. Villanueva.


Archivo de la Villa, Madrid, 10-221-49.

justo villanueva 01

Rafael Justo Villanueva, Licencia de apertura para el cinematógrafo Lumière, 10-221-49
© Archivo de la Villa, Madrid

Uno de los operadores del puesto de Madrid es [Boula[z]] según las cartas de la familia Chapuis. Lucie que se ha quedado en Lyon y se se cartea con sus hermanos Pierre y Marius que son operadores y que están en Italia y en Rusia. Desde la capital de las Galias, la hermana les informa, en particular, sobre el cinématographe y los diferentes puestos que se van instalando. En su carta del 11 de julio de 1896, Lucie señala que:

Boula[z] est en Espagne pour le cinémato.


Lucie Chapuis, Carta, Lyon, 11 de julio de 1896.

Subsisten dudas sobre el nombre exacto, Boula[z], del operador y sobre su origen. La presencia de este operador,  en julio de 1896, parece corresponder también al final de la primera temporada del aparato Lumière en Madrid, lo cual no implica por supuesto que Boula[z] esthaya estado presente ya para la inauguración del cinématographe.

madrid carrera de san jerónimo

Carrera de San Jerónimo, Boceto de un cuadro del Sr. Cerveto
La Gran Vía, revista semanal ilustrada, año III, nº114, Madrid, 1º de septiembre de 1895, p. 523. 

La primera función, reservada a un público selecto de invitados tiene lugar el miércoles 13 de mayo de 1896:

Desde anoche cuenta Madrid con un espectáculo de tanta novedad como atractivo.
El Cinematógrafo, o sea la fotografía animada, es verdaderamente notable y constituye uno de los adelantos más maravillosos alcanzados por la ciencia en el siglo actual.
La exhibición de cuadros y vistas panorámicas, reproducidas por medio del Cinematógrafo, se hace en un espacioso local (Carrera de San Jerónimo, 34) que anoche estuvo muy concurrido por las muchas y distinguidas personas invitadas a la inauguración.
La proyección de la fotografía animada sobre un telón blanco, no puede hacerse con más perfección que la que vimos anoche, estando reproducidos todos los movimientos de personas y objetos que atraviesan la escena.
El programa repetido varias veces, contenía diez números, de los que son dignos de mención especial la llegada de un tren a la estación, un paseo por el mar, la avenida de los Champs Elíseos, el concurso hípico de Lyon y la demolición de un muro.
El público podrá admirar desde hoy este espectáculo de 10 a 12 de la mañana, de 3 a 7 de la tarde y de 9 a 11 de la noche.


La Época, Madrid, jueves 14 de mayo de 1896, p. 3.

La información se completa con otra reseña publicada por La Iberia que ofrece algún detalle sobre las personalidades invitadas:

El cinematógrafo
Es verdaderamente notable el espectáculo que se inauguró anoche en la Carrera de San Jerónimo, núm. 34.
El cinematógrafo es la fotografía animada; sobre un telón blanco se proyectan los cuadros, viéndose reproducidos los movimientos de las personas, el paso de los carruajes, la llegada de un tren y la ondulación de las aguas del mar, pero de una manera tan admirable y con una perfección tal, que no cabe más allá.
Todos los cuadros arrancaron unánimes aplausos, y aunque todos ellos son de gran mérito, causan mayor admiración el derribo de un muro, la llegada de un tren a la estación (Este es maravilloso) el paseo por el mar y la avenida de los Campos Elíseos. Diez son los cuadros que se exhiben en cada sección.
Las representaciones de anoche fueron de convite asistiendo los embajadores de Francia y Austria y otras muchas personas distinguidas.
Desde hoy ha quedado abierto al público, y seguramente acudirá todo Madrid a contemplar lo que puede considerarse una verdadera maravilla.


La Iberia, Madrid, jueves 14 de mayo de 1896, p. 3.

Hay que esperar unos días para conocer el contenido completo de un programa gracias a La Iberia

El Cinematógrafo Lumière
Sigue llamando extraordinariamente la atención el curiosísimo invento que se exhibe en el núm. 34 de la carrera de San Jerónimo, y desde las tres de la tarde hasta las once de la noche se ve el amplio y elegante local lleno completamente de público en todas las secciones.
Desde la última vez que hablamos de las "fotografía animadas", se han presentado cuadros nuevos tan notables como los que se expusieron cuando se inauguró el espectáculo.
"La pesca de la sardina", "La vuelta de un paseo por el mar", "La Salida en carruaje", "Discusión política", "El Carnaval de Niza" y otros, son obras acabadísimas y de un efecto sorprendente.
Bien podemos decir que el éxito del "Cinematógrafo" ha sido extraordinario y que en todas partes se habla con elogio de este notable espectáculo.


La Iberia, Madrid, domingo 24 de mayo de 1896, p. 3.

En los primeros días de junio, la familia real se va a interesar por el nuevo invento. La primera en acudir al local del cinématographe Lumière, el 6 de junio de 1896, es la infanta Isabel:

S.A. la Infanta Dª Isabel asistió anoche a dos de las sesiones del Cinematógrafo que se verifican, con asistencia de tan numeroso público, en la casa de la Carrera de San Jerónimo donde se halla el hotel de Rusia. La augusta señora quedó complacidísima del espectáculo, que merece, sin duda alguna, el decidido favor que viene concediéndole el público de Madrid.


La Época, Madrid, domingo 7 de junio de 1896.

Una semana más tarde, el 12 de junio de 1896, la familia real se persona en el local del cinematógrafo cuando está en Madrid, el cinematografista de la casa Lumière, Alexandre Promio. Sin embargo, parece ser que es el concesionario Jean Busseret quien acoge a las reales personas. La Regente María Cristina, la infanta Isabel y María Teresa y Alfonso, el futuro rey, asisten así a una sesión particular en la que son proyectadas unas cuarenta películas:

Cinematografo Lumiere
Visita regia
S.M. la reina con sus augustos hijos y la alta servidumbre de Palacio han honrado ayer con su presencia el gabinete de fotografías animadas, establecido en la planta baja del hotel de Rusia. Fueron recibidos por el director, y durante la sesión ne se permitió al público la entrada.
Las augustas personas han visto los siguientes cuadros, casi todos nuevos en Madrid:
Coraceros — Ciclistas y ginetesDemolición de un muroBaños en el mar — El expreso en la estación de Berlín — El emperador de Alemania — Rancho de la infantería — Coche de vapor — Jardín de las Tullerías — Salida de la fábrica de Lumiere — Escena infantil — El regador — Destrucción de las malas hierbas — Esgrima de sable — Llegada de un tren — Discusión política — Pesca de sardinas — Avenida de los Campos Elíseos — Salida de un coche — Bolsa de Marsella — Concurso hípico — Tempestad en el mar — Embarque de una red de pescaEl concierto — Jugadores de cartas — Fabricación de embutidosSerpienteHerradorForjadoresRancho de los soldadosVuelta de un paseo en mar — Plaza de Lyon.
La familia real quedó muy complacida del espectáculo, que es en verdad notable.
S.M. La reina fué obsequiada con una cesta de flores.


La Correspondencia de España, sábado 13 de junio de 1896 (ed. mañana), p. 3.

La infanta Isabel, probablemente la más impresionada  por el nuevo invento, regresa por tercera vez, en ese mismo mes de junio, aunque de incógnita:

Boletín de noticias
Anoche, a las diez y media, sin previo aviso, se presentó la Infanta Doña Isabel en el local de la carreta de San Jerónimo en que funciona el Cinematógrafo de M. Lumière.
Acompañada de su dama de servicio y de su secretario particular, S.A.R. se confundió con el público que esperaba que comenzara la nueva sesión de vistas fotográficas animadas.
Algunas personas que allí se hallaban reconocieron a la augusta señora, y avisaron al director del espectáculo, quien dispuso inmediatamente una función especial y extraordinaria, exclusivamente para La Infanta pero ésta se negó rotundamente, y manifestó su deseo de presenciar el maravilloso entretenimiento entre el público allí reunido. Así fué, Doña Isabel ocupó una de las sillas centrales de la fila cuarta, y entre cuadro y cuadro demostró su agrado y complacencia conversando con todo el mundo.
A la salida, la Infanta Doña Isabel pagó espléndidamente su asistencia al Cinematógrafo, obligando al director a que aceptara su óbolo, que aquel se negaba a recibir.


La Unión católica, Madrid, viernes 19 de junio de 1896.

Las repetidas visitas de miembros de la familia real van a constituir un indudable aliciente para el cinématographe que conoce un segundo mes de exhibición realmente excepcional. Pocos días después, la prensa de nuevo resalta la presencia de sus majestades en el local de exhibición:

En el Cinematógrafo
SS. MM. Han visitado esta tarde el Cinematógrafo Lumiere, saliendo muy complacidas de tan brillante exposición fotográfica.


La Unión católica, Madrid, viernes 10 de julio de 1896, p. 3.

Pocas semanas después de las sesiones “reales”, el responsable del puesto organiza una sesión reservada para los niños de las escuelas, una práctica habitual en el mundo del espectáculo:

El Cinematógrafo.
Invitados por la empresa del Cinematógrafo de Mrs. Lumière, han concurrido hoy, de dos a tres de la tarde, a presenciar dicho espectáculo unos 300 niños.


La Iberia, Madrid, martes 16 de junio de 1896, p. 3.

Es probable que esta sesión sea la que presencia la niña Paz Salcedo del colegio de San Luis de los Franceses y cuyas memorias dieron lugar a muchas interpretaciones como lo muestra este texto de Carlos Fernández Cuenca:

A la sesión inaugural [sic], celebrada a primera hora de la tarde, asistieron, invitadas por el embajador, las alumnas del Colegio de San Luis de los Franceses, a las que se presentaron sólo tres películas del repertorio primitivo: La Salida de los obreros de la fábrica Lumière, La Avenida de los Campos Elíseos y El jardinero regado. Una dama española, doña Paz Salcedo, viuda de Urios, niña entonces y que, como alumna de la famosa institución docente francesa, asistió a esta sesión, de la que sin su testimonio se hubiera perdido el sabor auténtico, nos da un dato por demás notable y que permaneció ignorado por mucho tiempo.
Al concluir la sesión, y mientras las niñas formábanse en filas en el vestíbulo, acompañadas por dos Hermanas de San Vicente de Paúl, Promio [sic] sacó su cámara al exterior, la emplazó en la Carrera de San Jerónimo e impresionó un film con la salida de las alumnas de San Luis de los Franceses; salida, claro está, todo lo ordenada que el júbilo del momento permitía, pues el espectáculo que acababan de presenciar, según los recuerdos de doña Paz Salcedo, las había entusiasmado y llenado de algazara. Cuando las chiquillas se dieron cuenta de que aquel caballero tan simpático y amable que las recibiera al llegar parecía despedirlas dando vueltas a la manivela de un misterioso aparato en plena calle, las buenas Hermanas de San Vicente de Paúl se vieron y se desearon para que continuasen su camino en una formación bastante deslucida.


FERNÁNDEZ CUENCA, 1959: 12.

Suponiendo que les recuerdos sean exactos, conviene descartar que Alexandre Promio esté ahí en aquel momento y que haya sacado una película. Lo más probable es que el responsable del puesto, tal vez Jean Busseret haya sacado
la cámara Lumière... pero vacía
, un truco que los pioneros suelen utilizar para atraer al público. La estrategia comercial también tiene que ver con algunas invitaciones a militares:

Cinematógrafo Lumière
El director del Cinematógrafo que se exhibe en la Carrera de San Jerónimo, ha invitado a todos los cuerpos de la guarnición de Madrid, y esta mañana ha ido a presenciar tan curioso espectáculo el batallón de León con sus jefes y oficiales.


La Iberia, Madrid, sábado 11 de julio de 1896, p. 3.

Es bastante probable que a estos militares se les ofrezca algunas de las primeras vistas rodadas en Madrid que se han estrenado unos días antes:

Cinematógrafo Lumière
Como ya habíamos anunciado, el Cinematógrafo, que está llamando la atención en la Carrera de San Jerónimo, se ha enriquecido con vistas nuevas tomadas en Madrid.
Entre otras figuran la calle de Alcalá, el relevo de la guardia de Alabarderos en Palacio, maniobras de Infantería, Caballería, Artillería e Ingenieros.


La Iberia, Madrid, sábado 4 de julio de 1896, p. 3.

Si bien Jean Busseret es el responsable del puesto, también está allí una señora -tal vez su esposa- que se dedica a recibir a los espectadores:

Siguen concurridísimas las soirée del Cinematógrafo Lumiere, contribuyendo a ello, además de los atractivos del espectáculo, la amabilidad exquisita de Madame, según se llama a la señora francesa que dirige las soirées. Esa señora ordena, con gran agradecimiento del público, se repitan algunos números del programa, cuando éstos no han sido presenciados por el público rezagado.


La Unión católica, Madrid, sábado 11 de julio de 1896, p. 3.

Poco más de dos meses después de la inauguración, la sala del cinématographe cierra probablemente en torno al 24 de julio, día en que aparece el último anuncio en el periódico El movimiento católico:

CINEMATÓGRAFO LUMIÈRE (fotografías animadas.)-Carrera de San Jerónimo, núm. 34.-Todos los días, de cuatro a ocho y de nueve a once de la noche.-Los Jueves y domingos habrá además sesiones de once a una tarde.


El movimiento católico, Madrid, viernes 24 de julio de 1896, p. 2.

Lo cual queda confirmado por la solicitud de apertura de Jean Busseret que señala que la exhibición en esta corte de sus fotografías animadas [quedaron] suspendidas en el mes de Julio por principiar la temporada excursionista en provincias”.

La importancia de estas funciones se repercute en la prensa cotidiana, pero de forma algo inesperada, el loal se va a identificar con "el bazar de Ibo Esparza" precisamente situado en la Carrera de San Jerónimo, núm. 34. Además, el director del periódico Correspondencia ilustrada (ver a continuación) es Pedro Pagán, probablemente pariente de Eduardo Pagán que, en 1895, ya ha hecho funcionar un kinetoscopio en la misma dirección. Ibo Esparza como Eduardo Pagán son murcianos, lo cual deja abierta la posibilidad de que haya bastantes correspondencias entre  estas diferentes figuras.

madrid bazar de ido-esparza 02 madrid bazar de ido-esparza
Correspondencia ilustrada
Madrid
11 de junio de 1881
Gran Bazar de Ibo Esparza, Carrera Sa Geronimo, 34, 188.

Ya en 1897, se habla del "cinematógrafo del antiguo bazar de Ibo Esparza", para evocar el aparto Lumière:

VARIEDADES CIENTÍFICAS
EL CINEMATÓGRAFO
[...]
Decidles a los asombrados espectadores del cinematógrafo del antiguo Bazar de Ibo Esparza o del animatógrafo del Circo que todo el secreto de aquella maravilla está al alcance y lo ha realizado una y cien veces el alborotado chiquillo que lo contempla y aplaude y dudará de la afirmación o sufrirá la desilusión de convertir lo maravilloso en realidad prosaica y demostrable.


Los Lunes Ilustrados, Albacete, 11 de enero de 1897, p. 2.

Casi cuarenta años más tarde, la memoria de Antonio Velasco Zazo recuerda todavía el bazar de Ibo Esparza y el cinematógrafo:

ESTAMPAS DEL PASADO
EL MADRID DE FORNOS
Por Antonio Velasco Zazo
[...]
De enhorabuena estaba entonces el teatro, ya que los ingenios literarios, hermanados con los inspirados compositores, producían obras de verdadero éxito y por consiguiente, de dinero. Entre otras muchas de aquella época, recuerdo La Revoltosa, cuyo dúo cantado por la Brú y Emilio Mesejo, entusiasmaba al público que lo hacía repetir veces y veces, noches y noches; las noches postreras del año 1897, en que precisamente se prohibió fumar dentro de las salas de los teatros, cundió la afición a las bicicletas y empezaban los primeros cinematógrafos.
La carrera de San Jerónimo era en los anocheceres el paseo de moda, muy señorial, frecuentado por aristócratas, gente de letras y de buen tono, con un comercio singular que la caracterizaba: la cervecería Inglesa, la fonda de Lhardy, la joyería de Ansorena, la librería de Fé, la confitería de Venancio Vázquez, el bazar de Ivo Esparza, en cuyos locales se exhibieron las primeras películas, la zapatería de Cayatte, la farmacia de Lletget, la tienda de flores de Fernández Iglesias y la de música de Zozaya.


La Época, Madrid, martes 25 de septiembre de 1934, p. 3.

Entre los que evocan el local donde se presenta el cinematógrafo Lumière -pero ya sin evocar el bazar de Ibo Esparza- está el gacetillero José Francos Rodríguez que ha dejado, de las primeras funciones, unos párrafos llenos de entusiasmo:

Se empezó a hablar del cinematógrafo, porque en el piso bajo del que fué hotel de Rusia se exhibieron vistas proyectadas por un aparato titulado Lumiére. El espectáculo produjo asombro, ganando desde el primer momento las simpatías del público; reflejábanse en la pantalla, paisajes diversos, campos, ciudades, tipos; como en fotografía continua, con retratos animados, que en vez de una placa reprodujeran ciento, miles, de sucesivas instantáneas. Era aprisionar las imágenes, no por un momento, sino minutos enteros, tal vez horas, para que se saciara la contemplación; traer a examen la vida, con sus maravillas; visitar sin moverse de un sitio todos los lugares del mundo; recorrerles sin la menor molestia; en fin, un encanto, un verdadero encanto, conocido por los españoles al fin de 1896 y principio de 1897, poco después de que extasiara a los franceses. Pronto saltó desde la tienda espaciosa de la Carrera de San Jerónimo a distintos teatros de Madrid y de provincias, y en todas partes con el mismo soberbio resultado. Algo molestaba la vibración luminosa de las proyecciones; pero el cansancio de los ojos lo aminoraba el recreo de asomarse a panoramas interesantes, sugestivos; el gusto de asistir a alardes de la realidad, mirar múltiples cuadros que superaban a los de la invención, porque con lo efectivo no caben pujas, viéndolos con todos sus detalles y pormenores. ¡Lo que nos agradó aquella Lumiére temblona, saltarina, mediante la cual desfilaban ante nuestros ojos rincones poéticos, parajes abruptos, valles risueños, montañas amedrentadoras, pueblos grandiosos, aldeúcas tímidas, y todo tal y corno era, sin que la intención humana lo profanase con retoques y sin que el artificio se lanzara a rectificaciones improcedentes. Estábamos con el cinematógrafo como chiquillos con zapatos nuevos. No hubo la menor discrepancia la opinión general le aplaudía, acudiendo a él con alborozo, celebrando sus sorpresas. El paso de los trenes era de lo que más cautivaba; el paso de los trenes y las corrientes de agua, los arroyos y ríos en curso y el mar; sobre todo el mar, la majestuosa inquietud de su superficie, el batir del oleaje, el choque de sus ondas sobre la playa, reclinadas para morir en la arena, entre espumas…
Al principio, sólo contemplábamos en el cinematógrafo vistas extranjeras, y pedíamos regalarnos con las propias. ¡Hay tantas en nuestro país! Era preciso que nos exhibiesen rincones desconocidos para la mayoría de los españoles, lugares que nadie visita, monumentos que esconden sus moles o sus ruinas en bosques impenetrables, en parajes solitarios. Lo veríamos, lo curiosearíamos, viajando a gusto en el cinematógrafo; pero el hombre, además de ser el lobo del hombre, es el que le echa a perder sus más felices ocurrencias, le adultera sus propios aciertos, le envenena hasta el ambiente que respira. El cinematógrafo, ideado para captar lo natural para recoger en imágenes fieles las maravillas del mundo, para difundirlas y mostrarlas sin que se esforzasen quienes las quisieran gozar, echó a correr lejos de los campos, de los paisajes, de los montes ; lejos del mar, de las playas, de los ríos caudalosos, de las cascadas imponentes ; fuera de las ciudades, de sus grandes paseos y avenidas ; echó a correr y se metió en los salones, consumiendo el tiempo, con escenas aburridas, falsas, violentas, dislocadas, en tanto que los aparatos fotográficos permitían el reposo de la Naturaleza, que no quiere dramas cursis, ni sentimentalismos baratos, ni emociones de ocasión ; que no inventa, evoca los portentos surgidos por mandatos de Dios en el seno de la creación.


FRANCOS RODRÍGUEZ, 1928: 248-250.

Si bien es cierto que los recuerdos y las memorias se caracterizan a menudo por su imprecisión temporal, los de José Francos Rodríguez consiguen transmitir que los documentos oficiales no ofrecen es un sabor, una atmósfera de lo que fue la llegada del cinematógrafo a España.

97

98

El cinematógrafo Lumière (Teatro Maravillas, [30] de diciembre 1898- enero de 1899)

Los pioneros Eduardo Gimeno Peromarta y Eduardo Gimeno Correas llevan el Teatro de Mavarillas desde el año 1895, y en 1896, han instalado una exposición de figuras de cera, pero sólo a finales de 1898 estrenan el cinematógrafo Lumière en este barracón. La inauguración de las sesiones cinematográficas tiene lugar en los últimos días del mes de diciembre de 1898:

CINEMATÓGRAFO.-En el teatro de Maravillas (glorieta de Bilbao) se ha establecido el cinematógrafo Lumiere que dirige D. Eduardo Jimeno, y que es uno de los mejores que se exhiben.
El repertorio se compone de seiscientos cuadros.
Hay sesiones cada media hora y cada sesión se compone de doce cuadros.


La Correspondencia de España, Madrid, 30 de diciembre de 1898, p. 2.

Poquísimas informaciones sobre las proyecciones que los Gimeno organizan en el teatro Maravillas. El Liberal 

Teatro de Maravillas
A los continuos llenos del último verano, han sucedido en este teatro los que en la actual temporada obtiene, sin interrupción, por tarde y noche, el notable Cinematógrafo Lumière, que presenta el ilustrado y popular empresario Sr. Jimeno, con una variadísima colección de más de 600 hermosos cuadros, en los que alternan, con las más modernas reproducciones del arte taurino, multitud de escenas populares.
Nunca se había podido presenciar en Madrid este espectáculo por tan poco precio, pues el de la entrada para cada exhibición de 12 cuadros es e! de 15 céntimos, lo cual, unido á la perfección del aparato y á las comodidades que el amplio local ofrece, justifica sobradamente la buena acogida del público.
El Sr. Jiménez, que viene presentando su espectáculo por espacio de tres años en diferentes puntos de España y en el extranjero, y que ha obtenido diversos diplomas de honor de varias corporaciones oficiales, se propone que nadie pueda competir con su empresa, en la que cada día introduce, en obsequio del púbico, nuevas mejoras.
Un notabilísimo órgano Orquestion, que vale la pena de escucharlo, ameniza las sesiones del teatro de Maravillas, por donde, seguramente, desfilará todo Madrid.


El Liberal, Madrid, 18 de enero de 1899, p. 4.

glorieta bilbao

La Glorieta de Bilbao, de Madrid, en 1896, Las (x) de izquierda a derecha, indican los sucesivos emplazamientos de los locales de Gimeno: 1º Teatro Maravillas (1896), 2º Proyecciones (1913). 3º Proyecciones (1932)
© Archivo Carlos Fernández-Cuenca

De esas escasas sesiones se ha conservado el testimonio de Eduardo Gimeno Correas recogido por Fernando Castán Palomar:

Cuando decidimos venir con el “Lumière” a Madrid –cuenta Jimeno el mozo– nos instalamos en el antiguo “Salón Maravillas”, en la Glorieta de Bilbao, un teatro de madera, muy pobre, donde el público acogió con entusiasmada simpatía el espectáculo cinematográfico. […] Nuestra instalación en la Glorieta de Bilbao tuvo mala suerte porque es que el teatro estaba en litigio y a los pocos días recibimos orden de desalojar el local. Fue un gran contratiempo. Tuvimos que coger nuestros bártulos y amontonarlos en un corralón. Esto, en pleno éxito del espectáculo, representaba un gravísimo quebranto. Y naturalmente había que armar en seguida, donde fuera, cómo fuera, un barracón en el que seguir proyectando películas.


Fernando Castán Palomar, "Un día de 1942 con el primer español que compró un Lumière", Primer Plano, nº 86 , 7 de junio de 1942,  ob. cit., 7 de junio de 1942, p. 9.

Probablemente el extenso repertorio no se llega a presentar y no tenemos informaciones sobre las películas que se presentan durante esos pocos días. Los Gimeno abandonan así el Teatro Maravillas cuyo nuevo empresario es el Sr.  Ruiz.

99

1900

El Phono-Cinéma-Théâtre (Music-Hall/Teatro Moderno, diciembre 1900-enero 1901)

Durante varios meses, en el marco de la Exposición Universal de París de 1900, se ha presentado el Phono-Cinéma-Théâtre, un intento por asociar la imagen y el sonido, un cine sonoro, avant la lettre. La inspiradora del proyecto es Marguerite Vrignault y el operador es Clément-MauriceVrignault y Félilx Mesguich van a recorrer Europa para presentar y rentablizar el Phono-Cinéma-Théâtre. En Madrid, el estreno de este nuevo sistema tiene lugar el sábado 22 de diciembre de 1900, en el teatro Music-Hall (Teatro Moderno), aunque se anuncia con antelación :

Mañana llegará á esta Corte la Compañía francesa organizada por Mr. Banquarel para actuar en el teatro Moderno.
El género que durante la actual temporada se cultivará en el Moderno es el mismo de los café-concert de París, combinándole con otros espectáculos completamente desconocidos en esta capital, y que no dudamos obtendrán el mismo éxito qua han obtenido en las grandes poblaciones de Europa.
Entre las novedades que se exhibirán en el Moderno figura una combinación del fonógrafo y el cinematógrafo, con la que se darán audiciones de óperas, siendo la ilusión tan completa qua parecerá que se asiste á una representación natural.
La Empresa de Music-Hall se propone inaugurar las funciones el próximo jueves.


La Época, Madrid, 18 de diciembre de 1900, p. 4.

El estreno del espectáculo, pero sin el phono-cinéma-théâtre, es el viernes 21, pero no es del todo satisfactorio (El País, Madrid, 22 de diciembre 1900, p. 3). Tampoco la inauguración del dispositivo cinematográfico, al día siguiente, es totalmente exitosa :

Music-Hall
Subsanadas las deficiencias que se observaron en la función inaugural, la celebrada anoche fué más del agrado del público, que aplaudió con entusiasmo varios de los números que componían el programa.
La presentación del Phonocinema-theatre fué un éxito completo, obteniendo los mayores elogios una escena del "Cyrano de Bergerac" y otra de "Hamlet".
El fonógrafo reprodujo con admirable perfección los celebrados versos de Edmond Rostand. Esta noche hará su debut la célebre coupletista Mlle. Juanita Miday.


El Dia, Madrid, 24 de diciembre de 1900, p. 3.

El último anuncio en la prensa es el 5 de enero de 1901.

1901

1902

1903

1904

1905

1906

Salón La Latina (Calle de Toledo, esquina Plaza de la Cebada, < 30 de enero-31 de diciembre de 1906)

Pablo García Becerra presenta una memoria descriptiva (16 de diciembre de 1905) para instalar un cobertizo cerrado diseñado por el arquitecto Mauricio Calvo destinado a cinematógrafo y espectáculos análogos. El barracón da a la calle de Toledo y a la plaza de la Cebada y consta de tres ambientes:
- Un vestíbulo de 2 x 9 metros que incluye una sala de espera, un despacho de billetes y una cabina.
- Un salón que admite 150 localidades de general en bancos de madera y 70 sillas de preferente.
- Un pequeño escenario de 3 x 5 metros.
Pablo García Becerra recibe la licencia para la instalación de su salón cinematográfico el 3 de enero de 1906. Poco después se inaugura el Salón  

Cinematógrafo de "La Latina"
Se ha inaugurado en la calle de Toledo, número 72. un soberbio cinematógrafo, que es, sin duda alguna, el más perfecto de cuantos funcionan en Madrid.
Sus películas son nuevas y variadísimas, proponiéndose la empresa no reparar en sacrificios de ningún género para complacer al público.


La Correspondencia militar, Madrid, martes 30 de enero de 1906, p. 3.

En el diario El Globo se publica un artículo algo más detallado:

Se ha inaugurado un nuevo Cinematógrafo, cuyo nombre es el que encabeza estas líneas.
Situado en los antiguos solares de La Latina, perfectamente construido y decorado con verdadero gusto, reúne el local excepcionales condiciones y comodidades para el público.
Las cintas cinematográficas que en él se exhiben son sumamente originales y varias de ellas muy artísticas.
Además, forman parte del espectáculo algunos números vistosos, como el de la "Muñeca eléctrica" y el del "Brujo de los salones", notable prestidigitador, cuyo elogio no es necesario hacer por ser sumamente conocido en Madrid.
Si el público continúa acudiendo, como es de esperar, y como acudió el primer día, a presenciar el espectáculo, continuará éste un gran éxito de "taquilla" para los empresarios.


El Globo, Madrid, viernes 2 de febrero de 1906, p. 3.

La fórmula del espectáculo combina las proyecciones de películas con números de varietés como el del prestidigitador Aniceto Gutiérrez, el "brujo de los salones". En el mismo periódico, poco después, se citan algunos títulos del programa:

Cinematógrafo de La Latina.-En este elegante y artístico local, el mejor de Madrid, inaugurado recientemente en la calle de Toledo, siguen  contándose las representaciones por llenos; tanto la máquina como las películas, son una completa novedad en Madrid.
Mañana, jueves, día de moda, se estrenará la magnífica película, en colores "Los encantos del oro", y la no menos Interesante titulada "Un viaje al Polo Norte." El conocido prestímano "El brujo de los salones" trabaja en todas las secciones.
La Empresa tiene contratados notables artistas que debutarán en breve.
Los domingos y días de fiesta habrá secciones desde las diez de la mañana, ejecutándose iguales programas que por tarde y noche.


El Globo, Madrid,  miércoles 7 de febrero de 1906, p. 3.

Los números de varietés se van a renovar con bastante frecuencia: el transformista Cesáreo Robertk (El Imparcial, jueves 15 de febrero de 1906, p. 4), la "bellísima Miss Olga con sus graciosísimos couplets (El País, Madrid, miércoles 7 de marzo de 1906, p. 3)... En cuanto a las películas, sólo de vez en cuando se dan algunos títulos:

Gran cinematógrafo de La Latina
Mañana sábado debutará en este amplio y elegante salón la célebre Isabel Muñoz, conocida con el nombre de Reina de la Jota, que tantos aplausos ha conquistado en los principales teatros de Madrid, en unión de su hermana la niña Amada y acompañadas de un cuadro completo de jota. Con gran éxito se ha estrenado ayer jueves la emocionante y preciosa película "El crimen de otro" que, en unión de las "He perdido mis anteojos", "El teatro del pequeño Bob" y otras no menos interesantes y sugestivas, hacen las delicias del numeroso público que asiste á las representaciones.


El Liberal, Madrid, viernes 16 de marzo de 1906, p. 4.

Lo más señalado es que el salón La Latina propone vistas rodadas en exclusiva para este barracón cinematográfico:

GRAN CINEMATÓGRAFO DE LA LATINA.— En este elegantísimo y amplio local, que tiene la mejor máquina que se conoce, sin la menor oscilación, y en el que se exhíben artísticas cintas y de gran espectáculo, debutará el próximo domingo el fenómeno vocal sin igual, trasformista notable é ilusionista Sr. Perellano, el que alternará en sus trabajos con el popular clown Santos.
Una de las cintas que más llama la atención es la Salida de obreros de los talleres de M. Z. y A., hecha exclusivamente para esta casa y en la que por la perfección con que está tomada se conoce á simple vista á todos los trabajadores, resultando una colección admirable de retratos.


El Imparcial, Madrid, sábado 31 de marzo de 1906, p. 3.

Además de las vistas cinematográficas, otros artistas intervienen en sus números de varietés: "el genial ventrílocuo Sr. Ariñano" (La Correspondencia militar, Madrid, miércoles 13 de abril de 1906, p. 2). A principios de mayo, ya se anuncian las adaptaciones del salón para el verano:

Salón de La Latina.-En este artístico salón, el mejor de Madrid, preparado convenientemente para el verano con grandes ventiladores, continúan las representaciones por llenos.
Mañana debutará el incomparable artista comediante burlesco rompeplatos Mr. Togelan.
EI saladísimo clown Santos sigue haciendo las delicias del público con sus graciosísimos intermedios cómicos, especialmente con los titulados "La muñeca automática" y "una corrida de toros".
En cintas cinematográficas figuran todas las novedades, y entre ellas "Los descarriladores de trenes", "La casa de la peluca", ·"Chicos novilleros" y "Flores animadas".
El día 5 débat de Ios distinguidos artistas Anna Wallenda y Adolfi, con sus artísticos y originales trabajos.


El Globo, miércoles 2 de mayo de 1906, Madrid, p. 3.

Además se inaugura un café para hacer más ameno el local: 

Ayer se inauguró un bonito café de verano anexo al Cinematógrafo de la Latina, en la calle de Toledo, esquina á la Plaza de la Cebada.
Dado el numeroso público que á diario acude á dicho Cinematógrafo y lo agradable de la instalación del nuevo establecimiento, es de presumir que en los próximos meses estivales se verá sumamente concurrido por el numeroso vecindario de aquella barriada.


El Globo, Madrid, miércoles 16 de mayo de 1906, p. 3.

En un nuevo anuncio del mes de junio, se comenta una vista tomada, siempre para el salón La Latina, de las festividades relacionadas con la boda de Alfonso XIII:

SALÓN DE "LA LATINA"
Las películas que de todos los festejos reales se exhiben en este elegante y favorecido salón teatro, son las más perfectas y artísticas que se conocen, pues la empresa, no perdonando sacrificios, las ha hecho impresionar por hábiles operadores exclusivamente para esta casa. Especialmente la cinta de la real comitiva el día de la boda de SS. MM. es una colección de retratos vivientes de los augustos esposos, todos los individuos de la real familia, príncipes extranjeros y cuantos personajes formaron parte de la misma, y viéndola no se pierde un detalle de la interesante y rica ceremonia.
También se exhibe otra cinta de gran interés "D. Alfonso cazando con M. Loubet", que tiene todo el efecto de la realidad.


La Correspondencia militar, Madrid, viernes 15 de junio de 1906, p. 3.

A partir del mes de julio, las informaciones se van espaciando y se repiten las informaciones relativas a las vistas sacadas durante la boda del rey: 

SALÓN DE LA LATINA (calle de Toledo, esquina a la Plaza de la Cebada) -Todos los dÍas la boda regia, corrida de toros real, revista militar de Carabanchel y otras no menos originales. Películas las más perfectas que se conocen. El notable ventrílocuo Caballero Felip y la pareja de bailes "Las Sevillanas".


El Globo, Madrid, jueves 26 de julio de 1906, p. 3.

Las proyecciones cinematográficas parecen perder protagonistas a lo largo de los meses hasta el final de 1906 como se puede apreciar en el artículo siguiente:

Salón de la Latina.—Continúan en este elegante salón, el de mayores comodidades y el más artístico de Madrid, cosechando grandes aplausos la "Compañía de autómatas Yepes", conocidos ya de todo el público madrileño, como antes lo fue del de Barcelona, donde han hecho una larga y provechosa campaña artística.
A petición del público ha vuelta a ponerse en escena la obrita "La última calaverada", en la que se lucen cinco magníficas decoraciones. Todos los lunes se varía el espectáculo.
De las películas no hay que hablar, pues de todos es sabido que es el cinematógrafo que estrena antes y el que no perdona sacrificios por que sus constantes y numerosos abonados disfruten de cuantas novedades existen en cintas, por costosas que sean.


El Globo, domingo 28 de octubre de 1906, p. 3.

madrid cinematógrafo la latina

Cinematógrafo de la Latina
El Arte del teatro, Madrid, 15 de agosto de 1907, p. 13.

El Salón La Latina se sigue anunciando más allá de diciembre de 1906:

SALÓN DE LA LATINA (Calle de Toledo, esquina á la Plaza de la Cebada).—Todas las noches los "Autómatas Yepes", y todas las semanas variación de importantes películas.


La Correspondencia militar, Madrid, miércoles 16 de enero de 1907, p. 4.

Repertorio (otros títulos): Un dama en el expreso, Que viene mi marido (El Globo, Madrid, jueves 15 de febrero de 1906, p. 3), Angustiosa comunicación por teléfono, (la picaresca y graciosa), La venganza del Pierrot, Los hambrientos (La Correspondencia militar, Madrid, jueves 22 de marzo de 1906, p. 3), Los descarriladores de trenes (La Correspondencia militar, Madrid, miércoles 13 de abril de 1906, p. 2), Ladrón de bicicletas (El Globo, Madrid, martes 22 de mayo de 1906, p. 3), Habitación inhabitable, La hija del herrero, Víctimas de la tempestad (El Globo, Madrid, sábado 26 de mayo de 1906, p. 3). 

Cinematógrafo Internacional (Encomienda, 16, ente Mesón de Paredes y Embajadores, <abril> de 1906)

Cinematógrafo Franco-Español (Duque de Alba, 6, <abril> de 1906)

Propiedad municipal (nº 4)

Recreo Salamanca (Ayala, 1 y Castellana, 10, <abril> de 1906)

 

Eden Concert (Atocha, 60, <abril> de 1906)

Gran Cinematógrafo (Calle del Pez, 7, solar, <abril> de 1906)

Salón Vidaograph (plaza del Callao, <abril> de 1906)

Propiedad municipal.

Palacio de proyecciones (<abril> de 1906)

Price (<octubre> 1906)

Cómico (<octubre> 1906)

Coliseo Imperial (Concepción Jerónima, 3, <octubre> 1906)

Cinematógrafo particular.

Olympia Cinematograph (Luchana, 6, <octubre> 1906)

Salón Moderno (Paseo de Rosales, parada del tranvía, <octubre> 1906)


Cinematógrafo (Calle de Sagasta, nº 17, <octubre> 1906)

Cinematógrafo particular.

Cinematógrafo (Calle Fuencarral, 143, <octubre> 1906)

Cinematógrafo particular.

Cinematógrafo (Calle Rosales, Barrio Argüelles<octubre> 1906)

Cinematógrafo particular.

Cinematógrafo (Calle Rosales esq. Marqués de Urquijo, <octubre> 1906)

Cinematógrafo particular.

Cinematógrafo (Alcalá, 105, <octubre> 1906)

Cinematógrafo particular.

Cinematógrafo (Ronda de Atocha, 8, <octubre> 1906)

Cinematógrafo particular.

Cinematógrafo (Calle Atocha, 60, <octubre> 1906)

Cinematógrafo particular.

Cinematógrafo (Calle Atocha, esq. Fernán Núñez, <octubre> 1906)

Cinematógrafo particular.

Cinematógrafo (Calle de Luchana, 4, <octubre> 1906)

Cinematógrafo particular.

Cinematógrafo (Calle de la Encomienda, 16, <octubre> 1906)

Cinematógrafo particular.

Cinematógrafo (Avenida Maria, 41, <octubre> 1906)

Cinematógrafo particular.

Cinematógrafo (Parque de Madrid, <octubre> 1906)

Propiedad municipal.

Cinematógrafo (Corredera, 43, <octubre> 1906)

Propiedad municipal. 

El biofonógrafo de Joly-Normandin (Romea, diciembre 1906)

Bastante tardía es la presentación del biofonógrafo del inventor Henri Joly y su colaborador Ernest Normandin, ya que el aparato se ha patentado en enero de 1900. Al parecer se inaugura hacia el 19 de diciembre de 1906 :

Romea
La empresa del teatro de la calle de Carretas, agradecida al constante favor del público, ha adquirido para actuar desde hoy miércoles, la exclusividad para toda España, del aparato «Bíófonografo» última creación de la fotografía hablada.
Este aparato que podemos llamar «Cinematógrafo parlante», dará sus audiciones líricas y dramáticas todos los días, desde las cinco de la tarde, alternando con el «Cinematógrafo Pathe» y el popular ventrílocuo, Sr. Balder, restablecido de la enfermedad que le ha tenido alejado de la escena varios días.
Felicitamos á la empresa por la adquisición del número anunciado, que seguramente ha de ver todo Madrid en el lindo «Teatro Romea.»


El País, Madrid, 19 de diciembre, p. 5.

Sin embargo no tenemos más informaciones en la prensa consultada.

$

FERNÁNDEZ CUENCA Carlos, Promio, Jimeno y los primeros pasos del cine en España, Madrid, Filmoteca española, 1969.

FRANCOS RODRÍGUEZ José Contar vejeces, de las memorias de un gacetillero (1893-1897), Compañía iberoamericana de publicaciones, S.A., 1928.

MARTÍNEZ Josefina, Los primeros veinticinco años de cine en Madrid 1896-1920, Madrid, Filmoteca Española/Consorcio Madrid 92, 1992, 266 p.

J

Suzanne Girard.

Afin d'optimiser votre expérience sur ce site, nous utilisons des cookies. Ils visent essentiellement à réaliser des statistiques de visites. En poursuivant votre navigation, vous acceptez l’utilisation de cookies.