Miguel PELLICER CIFRE

(Alcira, 1854-≥ 1909)

pellicermiguel
Antonio Fillol Granell, Miguel Pellicer, fragmento (c. 1900)
© Miguel Lázaro Iborra

Jon LETAMENDI
Jean-Claude SEGUIN VERGARA
colaboración de  Miguel LÁZARO IBORRA 

1

Miguel Pellicer Cifre (Alcira, 24/11/1854-≥ 1909), casado (1877) con Josefa Serrano Ferrer (El Grao, 1852-), tiene cuatro hijos:

  • Miguel Pellicer Serrano (Alcira, 06/1878) casado (Valencia, 11/02/1899) con Mercedes Pastor Trescobí.
  • Rodolfo Pellicer Serrano (Valencia, 1886)
  • Carmen Pellicer Serrano (Valencia, 1887) casada con Antonio  Daudén  Vicedo.
  • Onorato (Honorat) Pellicer Serrano (París 1º, 22/12/1887-11/12/1947) casado con Beatriz Herman Ferrús (-22/02/1963)

2

Primogénito de cuatro hermanos (Tomás, Bernardo y Antonio), Miguel Pellicer Cifre (Cifre) es hijo de la burguesía agrícola de principios del siglo XIX, dedicada al comercio de la naranja. De su infancia y adolescencia no se sabe nada hasta su boda, en 1877, con Josefa Serrano Ferrer. En esa época, su labor se centra en la comercialización de cítricos. Después del nacimento de su hija Carmen, se tralada a París donde mantiene sus necogios. En París, nace su último hijo Onorato. En esos años, se está preparando la Exposición Universal de 1889, y no se puede excluir que tenga algún contacto con el mundo de la fotografía, aunque no se dispone de ninguna información al respecto. Lo que sí sabemos es que, en 1894, ya está de vuelta con su familia y que vive en Bajada de San Francisco, 29, piso 1º.

Miguel Pellicer compra, dos cronofotógrafos Demenÿ en noviembre de 1896 según consta en los "états de redevances à G. Demenÿ (Corcy, 1998, 192) y paga 1500 francos por cada aparato. Sin embargo, no organiza personalmente ninguna exhibición en los siguientes meses, pero sí es cierto que en diciembre de 1896 se anuncia, en Ruzafa, la próxima presentación de un cronofotógrafo :

En este teatro, y después de la función de anoche, se hizo el ensayo del “Cronofotógrafo Marselien”, aparato parecido al “Cinematógrafo” que ofrece también cuadros fotográficos animados.
Tiene este nuevo aparato la ventaja de que las vistas que se ofrecen al espectador son de mucha más claridad, y permiten se aprecien hasta los más pequeños detalles.
Entre las que se exhibieron, recordamos una vista de globos cautivos, escena de picadero, el paso del czar de Rusia, un baile y otras, todas ellas de excelente efecto y notable perfección.
Ofrecer [sic] además este aparato notables mejoras en esta clase de vistas. A los pocos días de exhibición se ampliará el lienzo donde se proyectan aquellas a todo el bocaporte del escenario y se harán varias fotografías de Valencia, sin que para nada se envíen a París como hasta ahora se hace.
A resultar en la función al público como el ensayo de anoche, indudablemente conseguirá su favor y acudirá al espectáculo.
Los invitados fueron obsequiados con pastas, dulces, licores, champagne y cigarros.


Las Provincias, Valencia, sábado 12 de diciembre de 1896, p. 2.

Esto parece indicar que Miguel Pellicer tal vez alquile sus cronofotógrafos a los que quieren organizar proyecciones de fotografías animadas y de hecho, sólo en Valencia se presenta el "cronofotógrafo Marselien" (a veces "Marselieu" o "Marselia"). Esto parece confirmarse con la indicación de una relación directa entre Valencia y las islas Baleares. En efecto la prensa balear señala lo siguiente:

Entre Bastidores.
[…]
En el correo llegado hoy de Valencia, los propietarios del cinematógrafo, han recibido un buen número de cuadros nuevos, que llamarán, según los informes que tenemos, poderosamente la atención.


Heraldo de Baleares, Palma, viernes 5 de febrero de 1897, p. 3.

En aquel momento, los que están exhibiendo un aparato cinematográfico, son los señores Fogués y Calvo, que van recorriendo las islas Baleares. Aunque no utilizan el nombre de "cronofotógrafo", las vistas presentadas pertenecen al catálogo Gaumont y lo cierto es que se trata de unas presentaciones "oportunistas", ya que los dos pioneros dejan definitivamente la exhibición de cintas cinematográficas. Esto podría confirmar la hipótesis de una "red" de alquiler de aparatos, ya que es de suponer que los exhibidores no pueden rentabilizar de la misma manera si compran el aparato. 

Otra información del artículo de Las Provincias es que "se harán fotografías de Valencia, sin que para nada se envíen a París como hasta ahora se hace" (Las Provincias, Valencia, sábado 12 de diciembre de 1896, p. 2.). Se trata de un dato relevante que indica que Miguel Pellicer -o alguno de sus colaboradores- tiene la capacidad técnica de rodar películas y de revelarlas. Esta información se tiene que relacionar con una de las películas presentadas por Fogués y CalvoEl cabecilla Maceo, una reconstitución histórica sobre el famoso episodio ocurrido el 7 de diciembre de 1896 así como con otras proyecciones cronofotográficas que se organizan en Barcelona, en el café Colón (febrero de 1897), sin que sepamos quién es el pionero, tal vez Francisco Iranzo: Guerra de FilipinasUna juerga valenciana y La Muerte de Maceo por la columna Cirujeda (El Diluvio, Barcelona, 23 de febrero de 1897).  Se trata de las primeras películas rodadas en España con el cronofotógrafo Demenÿ. Posteriormente Francisco Iranzo sigue presentando vistas Gaumont por le Noreste de la península. Si no se conocen exhibiciones realizadas por el propio Miguel Pellicer, conviene señalar que precisamente en Valencia, se presenta un cronofotógrafo durante el mes de febrero de 1897:

ESPECTÁCULOS
FUNCIONES PARA HOY
EL NUEVO CRONOFOTÓGRAFO. Exhibiciones diarias de tres de la tarde a las 11 de la noche. Calle de las Barcas nº 4, frente al horno de Puig – Entrada 25 céntimos de peseta


El Pueblo, Valencia, 2 de febrero de 1897, p. 3.

La ausencia casi totalmente de información hemerográfica no permite saber si Miguel Pellicer está detrás de estas exhibiciones. Lo cierto es que el pionero valenciano alquila sus cronofotógrafos o propone sesiones cinematográficas. De hecho, sabemos que entra en contacto con los ayuntamientos para la organización de exhibiciones de películas. Así lo hace con la alcaldía de Badajoz, en junio de 1897, cuando se ofrece para exhibiciones de vistas animadas.

pellicermiguel01a pellicermiguel01b

Miguel Pellicer, Carta al Sr. Ayuntamiento de Badajoz, 7 de junio de 1897
© Archivo Municipal de Badajoz

Valencia 7 Junio/97
Sor Alcalde del M. I. Ayuntamiento
Badajoz
Siendo propietario del nuevo y sorprendente aparato cronofotográfico o sea la fotografía en movimiento representando las figuras de tamaño natural espectáculo de grandísima aceptación por algunos pueblos y cabezas de partido cuyos Ayuntamientos lo han presentado durante la feria y fiestas de su Patrono, a un tanto alzado de cuenta del mismo Municipio como diversión pública y en las condiciones anteriormente dichas. Vengo a ofrecerle a ese M. I. Ayuntamiento las exhibiciones de dicho aparato, por si durante la feria o fiestas de esa localidad desea presentarlo al público de Badajoz en cuyo caso se tomarán la molestia de escribirme si aceptan y en la fecha en que debería estar en esa número de funciones o representaciones que deseasen dar para tomar nota en la lista de Ayuntamientos que me piden poderles contestar si podré comprometerme el ir a esa el día que ese municipio señale. Este espectáculo bien entendido es para poderlo presentar en una grande plaza desde balcón de la misma o calle ancha y larga donde todo el público lo pueda ver. No creo que ese Ayuntamiento pueda presentar al público espectáculo que más llama la atención y que más barato le resulte. Al pie de esta una tarifa de precios por el número de exhibiciones con el aumento del ferrocarril desde Valencia a esa y viceversa más local 

o casa para exhibir estos cuadros. Este local consiste en una sala y balcón más la instalación del cable y consumo de la luz eléctrica. Al propio tiempo de escribirme se servirán decirme si hay luz eléctrica para en caso contrario salir de aquí previsto con los aparatos para producirla. Esperando poder leer la decisión de ese M. I. Ayuntamiento se ofrece a su entera disposición este su afmo.

 

 

 

Tarifa de precios según el número de exhibiciones
Por 2 noches quince cuadros cada una o sean quince representaciones cambiando algunos cuadros    200 Ptas
Por 3 noches                                                 275 “
     4 noches                                                  325 “
     5 noches                                                  375 “
     6 noches                                                  400 “
Siendo estas funciones todas las noches
Señas
Bajada San Francisco 22
Valencia

 

Otra carta absolutamente similar también la envía al ayuntamiento de Vila-Real (Miguel Pellicer, Carta al Sr. Ayuntamiento de Villarreal, Valencia, 11 de junio de 1897. Arxiu Municipal de Vila-Real). Lo cual deja suponer que Miguel Pellicer envía esta carta a un número importante de ayuntamientos. En los inicios del cinematógrafo, se trata de una forma bastante original de rentabilizar los cronofotógrafos que ha comprado a la casa Gaumont. El deseo de comercialización es claro y se supone que algún ayutamiento llega a "alquiler" sus servicios, pero en ningún caso se ha podido confirmar. Si bien la cronología de la vida de Miguel Pellicer resulta difícil de determinar con precisión, lo cierto es que a partir del mes de junio de 1897, empiezan a salir anuncios en la prensa que indican que ha abierto una casa de cambio que se dedica a la venta y la compra de oro y ampliando luego el negocio a las operaciones de bolsa. 

pellicermiguel02 pellicermiguel03
El Regional, Valencia, 27 de junio de 1897, p. 3 El Regional, Valencia, 23 de diciembre de 1897, p. 3

Tal se pueda ver esto como un indicio del abandono de los negocios relacionados con el cronofotógrafo. A las pocas semanas, en Málaga, un aparato cinematográfico ofrece, el café de España, unas vistas Gaumont, lo cual implica que el exhibidor tenga un cronofotógrafo 60mm:

CAFÉ DE ESPAÑA (Plaza de la Constitución)–
Cuatro exhibiciones en cada acto, siendo el primero a las ocho y media y los restantes de hora en hora del maravilloso aparato Cinematógrafo, cuyas fotografías animadas tienen por título:
1ª.– Fiestas populares en el barrio de Fonne [sic]. – 2ª Propósito frustrado.– 3ª La Serpentina – 4ª Entrada y salida de un tren.
En los intermedios cantará la celebrada artista señorita Paca Aguilera y ejecutará los mejores bailes el cuadro que dirige el maestro Sr. Vázquez.


La Unión mercantil, Málaga, lunes 23 de agosto de 1897, p. 4.

A lo largo de los días, son bastantes más las cintas Gaumont que se van presentando en el café de España. ¿Lo maneja Miguel Pellicer o bien ya ha vendido sus dos cronofotógrafos...? Eso no significa que deje de lado sus intereses "artísticos", pues en octubre de 1897, está entre los tres constituyentes de la sociedad “Galindo y Compañía” con el propio Manuel Galindo y Miguel Malea Yborra (o Iborra).

galindomanuel01

Arrendamiento en Pª subasta el día 22 de octobre de 1897 del Teatro Principal

a la Sociedad "Galindo y Compañía" compuesta de los señores Don Manuel Galindo Cortancans y director del teatro; D. Miguel Miguel Malea Yborra y D. Miguel Pellicer Sifre (1) fue rematado por la cantidad anual de  ptas 12518.
[...] constituida en título y metálico 7510'80
Principa el arriendo en 29 de Octubre de 1897 que se hizo la entrega y termina según la condición 1ª de las especiales el día 13 de septiembre de 1900. Pago adelantado.

[...]

(1) Este señor [...] baja en [...] sociedad 2 meses después, según referencias

 

Constitución de la Sociedad Galindo y Compañía”, Protocolos, Franquero de la Vega, año 1897, tomo 4º, nº15 690
© Archivo Provincial de Valencia

Sin embargo, por razones desconocidas, Miguel Pellicer se da de baja a los dos meses (Las Provincias, Valencia, 28 de enero de 1898, p. 1). Durante los años siguientes, sigue ocupándose de la casa de cambio por lo menos hasta 1909. No se sabe ya nada de él en los años siguientes.

Bilbiografía

CORCY Marie-Sophie, Jacques Malthête, Laurent Mannoni et Jean-Jacques Meusy, Les Premières Années de la société L. Gaumont et Cie, Paris, Association française de recherche sur l'histoire du cinéma/Bibliothèque du Film, Gaumont, 1998, 496 p.

Afin d'optimiser votre expérience sur ce site, nous utilisons des cookies. Ils visent essentiellement à réaliser des statistiques de visites. En poursuivant votre navigation, vous acceptez l’utilisation de cookies.